El CB Valladolid deja libre a David Navarro
David Navarro durante una comparecencia ante los medios en Pisuerga (imagen: Alberto Blanco Paredes).

El CB Valladolid deja libre a David Navarro

El escolta catalán tiene en su poder la carta de libertad, lo cual implica que puede fichar por cualquier equipo ACB. Hasta ahora, el Club Baloncesto Valladolid retenía sus derechos federativos, dado que ningún club presentó oferta durante el derecho de tanteo. Todo ello se produce entre la tormenta desatada por las declaraciones de Mike Hansen, en las que aseguró que presentaría su dimisión si no había un cambio radical de rumbo en la entidad morada.

alber_4
Alberto Blanco Paredes

El Club Baloncesto Valladolid se va desprendiendo de todas las anclas con las que agarrarse a tierra. Se convierte lentamente en una simple barca a la deriva que, lejos de soltar el lastre que la arrastra mar adentro, se queda sin referentes con los que sujetarse a un puerto seguro. Si hace unos días era Nacho Martín quien anunciaba su fichaje por el Gran Canaria, ahora es David Navarro quien obtiene la carta de libertad, por lo que muy probablemente fichará por otro club antes de que la situación del CB Valladolid se resuelva, si bien la intención del escolta catalán es esperar a los acontecimientos que se sucedan en la ciudad de Pisuerga

La noticia ha sido adelantada por Alex Arenas, redactor de Valladolid Deporte, y confirmada por el propio jugador al citado medio y también en declaraciones para VAVEL: el Club Baloncesto Valladolid tenía los derechos federativos del jugador de Esparraguera, dado que ningún club ACB presentó oferta por él durante el período de tanteo. Sin embargo, para que Navarro perteneciera a la disciplina morada a todos los efectos, faltaba sellar un contrato que lo vinculara la próxima temporada a la escuadra pucelana. Dado que la gravísima coyuntura por la que atraviesa la institución vallisoletana impide formalizar compromisos con jugador alguno, el presidente Mike Hansen ha abierto las puertas de par en par al escolta, para que negocie con otros equipos ACB

El CB Valladolid, reducido a la mínima expresión

El jugador se mostraba receloso en su cuenta de Twitter y lo expresaba con un socarrón "pinta chungo" antes de que se confirmara la concesión de la carta de libertad. Ahora lamenta el tiempo que ha perdido para poder buscar salidas, aunque reconoce que "me están llegando cosas interesantes". Sin embargo, su decisión "dependerá mucho de si sale o no Valladolid". Es decir, que el jugador pese a todo desea quedarse en Pucela, pero obviamente para ello se tienen que dar unas mínimas condiciones. 

Álex Arenas destaca que Navarro tuvo una oferta interesante procedente de la Bruixa D´Or de Manresa. David reconoce que el mercado ACB está muy avanzado y que la cosa es mucho más complicada que a principios del verano. Sin embargo, solo tiene palabras de alabanza hacia la nueva directiva encabezada por Hansen, tal y como refiere el texto de Valladolid Deporte

Una directiva que, dados los últimos acontecimientos, podría estar a punto de dar por finalizado su breve mandato. Hansen, en unas incendiarias y sinceras declaraciones ante SER Deportivos Valladolid, reconoció que el viernes tomaría una decisión sobre su continuidad y que, de no producirse un cambio radical en los próximos días, dicha determinación sería la de dimitir. Todo hace apuntar a que así será, lo cual sería un mazazo casi definitivo para este Club Baloncesto Valladolid totalmente desamparado y cogido con unos alfileres muy finos que solo sujetan Hansen y el adjunto a la presidencia Baró, si bien algunas voces vuelven a reivindicar el papel del Patronato de la Fundación Baloncesto Valladolid, dueños jurídicos del club con el sustento material del Ayuntamiento. El mismo Patronato que afirmó hace unos meses que la deuda del club era de 800.000 euros y que no ha explicado todavía porque actualmente es de 2 millones y medio. 

Con la desvinculación de David Navarro, el CB Valladolid se queda reducido a un jugador con contrato en vigor - Antonio Izquierdo -, un presidente y un adjunto a la presidencia al borde la dimisión - Hansen y Baró -, unos empleados de oficinas que trabajan sin cobrar desde hace un año y un Patronato que ejece en las sombras. Sin contar a la eterna figura del alcalde León de la Riva, que es quien en realidad debe de expresar alto y claro cual es el camino que va a seguir el CB Valladolid. Pese a este funesto panorama, que, bajo el prisma del sentido común invitaría a pensar que el equipo no va a salir en ACB ni en ninguna otra competición, sino que va a ser enterrado inevitablemente, la paradójica realidad es que no quedan más opciones que jugar la Liga Endesa, huir hacia adelante y ver hasta donde se puede llegar. Un horizonte ya no plagado de nubarrones, sino de abismo sin cielo. 

VAVEL Logo