Los grandes ídolos pincharratas

En el 111 aniversario del club, en VAVEL.com, recordamos a los mayores idolos del club.

Los grandes ídolos pincharratas
Marcaron historia (imagen: @bidonomuerte)

Estudiantes cumple 111 años de vida, años en donde logró 11 copas nacionales e internacionales, y hasta logró llegar a la cima del mundo aquella noche ante Manchester en Old Trafford. Hazañas y logros fueron formando a distintos ídolos, que se metieron en lo más profundo del corazón del hincha de Estudiantes.

Sabella, Bilardo, Zubeldia, Mangano y los Verón, dejaron su marca imborrable en el club, y el hincha lo reconoce. Campeonatos, mundiales, trayectoria, y amor por los colores, abarca a todos ellos. Presidentes, jugadores o técnicos lo lograron: quedar en la historia del club, para siempre.

¿Qué hizo cada uno en el club?

Carlos Salvador Bilardo: Jugó en el club, y también lo dirigió. Aprendió todo del maestro, Osvaldo Zubeldia, quien lo dirigió, y con quién dirigió. Llegó al Pincha en 1965, donde ganó una liga (1967), tres copas Libertadores (1968, 1969, 1970), una Copa Interamericana (1969), y una Copa del Mundo en 1968.

Como técnico, logró evitar el descenso del club, en 1982 volvió al club y ganó una liga, para luego quedar a cargo del seleccionado argentino,  con quien ganó el mundial de México 1986.
En 2003 volvió a Estudiantes, quien nuevamente peleaba por no descender. ¿Quién lo salvó? Sí, Carlos Bilardo. El club permaneció en primera y comenzó a formar la camada de jugadores que logró el campeonato del año 2006.

Alejandro Sabella: Pese a haber surgido de River, se adoptó rápidamente a lo que es Estudiantes, y se enamoró del club. Como él dice, "Estudiantes es mi casa". El hincha también se enamoró de él. Trabajador, serio, y humilde. En 2009 volvió al Pincha, pero como director técnico. Con la Libertadores empezada, Alejandro contuvo al plantel, le dio confianza, y lo llevó a vencer al Cruzeiro, en Brasil, para quedarse con esa ansiada copa. Como si fuera poco, con su planteo,  puso de rodillas al Barcelona de Guardiola. En 2010 volvió a sacar campeón al club, aquella tarde frente a Arsenal de Sarandí.

Posteriormente, y tras su gran trabajo en Estudiantes, llegó a dirigir al seleccionado argentino, con quién llegó a una nueva final del mundo luego de décadas, y la peleó hasta el tiempo suplementario ante un poderoso Alemania. Los hinchas sueñan con volver a verlo sentado en su banco de suplentes, y él también.

Osvaldo Zubeldia: Como técnico en el club, ganó  el torneo Metropolitano 1967,  la Copa Libertadores de América en 1968, venciendo en tres partidos al Palmeiras, en 1969, derrotando a Nacional de Uruguay y en 1970, frente a Peñarol, también de Uruguay, 22 de la Copa Interamericana de 1969, Además, logró el campeonato del mundo venciendo al Manchester por 1-0 en Inglaterra.

Fue un revolucionario de futbol mundial, con sus tácticas, estrategias y trabajos. Entrenar y entrenar, estudiar al rival, y ensayar las jugadas. Practicar las pelotas paradas, y hacer caer al rival en offside. Pese a ser criticado, el mundo aprendió de él y lo imitó.

Los Verón: Juan Ramón, ganó tres Copa Libertadores y una Copa del Mundo, siendo fundamental, por su habilidad, en todas estas competencias. Sumado que marcó el gol que le dio la victoria a Estudiantes, ante Manchester.

Sus hijos, Juan Sebastián Verón e Iani Verón llegaron al club, y Sebastián logró hacer historia.  Jugó en Chelsea, Inter,  Lazio, Manchester, Parma, y Sampdoria, además del seleccionado argentino. A los 30 años, y brillando en Europa, decidió volver a Estudiantes, para lograr el campeonato del año 2006, la ansiada Copa Libertadores de 2009 (su sueño), pelearle mano a mano a Barcelona de España, y obtener el campeonato del 2010 junto a Sabella.  Se retiró como jugador, pero decidió volver cuando Estudiantes lo necesitaba. El año que se retiró ganó las elecciones del club, y actualmente es el presidente de la institución.

Mariano Mangano: Recordado por su brillante mandato al frente de la institución roja y blanca. En su gobierno (1960-1970), Estudiantes logró sus mayores logros internacionales, tricampeonato en Copa Libertadores, y Copa del Mundo. De su bolsillo adquirió el Country de City Bell  de más de 75 hectáreas, y elevó el padrón de socios a 75.000 hacia el final de su presidencia. El mayor número de socios en la historia del club.