Segunda derrota consecutiva de
Boca
Twitter

Está claro que no alcanza con un plantel semi alternativo para pelear el campeonato local. También es evidente la diferencia de nivel entre titulares y suplentes en el xeneize. De una u otra forma, es impermisible equivocarse durante tantos minutos como le sucedió esta noche a Boca.

Lanús tuvo claro desde el inicio lo que quería y golpeó por doble en el primer tiempo, dejando a Boca prácticamente sin posibilidades de revertir la situación. Sin embargo, la segunda etapa fue totalmente para el equipo local. Con el ingreso de Edwin Cardona, el grupo notó el cambio que siempre provoca este jugador que indiscutiblemente debe formar parte del once ideal. Russo no sólo perdió tiempo con la titularidad de Soldano durante tantos partidos, dejando a Mauro Zárate y Ramón Ábila sin minutos, si no también dejó pasar la oportunidad de que su equipo esté ya a estas alturas acostumbrado a generar fútbol mediante el mejor enganche del fútbol argentino.

Tras el descanso, el equipo consiguió provocar todas las ocasiones que no había logrado durante los primeros cuarenta y cinco. Se encontraron muchos espacios y, por méritos, Boca Juniors debió mínimamente empatar el encuentro. No obstante, siempre debemos tener en cuenta una de las leyes comunes del fútbol y, de esta forma, entender que no se puede desaprovechar en exceso, ni perder tiempo en exceso.

En la global, los de Russo se llevan muchas cosas positivas, pero otras tantas negativas que probablemente puedan juntar con aquellas sucedidas frente a Talleres. Francamente sorprende ver en el Boca de Russo tantos minutos de bajo nivel marcados por los errores continuos. Aunque el grupo mostró un gran rendimiento desde la llegada del DT, queda mucho que mejorar porque a Boca siempre se le debe evaluar en el contexto de máxima exigencia

 

VAVEL Logo