Expediente América - Nacional: La primer final en torneos cortos
Expediente América vs Nacional: La primer final en torneos cortos

Expediente América - Nacional: La primer final en torneos cortos

Se cumplen 13 años. Un 16 de junio del 2002 se presentaba el partido de ida, de la primer final en los actuales torneos cortos, que empezaba a asignar dos campeones por año, uno cada seis meses. Algo nuevo por ese entonces en nuestro fútbol.

Sebasamerica1927
Sebastian Rivera Montes

Recordando un poco al primer año del actual sistema de campeonato que nos acobija, con su primera final, que viene desde el año 2002 hasta el presente.

Pues el fútbol colombiano siempre había tenido la tradición de tener un solo campeonato por año, en donde por ende se entregaba una sola estrella a fin de año, repartiendo un solo título para un equipo en 12 meses. Pues así venía funcionando desde el año 1948. Salvo solo la temporada de a mediados  de 1996 hasta finales de 1997, en donde duro año y medio, constituyéndose como uno de los torneos más largos que ha habido en el fútbol mundial, campeonato que precisamente América ganaría un domingo 21 de diciembre de 1997.

La otra excepción a la regla sería el campeonato del año 1989 en donde por asesinato del árbitro de fútbol Álvaro Ortega (por orden de Pablo Escobar según Popeye), después de un partido entre Medellín y América, se canceló el torneo y no se le adjudico título a ningún equipo, aunque el mismo América de Cali estuviera de puntero en ese entonces.

Fue entonces para el 2002, que comenzó a regir el actual sistema de campeonato, denominado como torneo corto. Y fue exactamente un domingo 16 de junio en el Olímpico Pascual Guerrero de la ciudad de Cali, el escenario anfitrión y pionero en presenciar una final con aquel sistema. Mejor no podían ser los rivales de aquella finalísima. Más que la disputa de un título se jugaban el honor y orgullo por sus regiones: vallecaucanos - antioqueños, rojos - verdes, América - Nacional, eran los equipos en disputa en aquel momento. Los diablos rojos iban por su duodécima estrella, mientras los verdolagas por su octava.

Un Atlético Nacional dirigido por nada más ni nada menos que por el profe Luis Fernando Montoya, el que después sería proclamado como el campeón de la vida. No sabíamos en ese momento que en uno de los banquillos estaría el DT que dos años mas tarde le iba a dar una Copa Libertadores al país, con el Once Caldas de Manizales. Un Nacional que había prácticamente que cabalgado todo el torneo y había sumado 16 de 18 puntos en cuadrangulares, venían encopetados, dejando en el camino a Deportivo Cali, Deportivo Pasto y Unión Magdalena en su grupo A.

Por el otro lado, un América de la mano del vallecaucano Jaime de la Pava, quien venía ya de ser bicampeón con los rojos, levantando la décima y undécimas estrellas del América en los diciembres del 2000 y 2001. Sin contar la Copa Merconorte que logro también con los escarlatas a finales de 1999. El conjunto americano para ese torneo venía de clasificarse con las uñas a los ocho primeros, precisamente ganándole a Nacional allá en Medellín en la última fecha del todos contra todos.

Ya sabían lo que era ganarle a ese Nacional. Y para cuadrangulares habían superado por el grupo B a Envigado, Santa Fe y Atlético Bucaramanga, siendo este último equipo al único al cual le sacaron seis de seis, por lo que el paso a la final para América también sería algo sufrido con 12 puntos de 18 posibles.

El primer gol de aquella primera final, sería por intermedio de Iván la champeta Velázquez, quien en ese año actuaba para Nacional. La portería de norte del Pascual sería testiga de aquella anotación, en el primer tiempo de aquella ida de dicha gran final. Empezarían ganando entonces los verdes por 0-1 en Cali.

Pero un mermado América sin algunos de sus titulares para aquel encuentro (entre esos Fabián Vargas y Edison el guigo Mafla), lograría sacar el partido adelante y remontarlo 2-1 en la segunda parte con el sorprendente debut de Luis la píldora Cifuentes, un joven que se puede decir que arreglo aquel cotejo. Sin desconocer por supuesto la garra goleadora de Jairo Fernando el tigre Castillo, que estaría enchufado por aquel entonces y gracias a su doblete en la portería de norte también, le permitieron a la popular Mechita llevarse los primeros 3 puntos y pegar primero en la final.

El partido se jugó a la hora tradicional que se jugaba en nuestro fútbol profesional: domingos a las 3:30 de la tarde. También como dato curioso para aquella final, se implementó la maravillosa idea (creo que gracias a la alcaldía de Cali de ese momento) de no dejar ingresar a mayores de 18 años de edad al estadio. Quedando excluidas las personas entre por lo menos 13 y 17 años, jóvenes y adolescentes que a esa edad sienten gran afinidad y pasión por los equipos de su alma. Motivo por el cual no dejaron llenar el Sanfernandino ese día, en especial la popular tribuna sur.

Recalquemos que después de esa primera final disputada por torneos cortos, se han jugado ya 17 finales en nuestro fútbol, repitiéndose únicamente la de Once Caldas - Atlético Junior por tres veces, en los años 2003, 2009 y 2011. En donde América ha logrado conquistar dos estrellas participando en tres finales y Nacional se ha hecho campeón en siete oportunidades, participando en nueve.

VAVEL Logo