Guía VAVEL Mundial México 1986: Bélgica

La cita más importante del fútbol internacional a nivel país está al caer y en VAVEL.com analizamos -a nuestro estilo- a cada uno de los protagonistas de la Copa del Mundo en suelo azteca.

Guía VAVEL Mundial México 1986: Bélgica
Fotomontaje: Santiago Foa Torres | VAVEL.com

Estando en Mayo de 1986, se puede afirmar sin ningún tipo de dudas que la actual generación de jugadores belgas es la mejor de su historia hasta el momento. La base del plantel citado para la Copa del Mundo a disputarse en México es la misma que obtuvo el subcampeonato en la Eurocopa de 1980 y participó de buena manera en el Mundial de España 1982. Un dato no menor a tener en cuenta es que mantiene al mismo entrenador desde el inicio del proceso: Guy Thys.

Sin embargo, la cuenta pendiente está en competiciones de carácter mundial: nunca pudo superar la décima posición en la tabla final, accediendo sólo una vez a la segunda ronda.

Además consiguió el pasaje a esta Copa del Mundo ‘a los tumbos’.

Sufrida clasificación

La llegada de Bélgica al mundial no fue para nada cómoda: tuvo que transpirar, y bastante.

En aquella edición, las eliminatorias europeas tuvieron un formato especial y un poco rebuscado. Los 32 equipos se dividieron en 7 zonas: los grupos 1, 5 y 7 contaban con cuatro participantes, mientras que el 2, 3, 4 y 6 con cinco países.

Los primeros de cada grupo conseguían su pasaje directo a México, junto a los escoltas de las zonas con cinco participantes. Los segundos del primer y quinto grupo se enfrentarían entre ellos en un repechaje; mientras que el escolta de la séptima zona haría lo propio ante un rival de Oceanía.

Por sorteo, Bélgica compartió el primer copón con Polonia, Albania y Grecia.

En Diciembre de 1984 inició el torneo con una victoria en Bruselas ante Albania por 3 a 1. El segundo partido fue un empate a 0 en Atenas, ante los griegos. La tercer fecha repitió rival, pero estrenó resultado: inesperada derrota en Tirana ante el conjunto albanés por 2 a 0.

Cuando parecía que la zona se tornaba más complicada de lo pensado, llegaron sendas victorias por 2 a 0 ante Grecia y Polonia en Bruselas.

Los dirigidos por Thys definieron en Chorzów ante los polacos el primer y segundo lugar de la zona. A los Red Devils solo les servía una victoria para quedar punteros, pero un nuevo empate en cero los dejó en la segunda posición y los mandó a jugar el repechaje ante el escolta de la zona 5: Holanda.

Repesca  histórica

La suerte y el destino cruzaron a un clásico regional en un repechaje. Al nerviosismo habitual por una instancia como esa, se le sumó un gran condimento emocional.

El 16 de octubre de 1985 en Bruselas, se jugó la ida de un cruce de repesca que quedará en los libros del fútbol. Ante un estadio colmado, fue victoria de los locales por 1 a 0 gracias al tanto de Frankie Vercauteren


El desquite fue en Rotterdam, el 20 de noviembre del mismo año. En el estadio del Feyenoord, ante 60.000 espectadores, Houtman puso en ventaja a los locales a los 15 del complemento. Como si eso fuese poco, De Witt a los 72 minutos marcó el segundo tanto de los holandeses que le daba el pase a la Naranja.

Bélgica fue como pudo y erró varios goles, hasta que a falta de cinco para el final apareció un cabezazo de Georges Grun para darle el pasaje a los Diablos Rojos. La regla del gol visitante fue clave para eliminar a Holanda en el ‘Clásico de los Países Bajos’ y conseguir el ticket al Mundial de México.

Participaciones previas en Mundiales

Como mencionamos en la introducción, la Selección de fútbol belga tiene una gran deuda en lo que respecta a competiciones mundiales: sobre seis torneos disputados, sólo en uno consiguió pasar la primera fase.

Bélgica tiene el honor de ser uno de los cuatros europeos participantes del primer Mundial de Fútbol. La mayoría de los países de aquel continente no concurrió porque consideraban que era un gran gasto para un torneo sin demasiada importancia. En la edición inaugural, los Red Devils perdieron los dos partidos que disputaron y quedaron eliminados rápidamente.

En Italia 1934 y Francia 1938, Bélgica también dijo presente. La suerte no fue distinta: en un torneo a eliminación directa, sólo duraron un partido.

Tras la ausencia en Brasil 50, los belgas volvieron a la competición internacional en Suiza 1954. En un Mundial con una extraña organización, Bélgica quedó eliminado tras perder con Italia e igualar con Inglaterra. ¿Lo curioso? No jugó contra el local, aunque compartían grupo.

Luego de un período sin estar en la mayor competición de países, Bélgica volvió a los primeros planos futbolísticos en el pasado mundial disputado en México. Más precisamente, en 1970. Los belgas le hicieron caso a su historia y se despidieron rápidamente en primera fase. El partido inaugural con triunfo ante El Salvador generó mucha esperanza en los seguidores de ‘les Diables Rouges’, pero la ilusión se pinchó: derrotas ante la Unión Soviética y México, para volverse a Europa.

El quiebre de la racha adversa se dió en la pasada edición de la Copa del Mundo: España 1982. Los belgas fueron los encargados de inaugurar el torneo con un rival complicado: Argentina, el campeón defensor. En el Camp Nou, el mundo fue testigo de la sorpresa:
gol de Vandenbergh y festejo rojo.

Luego de su gran Eurocopa, Bélgica demostró ser un equipo serio y clasificó en el primer lugar del grupo, tras vencer a El Salvador e igualar con Hungría. Por primera vez en su historia, superaba la primera fase.

La segunda instancia constaba de un grupo de tres participantes, donde sólo el primero accedía a semifinales. Allí cayeron los dirigidos por Thys, sin sumar puntos: sendas derrotas ante Polonia y la Unión Soviética.

La figura: Jean-Marie Pfaff

El jugador destacado bien podría haber sido Jan Ceulemans, considerado por el propio Pelé como uno de los mejores de la historia. Méritos como ser el capitán del actual equipo, el jugador con más presencias en la selección o el séptimo más goleador eran suficientes para elegirlo como la estrella belga del torneo.

Pfaff, atento. (Foto: Web)
Pfaff atento.

Sin embargo, en VAVEL nos quedamos con Jean-Marie Pfaff, el arquero de los Diablos Rojos. Su gran actuación en la Eurocopa del 80 y en la Copa del Mundo del ’84 le abrieron las puertas de uno de los clubes más grandes del mundo: el Bayern Munich.

Con su metro ochenta, el rubio domina el área como pocos arqueros en el mundo. Además, es querido por todos por su gran carisma. Sin dudas, una garantía de seguridad en el conjunto de Thys. Será una de las revelaciones del campeonato del mundo.

Plantel completo

Nro

Jugador

Puesto

1 Jean Marie Pfaff Arquero
12 Jacques Munaron Arquero 
20 Gilbert Bodart Arquero
2 Eric Gerets Defensor
3 Franky Van Der Elst Defensor
4 Michel De Wolf Defensor
5 Michel Renquin Defensor
13 Georges Grun Defensor
14 Leo Clijsters Defensor
19 Hugo Broos Defensor
21 Stephane Demol Defensor
22 Patrick Vervoort Defensor
6 Frank Vercauteren Volante
7 Rene Vandereycken Volante
8 Enzo Scifo Volante
11 Jan Ceulemans Volante
15

Leo Van Der Elst

Volante
17 Raymond Mommens Volante
9

Erwin Vandenbergh

Delantero
10 Philippe Desmet Delantero
16

Nico Claesen

Delantero
18

Daniel Veyt

Delantero