Entrenador de Alemania 2018: Joachim Löw, "el aguacil" germano exitoso

Joachim "Jogi" Löw es el seleccionador de Alemania, desde el año 2006 y desde allí viene con puro triunfo a pasos agigantados. Al DT alemán se lo conoce por sus estrictas normas para dirigir a los jugadores y por su constante táctica que le ha dado grandes resultados.

Entrenador de Alemania 2018: Joachim Löw, "el aguacil" germano exitoso
Foto: Diario As

Joachim Löw es un ex futbolista y director técnico alemán. Es el entrenador actual de la Selección Alemana a la que condujo exitosamente a la victoria final en la Copa Mundial de Fútbol de 2014 y Copa FIFA Confederaciones 2017. Además consiguió el podio en la Copa Mundial de Fútbol de 2006 como local y Copa Mundial de Fútbol de 2010, en la Eurocopa 2008 y Eurocopa 2012. Fue el asistente del ex entrenador de Alemania, Jürgen Klinsmann. 

La inestabilidad que demostró Joachim Löw en su carrera deportiva como jugador le ha llevado a una carrera estable en los banquillos, donde ya arrastra más de una década dirigiendo los designios de Alemania como seleccionador. Y el camino parece estar muy lejos de frenarse: el 15 de mayo, la Federación Alemania lo confirmó al mando al menos hasta el 2022.  

Löw nunca acabó de triunfar del todo en la Bundesliga. Se trataba de un delantero que estuvo durante más de veinte años, desde 1978, vistiendo distintas camisetas de equipos de Alemania y Suiza, repitiendo en tres ocasiones con la elástica del Friburgo, club al que estuvo más tiempo vinculado.  

En su segundo equipo en Suiza, el Winterthur, y ya en la década de los 90, fue cuando empezó a compaginar labores en el banquillo con su papel en el terreno del juego. Löw se encargaba del juvenil del Winterthur, en su primera labor como técnico y que le sirvió para ejercer de entrenador y jugador en su siguiente traspaso. 

A partir de ahí, en 1995, su papel se limitó ya exclusivamente a la de preparador, siendo el Stuttgart y la Selección Suiza sus primeros trabajos, siempre como segundo técnico, aunque en ciertos momentos fuera el primer entrenador de forma interina.  

El tándem formado por Klinsmann y Löw duró hasta el verano de 2006, justo después del Mundial celebrado en Alemania, momento en el que Klinsmann decidió no renovar el cargo. La Federación confió en dar la batuta a Löw, con el objetivo de hacer triunfar a la ‘Mannschaft’ en 2008.  

En todo este tiempo, Löw ha tenido como gran rival a España, quien se hizo con los tres títulos (Euro 2008, Mundial 2010 y Euro 2012). La consagración del proyecto de Löw vino en 2014, con el cuarto Mundial para el conjunto germano, confirmando el buen trabajo y el premio a una gran generación dirigida por un concienzudo estratega. 

La disciplina del "aguacil" alemán 

A Löw no le tiembla el pulso a la hora de castigar la indisciplina, como ya hiciera con Kruse en 2016, ni a la hora de convocar a una selección B para probar nuevas alternativas, como ha hecho en la pasada Copa de las Confederaciones y que podría suponer una llamada de atención para algunos teóricos titulares. 

Como ya mencionó en su momento, el problema de España es que no renovó el plantel y eso es un pecado que él no cometió. En la Confederaciones ya han entrado algunas perlas de la Olímpica y futbolistas menos mediáticos, pero con un gran año a sus espaldas en la Bundesliga. 

Los jugadores convocados por Alemania para el Mundial de Rusia están sujetos a una dura normativa de la mano de Joachim Löw. El seleccionador alemán tiene unas reglas muy estrictas para sus futbolistas, para controlarlo todo hasta el último detalle durante la competición.  

Por ello, mientras estén concentrados, los jugadores alemanes tienen que estar completamente aislados. Así, no pueden acceder a redes sociales, ni comunicarse con sus familias ni amigos sin tener el permiso expreso del cuerpo técnico de la selección. Por otro lado, los futbolistas alemanes tampoco pueden beber alcohol (excepto un vaso de vino o jarra de cerveza antes de ir a dormir, con moderación) ni practicar actos sexuales. 

Características del DT 'Die Germinen' 

La variedad de opciones que plantea Löw es tremendamente rica. Parte de la base de un hipotético 4-3-3 que a veces se transforma en un 4-2-3-1, pero a lo largo de estos años con Alemania le hemos visto probar variantes que pocos imaginaban, como Müller o Götze haciendo de falso nueve, a imagen y semejanza de la España de Aragonés o Del Bosque, o dando la razón a Guardiola y colocar a Lahm de mediocentro.

Y siempre con una actitud ofensiva, buscando la amplitud por bandas y el juego constructivo, siempre partiendo de los mediocentros, los responsables de que la férrea maquinaria teutona funciones al ritmo que quiere Löw. 

Juego táctico con Löw 

Alemania ha decidido seguir encomendando su camino en las manos de Joachim Löw, quien ha dado giros revolucionarios a los conceptos futbolísticos de todo el fútbol alemán. Desde su nombramiento en 2006, Löw se ha convertido en el décimo entrenador de la Mannschaft en toda su historia, mostrando la constancia y perseverancia que la federación germana trata de inculcar en todas sus divisiones. 

Die Germanen tienen varias variables tácticas para presentar, teniendo varios 11 titulares donde Löw sabe cómo dibujar una buena y eficaz táctica para presentar antes sus rivales en la cita mundial más grande. 

Estrategia principal 

Alemania dispone de un 4-2-3-1, donde de los dos volantes centrales, es uno el que retrocede para anclarse junto a los zagueros centrales, quienes se expanden a los corredores, permitiendo el adelantamiento de los carrileros y la incorporación de los extremos en diagonal hacia el centro, oxigenando al volante creativo y permitiendo la multiplicidad de escenarios ofensivos en una sola jugada.  

En la fase de clasificación para el Mundial, Joachim Löw apostó por la misma base de jugadores que disputaron la pasada Eurocopa de 2016 con la inclusión de algunas piezas jóvenes como Timo Werner, Leon Göretzka, Niklas Süle o Julian Brandt. En el caso de Werner, su irrupción como goleador, tanto en las eliminatorias mundialistas como en la pasada Copa Confederaciones, le ha otorgado un rol importante en el esquema titular de Löw pese a que cuenta con tan solo 22 años. 

De esa manera los once principales que tiene pensado el seleccionador alemán es: Neuer (ARQ.); Hector, Hummels, Boateng, Kimmich (DEF.); Kroos, Özil, Khedira, Reus, Müller (DC/DO); Werner (DL). 

Táctica "B" 

Pero las alternativas de Die Machine son de tanta calidad que Joachim Löw podría confeccionar otro once igualmente competitivo que el primero. El arquero del FC Barcelona Marc-André ter Stegen es una garantía de fiabilidad bajo los palos. El ex de Borussia Mönchengladbach ha respondido con creces ante la ausencia de Neuer, en la Copa Confederaciones.  

En cuanto a Matthias Ginter, Antonio Rüdiger, Niklas Süle y Marvin Plattenhardt demostraron que son una alternativa de nivel a la línea defensiva titular que puede pretender Löw, pues a eso nombres se le puede sumar Gündogan, Goretzka, Rudy, para el mediocampo y en la delantera las bifurcaciones serian con Draxler, Brandt y Gómez. Así quedaría una alineación y táctica "B" de 4-3-3 para el último campeón mundial.