Nacional venció a Huracán y se instaló en los cuartos de final
el venezolano Alejandro Guerra hizo dos goles y redondeó un partido perfecto. | Foto: Atlético Nacional

"A la gloria no se llega por un camino de rosas" esta frase la acuñó el maestro Osvaldo Juan Zubeldía en aquellos años 70 cuando imprimió sus conocimientos a un Atlético Nacional que evolucionaba para ser uno de los equipos más importantes del continente. 

El partido de ida ante Huracán fue la continuación del empate sin goles por la última fecha del grupo 4 que se disputó en el estadio Atanasio Girardot; un juego áspero, cortado, con pocas jugadas y con todo para definir en el "coloso de la 74". 

Foto: Instagram
Foto: Instagram

Tras una imponente salida con cerca de 45.000 aficionados verdes y un puñado de hinchas argentinos comenzó bajo la lluvia el preludio de una noche de Copa Libertadores, de esas cuyos partidos son memorables y de los que darán de que hablar con los años. Los primeros minutos el local era el dueño de las acciones y salió a buscar el resultado, la nómina que había dispuesto Reinaldo Rueda para encarar este juego de vuelta era ambiciosa con un tridente comandado por Víctor Ibarbo, Andrés Ibargüen y Marlos Moreno.

Los minutos pasaban y el partido se tornaba de ida y vuelta, la visita con la obligación de buscar el resultado se mostró más propositivo y con Daniel Montenegro como eje del juego, Cristian Espinoza y Ramón Ábila generaban peligro a la zaga local. Un presunto fuera de lugar antes del primer cuarto de hora desesperó a "Wanchope" quien increpó al árbitro venezolano José Argote y el central venezolano no tomó la medida disciplinaria correspondiente que lo hubiera puesto a raya al delantero argentino. Una nueva protesta realizó y el árbitro esta vez lo amonestó.

Víctor Ibarbo destapó la alegría en el Atanasio

Foto: Atlético Nacional
Foto: Atlético Nacional

Nacional recuperaba dominio en el terreno de juego, la idea de lateralizar y aprovechar la habilidad de Ibargüen y Moreno sobre los laterales argentinos era un arma que estaba dando provecho y generando peligro sobre el arco de Marcos Díaz. Al minuto 23 y luego de un desborde por la banda derecha de Marlos, un rechazo de Matías Fritzler le dejó el balón a Alejandro Guerra, este intentó hacer una pared pero cuando hizo hacerle un sombrero a Mauro Bogado, el defensor hace contacto sutil pero existente dentro del área. Penal que sin objetar, Argote lo decretó y del cual Víctor Ibarbo transformó en el primer gol de la noche, con un cobro seco al sector izquierdo del arco norte. 

Espinoza igualó las acciones y dio por terminado el récord de Franco Armani

Dos minutos pasaron del gol de Atlético Nacional, cuando en jugada colectiva de Montenegro, Ábila y Espinoza, este último con un potente derechazo igualó el encuentro y le puso fin al record de 744 minutos sin recibir gol del golero Franco Armani. Todo estaba como había comenzado, para Nacional solo un triunfo lo afianzaba en la siguiente ronda, los penales eran cosa del pasado y Huracán con la igualdad momentánea era el que decía presente en cuartos de final. 

Esto desencadenó en un bache largo del equipo, jugadas imprecisas, mayor control del rival en la posesión del balón y un Víctor Ibarbo desencajado y al borde de la amonestación mandó al descanso este empate parcial. 

En la segunda mitad, la inclusión de Orlando Berrío por Víctor Ibarbo hizo que cambiara el sector del campo para Marlos Moreno, jugando por el centro, el antioqueño tuvo mayor movilidad y participación en el partido. Berrío fue uno de los puntos clave para el triunfo 'verdolaga', el cartagenero pidió la pelota, invitaba la marca y le ganaba la raya de fondo a la zaga 'quemera', esta tuvo problemas debido a la expulsión al minuto 52 de su central Federico Mancinelli, quien era el mejor en ese sector hasta el momento. En una jugada aislada y sin balón le pega un codazo a Moreno, por lo que Argote no dudó en sacarle la tarjeta roja más allá del golpe por la intención de hacerle falta a un rival.

Alejandro Guerra, el hombre desequilibrante

Foto: EFE
Foto: EFE

El venezolano tuvo premio a un gran partido, la inclusión de Berrío, más la asociación con Ibargüen y Marlos hizo que Alejandro Guerra generara su espacio y al minuto 56 pusiera nuevamente en ventaja a Nacional con un disparo razante desde la punta derecha del área chica. Premio luego de haber malogrado una ocasión sobre el final de la primera parte tras un desborde de Ibargüen. Se le venía la noche para los dirigidos por Eduardo Domínguez, quien hizo un par de variantes para intentar igualar el marcador y clasificarse.

Nueve minutos más tarde, el "lobo" volvió a aullar y en una jugada personal desenfundó un remate desde el sector izquierdo del arco sur para decretar el 3-1 parcial. El "chamo" comandaba las acciones del local y el público lo aclamaba con un coro al unísono "venezolano, venezolano". Fiesta a verde y blanco, cada vez más cerca de un nuevo triunfo y en el rival no se veían muestras de remontar el resultado. 

Con el resultado a favor, Nacional manejaba a velocidad crucero el partido, la gente se divertía, la lluvia había cesado, el ole se escuchaba la tribuna, los verdes tocaban y esperaban que pasaran los minutos, hacían imponer la superioridad numérica. Hasta se dio el lujo de cambiar a Marlos Moreno para ingresar a Macnelly Torres, Rueda quería poner el partido en el congelador. 

Ábila recortó diferencias

Imagen: FOX Sports
Imagen: FOX Sports

Pero al minuto 77 y luego de un centro desde el sector derecho, una media volea de Ramón Ábila ponía el 3-2 parcial y como una pequeña llama avivaban las esperanzas de este Huracán que ya está acostumbrado a ese tipo de milagros. En la repetición se vio que Ábila parte ligeramente adelantado, pero ante la plasticidad y la factura del gol era mejor para la historia que se convalidara. 

Con el 3-2 y un Huracán renaciendo de las cenizas, el equipo argentino tuvo un par de llegadas que si no es por las atajadas de Franco Armani, estaríamos contando una nueva historia "milagrosa" de los de Parque Patricios. Al minuto 82 y para el aplauso del público, Reinaldo Rueda sacó a Alejandro Guerra e ingresó a Jonathan Copete. El ex Santa fe tuvo un buen partido ante Huila y algunos minutos le servirían para mantener el ritmo y profundizar el ataque por la banda izquierda. 

Jonathan "encopetó" la noche

Foto: Atlético Nacional
Foto: Atlético Nacional

En tiempo de descuento y tras varios remates desviados y controlados por Marcos Díaz. Jonathan Copete luego de un desborde por la banda derecha y con el pase de taco de Andrés Ibargüen, el vallecaucano vio adelantado al arquero y con un "sombrerito" selló el 4-2 definitivo que le da el paso a Nacional a los cuartos de final por séptima vez en su historia. Ya lo había logrado en 1989, 1990, 1991, 1992, 1995 y 2014. De esta manera el equipo antioqueño quiere ir por su quinta semifinal, pero antes deberá superar al ganador de la llave entre Rosario Central y Grémio de Brasil, en la ida los argentinos vencieron como visitante a los brasileros. Esta noche se define esa serie. Los encuentros están fijados entre la semana del 11 al 25 de mayo. 

El lunar del partido: La pelea entre los jugadores de Huracán con la policía y la logística del estadio

Finalizado el compromiso, jugadores de Huracán, así como gente de la utilería y banco de suplentes protestaron con el árbitro José Argote las fallas arbitrales que a juicio de los argentinos las tuvo y que según ellos privaron de avanzar a la siguiente fase. Esto derivó en una pelea con la policía ubicada dentro del estadio, personal de logística y algunos jugadores y cuerpo técnico de Nacional.

Los locales prefirieron no contestarle a los golpes de la visita y se fueron a celebrar con la parcialidad local para luego retirarse al camerino. Mientras que la gente del club argentino siguió peleando hasta que los forzaron a ingresar a su camerino. Según las declaraciones y lo que se observó en la transmisión, todo comenzó porque el personal de logística se burló de la eliminación del equipo argentino, además de que el árbitro los insultó en pleno partido. 

El informe de lo sucedido lo tiene la CONMEBOL y ellos tendrán la última palabra en materia de sanciones para los implicados en estos bochornosos sucesos que empañan un partido que por sí mismo, el local lo ganó en franca lid. 

VAVEL Logo