Deportes Tolima, análisis del rival: Red Bull Bragantino (Fecha 1 - Grupo G, Sudamericana 2021)

Este jueves, Deportes Tolima enfrentará su debut en la fase de grupos de la Copa Sudamericana 2021 ante Red Bull Bragantino, uno de los equipos brasileños que se proyecta como una de las potencias en los próximos años, un duelo que no será para nada fácil para los pijaos.

Análisis del Bragantino

En el año 2019 la historia del Club Atlético Bragantino cambió de manera drástica. Aunque tuvo un ciclo glorioso entre los años 1990 y 1998, ascendiendo a primera en el 90, de la mano del descollante Vanderlei Luxemburgo, ganando un torneo Paulista en 1990, siendo subcampeón en el Brasileirao de 1991, y participando en la Copa Conmebol (hoy Copa Sudamericana) en los torneos del 92, 93 y 96, este equipo brasilero, casi desconocido era un habitual de la segunda división del país Carioca.

Entonces llegó RedBull, multinacional de las bebidas energéticas, con una billetera muy fuerte y una propuesta programática de largo plazo, poniendo sobre la mesa casi 40 millones de dólares y unos objetivos claros, hablando de ascenso inmediato, Copa Sudamericana y más allá, de Copa Libertadores; todo sustentado en la base de jugadores de exportación, con un modelo tan dinámico como ambicioso, dónde a partir de la inversión inicial se deben dar las opciones para poner jugadores en los mercados más importantes del planeta.

Todo ha sucedido rápidamente para el ahora Red Bull Bragantino desde ese momento de deslumbramiento en marzo del 2019, pero ya son varias las promesas cumplidas y este equipo ya ascendido, marcha con paso firme en un Brasileirao que ve la insolencia del grupo de muchachos de Mauricio Barbieri, que amenaza con mas que una simple lucha por mantenerse en primera división.

La filosofía de este equipo de Sao Paulo, en el que se entiende que el activo literalmente más valioso son sus jugadores, es el juego elaborado, que se genera desde el mismo juego defensivo, a través de los pases profundos del ecuatoriano Leo Realpe (joven promesa de 21 años, quien destacó en Independiente del Valle), encuentra los espacios por medio de la magia de Claudinho, su máxima estrella y de quién seguramente escucharemos cuando emigre a otras latitudes, y finalmente con los goles del venezolano Jan Hurtado y de Artur Victor, jóvenes promesas que siempre se presentan inquietos ante el arco rival.

El hombre clave es el diestro Claudinho. Es volante central y su misión es repartir el juego, pero no es estático, se tira hacia las puntas, y en la medida en la que se va aproximando al área rival, se estrecha con diagonales cortas, y asume una posición de acompañamiento en la que puede definir. Su variante es similar a la que presenta James Rodríguez, desahogando a su equipo o poniéndolo en posición de recepción a través de pases profundos y milimétricos, con el valor agregado que esto no se hace desde una punta preferida, sino en aquella requerida por el tránsito del balón. Sus centros no son simples lanzamientos, sino filigranas tejidas para una sutil definición. Es un jugador exquisito y moderno, que también es capaz de atender movimientos tácticos y puede participar en la primera línea de defensa, obstruyendo el juego del rival, además de captar balones en el segundo cuarto de cancha para poner velocidad y hacer una rápida transición al ataque. Es impredecible y aplicado. Y se va formando como figura.

Este equipo joven cuenta con el apoyo irrestricto del técnico, quien cuida el físico de sus hombres con celo y análisis riguroso. Para ello hace rotaciones no dependiendo del momento del hombre, sino de la cantidad de minutos jugados. Y su lógica dictamina que en un equipo de jugadores jóvenes, dónde el talento y el ímpetu sobran, cada quien es titular en potencia y debe ponerse en el frente cuando ello sea necesario.

El Deportes Tolima se enfrenta con un muy difícil rival, que en sus últimos cinco partidos ha ganado dos y empatado tres, que del mediocampo para arriba es dinámico, rápido, complicado y diverso en alternativas de ataque. Es un equipo en el que el desparpajo es ley, porque los jugadores deben brillar, saben que están de paso y que mientras mejor lo hagan, más rápido harán caja para el dueño y emprenderán sus sueños individuales. Sin embargo, estos muchachos también quieren ganar y saben que eso está más allá de las individualidades, y se da a través de la disciplina y el orden. Quieren europeizarse desde acá mismo, y ese hecho puede ser su mismo punto débil. En defensa, dan muchas ventajas. Aunque son rápidos y capaces de interceptar pases profundos, hay un adelantamiento muy peligroso en las líneas, dejando al equipo muy expuesto ante transiciones rápidas (cómo las del Tolima), hay desorden en el orden que quiere mantener la saga y entonces hay cortos circuitos: un jugador va, el otro duda en cubrir y un contrario se puede meter entre ellos para captar pases en ese hueco que queda. Hay incomprensiones que tardan una fracción de segundo, pero que pueden ser aprovechadas por jugadores inteligentes, rápidos y con definición.

Hay un duelo que puede ser memorable: Campaz vs Claudinho. Son jugadores decisivos, que pueden cambiar todo en una sola jugada. Claudinho contará con menos espacio y se enfrentará a una defensa muy seria, que aparentemente ha bajado la guardia, pero que en realidad solo descansó. Está como siempre el invaluable Juan David Ríos, quien podrá dar ritmo a los ataques del pijao y quién también podrá romper circuitos de los brasileros para dar pie a transiciones rápidas, que deberán ser veloces para sorprender realmente. Pero si hay obstrucción en este paso importante, será Campaz quien podrá tirar de su rebeldía, para confundir a una defensa con poca experiencia y que podrá hacer caer si cuenta con precisión.

Posible formación

Cleiton; Aderlan, Leo Ortiz, Leo Realpe, Bruno, Edimar; Raúl, Claudinho, Evangelista; Artur Victor, Ytalo, Jan Hurtado.

VAVEL Logo