Central volvió a ganar en el Gigante y quiere dar pelea hasta el final
Marco marcó otra vez y suma 40 en su carrera con el club de sus amores (Foto: DyN).

Central salió a la cancha con dos delanteros y un mediocampo con jugadores más ligados al ataque que a la defensa. Además del posicionamiento táctico mostró una mentalidad totalmente ofensiva y a los pocos minutos del partido avisó con dos cabezazos: uno lo tapó Olave y otro pegó en el palo.

La última victoria de Rosario Central en su estadio había sido el 11 de abril y hoy, cuatro meses y 12 días después volvió a ganar. Este dato no puede quedar fuera del análisis porque evidentemente los jugadores y el cuerpo técnico lo tenían en cuenta y sabían que tenían una deuda con el hincha en su cancha. Además de esto, tenía un rival más dificil que los últimos 5 con los que empató (Huracán, Lanús, Independiente, Velez y Sarmiento).

Hoy Coudet paró un equipo muy ofensivo y ante la falta del volante de quite natural del equipo, paró a dos volantes con poco oficio de recuperación pero con mucha vuelta a ocupar un lugar defensivo, como lo son Montoya y Jose Luis Fernández. Éste último de un flojo desempeño con la pelota en los pies, como en todo su ciclo en Central.

Caranta tuvo poco trabajo porque Belgrano no lo exigió mucho pero en el gol de la visita dejó que desear, le cabecearon en el área chica y se quedó bajo los palos.

La defensa se mostró sólida, Salazar con algunos problemas de conducción de pelota pero inmediatamente se corregía cuando parecía que la perdía. Pinola y Donatti muy bien como en toda esta segunda parte del campeonato. Villagra es evaluado no tanto defensivamente sino en su proyección al ataque y también cumplió.

El cuerpo técnico supo corregir el problema del mediocampo respecto al partido ante Quilmes. Antes faltó Nery y ahora faltó Musto, dos jugadores que se pueden desempeñar en la misma posición pero de características distintas por eso no se puede asimilar demasiado, pero lo que se pulió fue la marca y la prolijidad.

Nery tuvo un buen partido en general, fue de menor a mayor, siempre prolijo para pasar la pelota y fue esa opción de pase que faltó en el partido ante Quilmes. Ese es el fuerte de Nery, el pase, siempre es la mejor opción porque conoce el mediocampo y la posición y una vez que la recibe vuelve a darla bien. Además tuvo quites significativos y sin hacer foul.

Cervi tuvo un gran partido, su relación con la pelota fue muy buena, la pidió y generó varias ocasiones de gol. Montoya jugó su mejor partido con la camiseta de Central. Casi mete un golazo de tiro libre desde el vértice del área grande pero Olave la sacó al tiro de esquina. Se ejecutó el corner, un defensor pirata la despejó, tomó el rebote con todo el empeine del pie derecho y la mandó a guardar. Después casi marca el segundo luego de una habilitación de Ruben.

Párrafo aparte para José Luis Fernández. Asistió a Larrondo para el gol de cabeza pero se encontró muy errático con la pelota, cometió varias faltas en la mitad de la cancha y casi en todas las oportunidades que enfrentó a un rival mano a mano la perdió. Cuando le daban un pase en vez de encarar para el centro del arco enseguida se abría y se encerraba solo. Fue el más flojo del equipo.

La delantera se entendió muy bien, en el primer tiempo Larrondo fue objetivo de pase largo para Pinola y Donatti, bajó las posibles con mucha técnica individual y enseguida estaba dispuesto para descargar o para pasar la pelota. Marco Ruben sufrió un penal, se hizo cargo y lo pateó muy bien. Olave adivinó el palo pero el capitán Canaya lo ejecutó de manera que sea inalcanzable.

Ruben además del gol cumple a la perfección el manual del 9. Cuando la recibe de espaldas siempre sabe en donde se encuentra su marcador, si está lejos la para, se da vuelta y encara directamente al arco. Si el defensor se encuentra cerca o viene a anticiparlo la aguanta y descarga. Además de eso, cada vez que sale del área y centra lo hace bien, cabecea bien, se desmarca bien, corre rápido, tiene la técnica individual suficiente para sacarse jugadores de encima y casi nunca perdona al arquero rival.

Coudet supo cambiar y salir con dos delanteros de local, además supo corregir el mediocampo y sacó a sus dirigidos a ganar desde el minuto cero.

VAVEL Logo