Talleres se copó en Entre Ríos y venció al Depro

En el debut del Copa Argentina, el equipo matador hizo los deberes como correspondía y le ganó por la mínima a un durísimo rival como lo fue Defensores de Pronunciamiento. El único tanto del partido fue marcado por Velázquez. La revancha será en el Kempes el 16 de este mes.

Talleres se copó en Entre Ríos y venció al Depro
Burgos luchando por recuperar la pelota frente a un jugador del depro. (Foto: La Calle de Concepción del Uruguay)
Defensores de Pro. (ER)
0 1
Talleres de Córdoba
Defensores de Pro. (ER): Catriel Orcellet; Maximiliano Suárez, Milton Alves, Patricio Valente (c) y “Maxi” Villagrán; Juan C. Ardetti, Diego Cumbeto, Martín Erramuspe (Walter Bravo, min. 64) y Héctor Echagüe (Santiago Sánchez, min. 77); Marcos Leyes y Kevin Meyer (Lautaro Robles, min. 53)
Talleres de Córdoba: Mauricio Caranta; Nahuel Roselli, Juan Cruz Komar, Wilfredo Olivera (c) y Mauricio Arias; Ivo Chaves (Nazareno Solís, min. 69), Rodrigo Burgos, Emanuel Reynoso y Agustín Gutiérrez; Eial Strahman (Jerez Silva, min. 87) y Gonzalo Klusener (Velázquez, min. 69)
MARCADOR: 0-1, min. 85, Javier Velázquez (TAL).
ÁRBITRO: Sebastián Ranciglio.

En lo que fue el inicio de la Copa Argentina 2016, Talleres derrotó por la fase preliminar a Defensores de Pronunciamiento. El encuentro de ida se llevó a cabo en la ciudad de Concepción del Uruguay ante un interesante marco de público. Al único tanto del cotejo lo marcó Javier Velázquez cuando el partido se moría en un empate. Sin embargo, hay que resaltar que el conjunto de Kudelka hizo un gran desgaste físico para poder traer el triunfo a Córdoba.

En cuanto al encuentro en sí, los primeros 45 minutos tuvieron varias situaciones para analizar, ya que ambos equipos se disputaron el control de la pelota para luego intentar profundizar y dañar al rival. En el caso de Talleres, este control se hizo más efectivo por las ocasiones de gol generadas a través de los pies de Gutiérrez, que a pesar de su imprecisión, metió varias habilitaciones y asistencias a la dupla Strahman-Klusener. Lamentablemente, estos dos puntas estuvieron muy erráticos de cara a la portería defendida por Orcellet.

Las más claras de la primera mitad se vieron en los primeros 25 minutos, cuando a los 18 de aquella parte, Klusener metió un cabezazo que se fue rozando el palo. Luego, a los 22, Gutiérrez tampoco pudo embocarla debido a una gran parada de Orcellet, que dicho sea de paso, no se comió un amague de ‘’klusegol’’ antes de que la jugada terminara en el remate del uruguayo.

Sin embargo, sobre el final de aquellos 45, el DEPRO no se quedó atrás y se animó a contrarrestar la ofensiva albiazul. Sus máximos referentes para ir al ataque fueron Echague y Erramuspe, los cuales generaron más de un dolor de cabeza a la defensa central del equipo cordobés.

Así terminaba aquella mitad, con un Talleres errático que intentaba, pero que no podía con el arco y la defensa rival. Mientras que por su parte, Defensores hacía su negocio y se iba al descanso con un empate ajustado, ya que sufrieron más de la cuenta en varias ocasiones generadas por el conjunto albiazul.

Ya metiéndonos en los 45 minutos finales, la historia iba a tornarse de ida y vuelta en el Estadio de Gimnasia de Concepción del Uruguay. Ya que en un inicio, fue Talleres quien propuso más y  casi abre la cuenta por medio de Gonzalo Klusener, pero su pelota no pudo besar la red, a pesar de que se encontraba solo y cómodo para embocarla.  

Sin embargo, a los 18 de aquella segunda mitad, fue el DEPRO quién respondió con un cabezazo muy peligroso de Echague que apenas se fue desviado. Aquel era el primer aviso de varios que iban a volverse problemáticos para la defensa albiazul.

Es por ende, que ya transitando en los últimos 20 minutos del encuentro, Kudelka echó mano al banco de suplentes y mandó a la cancha a Velázquez y Solís, en lugar de Klusener y Chaves. Dichos modificaciones serían fundamentales para lo que quedaba por jugar.

Y fue así nomás, como a los 40 minutos y cuando la gran mayoría del público firmaba un empate, apareció Nazareno Solís para armar una gran jugada que derivó en la asistencia a Javier Velázquez. El goleador con mucha categoría sacudió la pelota y se la mandó a guardar a Catriel Orcellet, que nada pudo hacer frente a su disparo. Por fin Talleres podía vencer el arco rival y se le daba lo que tanto había anhelado durante todo el partido.

Una vez finalizado el encuentro, podemos analizar a través de lo observado, que al equipo de Kudelka todavía le falta mejorar un poco más en cuanto a sus imprecisiones, ya que se erraron muchos goles y pases, que en otros partidos de la B Nacional no se pueden desperdiciar. Por lo tanto, Talleres deberá seguir trabajando para afianzar en su plantilla un estilo de juego sin tantos errores y limar así estas asperezas que han sido visibles esta noche.

Revancha: Se ha dispuesto a través de la organización de la Copa Argentina, que el partido de vuelta correspondiente a esta fase preliminar se disputará el martes 16 de febrero, en el Estadio Mario Alberto Kempes.