Juan Vela ya planifica el futuro CB Valladolid
Juan Vela comparece ante los medios de comunicación en las oficinas del CB Valladolid. (Imagen: Alberto Blanco Paredes).

Juan Vela realizó la segunda comparecencia ante los medios de comunicación en menos de un mes para explicar todo lo concerniente a la complicada actualidad del CB Valladolid. El presidente en funciones del club continúa así con una política que persigue regenerar la entidad, que, como él señala, “atraviesa por un momento de transición”.

El máximo mandatario de la institución pucelana dividió su intervención en varias fases. En cuanto al plano deportivo, ratificó nuevamente con rotundidad a Ricard Casas en el cargo y desveló que está trabajándose ya en la planificación de la plantilla del año próximo. Por otro lado, habló de temas económicos e institucionales, entre otros, de la relación actual con Hacienda, con quien hay concertada una importante reunión la semana que viene.

Ricard Casas, renovación de jugadores y Marco Tomic

Juan Vela aseveró por enésima vez que Ricard Casas será el jefe del banquillo morado hasta el final de temporada “y la próxima”, ocurra lo que ocurra. De hecho, el técnico catalán ya está gestionando la plantilla del año que viene junto con Felipe Martín. Vela anunció que se está negociando la renovación del contrato con varios jugadores, aunque no reveló nombres.

No obstante, cabe pensar que se está valorando la continuidad de aquellos jugadores más jóvenes y con mayor proyección de futuro, caso de Iván Martínez, Nikola Cvetinovic u Omari Johnson –el caso de Andjusic es más complicado, pues está cedido por la Virtus de Bolonia–. La intención es firmar contratos de larga duración que contengan las cláusulas oportunas para preveer escenarios hipotéticos, como por ejemplo el que el equipo militara en LEB en la 2014/2015 –algo bastante probable, dada la marcha del conjunto vallisoletano en la presente campaña–.

Además, el presidente explicó que se trabaja en la línea de incorporar a jugadores de futuro que puedan venir al club a coste cero. Es el caso de Marko Tomic, ala-pívot serbio de 2,06 que ha firmado por 4 años y que se incorporará de inmediato a la disciplina morada, si bien aún no se ha concretado si únicamente ayudará en los entrenamientos del primer equipo o si jugará con el equipo EBA dirigido por David Enciso. Tomic no cobrará durante su primera temporada en tierras pucelanas.

Por último, Ricard Casas sigue, en palabras de Vela, con su trabajo de cantera en coordinación con David Enciso, con el objetivo de ir incorporando jugadores del filial EBA en el primer equipo. Hay que recordar que actualmente sólo un jugador de los formados en categorías inferiores, Iván Martínez, dispone de minutos en el conjunto ACB, pues Antonio Izquierdo no cuenta para el entrenador catalán. También se trabaja en diversas iniciativas relacionadas con la formación en colegios, tanto en aquellos donde hay una cultura de baloncesto consolidada –Ponce de León Lourdes, entre otros– como en los que no la hay.

El pasado nunca descansa

En un plano más institucional, el presidente de la Fundación Baloncesto Valladolid aclaró el controvertido asunto de Hacienda, que en las últimas horas había saltado a la palestra. Confirmó que existe una deuda con la Agencia Tributaria de aproximadamente 350.000 euros, generada en los dos últimos ejercicios y medio –posteriores a la salida del concurso de acreedores– y que necesita ser renegociada, fijando un calendario de pagos que sea asumible para el club.

Vela explicó que ha sido el club quien ha pedido una reunión con la Delegada de Hacienda en Valladolid y no al revés, aunque reconoció que, si la situación no se resuelve, podría acarrear problemas muy graves. Negó que la hipotética falta de acuerdo derivara necesariamente en la liquidación de la entidad morada, sino que se iniciaría un proceso administrativo en el que el CB Valladolid también tendría la posibilidad de recurrir y defender sus derechos.

Vela enfatizó que la mayor parte de esa deuda consiste en sanciones e intereses de demora, y que la cantidad por principal es muy pequeña. Además, destacó que el club ha pagado a Hacienda en estos dos últimos años y medio 750.000 euros. En este sentido, conviene recordar que existe una cuota anual de unos 400.000 euros –que este año crecerá hasta los 600.000– procedente del convenio cuya aprobación posibilitó la salida del concurso de acreedores en 2011 y que se paga con cargo a la subvención del Ayuntamiento de Valladolid. En esa cuota, unos 200.000 euros corresponden a la deuda con Hacienda. Por lo tanto, lo que hay que refinanciar es el débito contraído tras el concurso, la mayor parte durante el mandato de José Luis Mayordomo.

En otro orden de cosas, pero sin abandonar el plano institucional, Juan Vela reconoció que seguía sin llegar un patrocinador principal que diera apellido al equipo. Admitió que las negociaciones con empresas cuyo nombre había trascendido públicamente y que habían estado muy cerca de cerrarse –“hasta el punto de haberles enviado el contrato firmado por mí”, remarcó– no se habían llegado a concretar por diversas razones. Esta falta de ingresos además ha provocado que haya impagos con la plantilla, los cuales ascienden a un mes en el caso de los jugadores, mientras que a Ricard Casas se le adeudan tres mensualidades. 

El presidente se lamentó de esta situación, pero insistió en que sigue habiendo vías abiertas y que su confianza en sacar adelante al club es del “cien por cien”. Lo preocupante que no todo depende de su buena voluntad, sino que hay demasiados frentes que acechan la garganta de la entidad como navajas enfurecidas. No obstante, Juan Vela cree que conseguirán sacar adelante la presente temporada y que, si el año que viene el club está en LEB, al menos cobrará el dinero procedente del Fondo de Regulación de Ascensos y Descensos –1.800.000 euros– y podrá liberarse de parte de la insoportable presión de la deuda. Con eso y el ajuste extremo del presupuesto en plantilla –algo que ya se ha conseguido este año–, el principal representante del club espera con optimismo que el Club Baloncesto Valladolid pueda continuar su andadura, si no es en ACB, al menos en la segunda división del baloncesto español.

Recuperar el apoyo de la ciudad

¿Y qué tendrá que decir al respecto la afición? También hubo un apartado de la comparecencia destinado a este punto. Juan Vela comunicó la existencia de dos paquetes de entradas para diferentes partidos de la segunda vuelta. “No habrá abono, porque nos parecería injusto para los que nos han apoyado desde el principio”, subrayó.

Uno de los packs da derecho a visionar los partidos frente a Real Madrid Barcelona por 60 euros en Tribuna Baja, 45 en Tribuna Alta y 25 en Fondos. El otro consiste en entradas para los encuentros contra Valencia, Unicaja Gran Canaria –siendo los precios de 55, 45 y 30 euros respectivamente para cada ubicación–. Además, la primera de las ofertas incluye de regalo la entrada para el partido contra la Bruixa D´Or si se adquiere en cualquiera de las dos tribunas, mientras que en el caso del segundo pack el obsequio consiste en la entrada para el choque frente al CAI Zaragoza si se compra para Tribuna Alta y del ticket para el mismo partido y una camiseta de “Segundos” si se adquiere para Tribuna Baja.

Actualmente la identificación de la ciudad con la entidad parece estar en horas bajas, pero Juan Vela pretende que la masa social morada retorne a Pisuerga si observa que se está trabajando con honestidad y en un proyecto de futuro. Las discrepancias respecto a la gestión de Ricard Casas pueden ser un lastre para esa reconciliación entre parroquia y club, pero el presidente confía ciegamente en el entrenador y considera que con el tiempo se verán los frutos del que considera “un grandísimo trabajador” y, si además se mantiene un bloque representativo de la actual plantilla, el público volverá a sentirse identificado con el CB Valladolid.

Juan Vela aprovecho su intervención para recordar que Valladolid es una rara avis en cuestión de clubes deportivos de élite, lo cual constituye uno de sus rasgos más identificativos. “El problema es que a veces estamos tan acostumbrados a tenerlos que no lo sabemos valorar ni somos conscientes de que, si se pierden, la ciudad no sería la misma”, señaló. Por ello, el máximo mandatario de la Casa Morada reclama el apoyo de todos para superar la dificilísima situación que atraviesa el club y pide a todas las instituciones, así como a la sociedad pucelana, que se implique y vuelva a creer en el baloncesto.

Ese es el loable propósito del presidente de la Fundación Baloncesto Valladolid, que continúa con la línea iniciada por Felipe Martín y por él mismo consistente en una mayor transparencia y una mayor apertura del club hacia el exterior. El problema es que resulta imposible saber si dichos pasos servirán de una vez por todas para remar en la dirección correcta, y aún menos en este club tan cogido entre alfileres y al mismo tiempo tan sujeto a vaivenes imprevisibles. Pero lo que sí parece evidente es que Juan Vela está haciendo un esfuerzo titánico, con mayor o menor acierto, para sacar el club adelante a toda costa, sin implicación ni colaboración del Ayuntamiento en cuanto a muestras o declaraciones externas.

VAVEL Logo