Nacho Martín: "No me gusta nada cómo me voy a encontrar Valladolid"
Nacho Martín durante un partido de la pasada temporada con el CB Valladolid. (Imagen: ACB Photo).

El destino, con un curioso sentido de la ironía, ha querido que el último encuentro de la presente Liga Endesa para el CB Valladolid le enfrentara al Herbalife Gran Canaria. Lo cual dicho así en frío no significa nada. Sin embargo, en el equipo amarillo milita Nacho Martín, el jugador más importante que ha vestido la camiseta morada en la última década.

En Nacho se juntan muchos factores que hacen que sea el jugador en activo cuyo paso por Pisuerga resulta más especial. Nació en Valladolid, dio sus primeros pasos como jugador de baloncesto en las categorías inferiores del CB Valladolid y regresó muchos años después para convertirse en la estrella de su equipo de toda la vida –y el de su padre, el añorado Morti–, el capitán, referente, alma máter e ídolo de su afición y, en general, símbolo de la admiración para toda una ciudad. “Soy consciente de que se me echa mucho de menos, por los mensajes y tuits que me llegan, a veces alucino cuando los veo”, confiesa el ala-pívot del Granca.

Un CB Valladolid muy distinto

No existen muchos casos en la historia de los clubes –aún menos en la del vallisoletano– en los que concurran en una misma persona todas esas circunstancias. Ahora vuelve apenas un año después de su marcha, que para el club morado han sido como dos vidas enteras por su tremendo sufrimiento esta campaña. Un año en realidad no es nada, 365 días que se pasan con excesiva velocidad. Sin embargo, casi nada tiene que ver el CB Valladolid que Nacho dejó con el que se va a encontrar. El equipo está descendido desde hace semanas y es colista sin remisión, la plantilla es absolutamente distinta, algunos empleados que parecían insustituibles se fueron, al igual que algún que otro técnico cuya presencia fuera de Pisuerga ni siquiera era concebible…

"Ojalá este partido hubiera llegado en un momento muy anterior de la temporada"

Ni siquiera la afición será la misma. O mejor dicho, sí, pero tremendamente mermada. El último día hubo 1.500 localidades ocupadas, según cifras oficiales del club, la asistencia más baja de la historia de Pisuerga en un partido ACB. Nacho expresa por ello el sentimiento paradójico que guarda respecto a su vuelta. “Por una parte me produce una ilusión tremenda volver a mi casa, pero por otra parte no me gusta nada lo que voy a encontrarme, un equipo descendido, club en una situación económica muy mala, pabellón casi vacío, gente desilusionada, voy a pasear por las calles de mi ciudad cuando más dolida está”. Eso le lleva a lanzar un deseo imposible. “Ojalá este partido hubiera llegado en momento muy anterior de la temporada, me da mucha pena llegar justo en esta situación”.

Cuando se entera de que, si el CB Valladolid pierde el domingo ante su equipo, alcanzará el dudoso honor de ser el conjunto con menos victorias en una misma temporada de toda la historia ACB, Nacho no puede evitar lanzar una exclamación que no se puede reproducir aquí. “Yo no quiero contribuir a que mi exequipo, el de mi ciudad, consiga un récord negativo así”, se lamenta, para reparar inmediatamente en una circunstancia tremendamente irónica. “Si ganamos nosotros, se llegaría a las 22 victorias, el máximo de la historia de Gran Canaria en una misma temporada”. De nuevo el destino y sus caprichosos avatares.

Crítico con su rendimiento en Gran Canaria

Un conjunto insular que ya es matemáticamente quinto de la tabla clasificatoria y se enfrentará en la primera ronda del play-off a Unicaja, al cual precisamente derrotaron en la última jornada. “Fue un partido malo por parte de los dos equipos, con muchos tiros fallados, que al final por suerte nos llevamos nosotros en el último suspiro”, analiza Nacho, que tuvo una participación discreta en ese encuentro, rompiendo una buena racha de partidos en los que había logrado unas estadísticas más próximas a las del principio temporada en Las Palmas o incluso a las del año pasado en su Pucela natal.

"No estoy nada contento con mi rendimiento este año"

Ahora mismo promedia 10,7 de valoración (10 puntos y 5,6 rebotes) en 23 minutos de juego. Lejos de los números astronómicos que obtuvo la temporada pasada en Valladolid, que le valieron para convertirse en el MVP de la temporada regular, pero aun así nada despreciables. Además, hay que tener en cuenta que se perdió cuatro encuentros por lesión.

Sin embargo, Nacho no se encuentra en absoluto satisfecho con su rendimiento personal. Ese espíritu autocrítico, tan propio del carácter vallisoletano, siempre reluce en el actual ala-pívot amarillo. “No estoy para nada contento, porque he tenido muchos altos y bajos. En absoluto tiene que ver con la lesión”, declara tajante. Relaja un poco el discurso cuando admite que el año pasado tenía mucha más responsabilidad en el juego. “Sabía que iba a jugar como poco 25 minutos, que iba a tirar ocho o diez tiros… En Gran Canaria está todo más repartido. En Valladolid estaba siempre obligado a jugar bien”.

En efecto, el nivel de la plantilla de los insulares es muy alto y se da la circunstancia de que tres de sus componentes son ex del CB Valladolid. Eulis Báez, Ian O´Leary y por supuesto el propio Nacho. Un trío de fabuloso recuerdo para la retina del aficionado morado, que añora cualquier tiempo pasado –pues fue mejor– y ahora se tiene que conformar con ver a sus antiguos jugadores vestidos con otra camiseta.

"En Valladolid estaba siempre obligado a jugar bien"

El descenso incierto

Sin embargo, el próximo domingo a partir de las 12:30 sólo podrá disfrutar de Nacho Martín –que no es poco–, ya que se da la circunstancia de que tanto O´Leary como Báez se hallan lesionados y no correrán sobre el parqué de Pisuerga. En un partido que podría ser el último en ACB del CB Valladolid durante un período presumiblemente muy largo, de no ser que finalmente no se materialicen desde la LEB los ascensos conseguidos por méritos deportivos, tal y como ocurrió el año pasado. El presidente Juan Vela ya ha anunciado que luchará lo que sea necesario por que el equipo morado siga en la máxima categoría.

Preguntado por esta cuestión, Nacho Martín tiene muy claro su punto de vista y lo expresa con contundencia. “¿Seguir en ACB con qué plan de futuro? ¿Con el mismo que ha habido hasta ahora?”, se pregunta retóricamente el pucelano. Y se contesta a sí mismo con seguridad. “En mi humilde opinión, es un error, porque un año como este es lamentable para la imagen del club y de la ciudad, que no se lo merecen, con sólo tres victorias, descenso hace muchas jornadas, el pabellón medio vacío, fichando a veinte jugadores…”.2""

"En mi humilde opinion es un error tratar de seguir en ACB"

En efecto, la lista de despropósitos parece interminable tal y como la relata Nacho, que no es más que la triste realidad hoy por hoy del CB Valladolid. Un club con la masa social en peligro de extinción, con una imagen deportiva muy dañada y que sigue lastrado por la situación económica ya crónica, aunque según Juan Vela este año se ha reducido deuda. “Creo que deberían bajar a la LEB, estar los años que haga falta para sanear la entidad y, si la razón para no hacerlo es que la generación de recursos es mucho más factible en ACB, no me vale, porque en ACB lo que se han generado son 6 millones de deuda”, zanja Nacho, que no puede disimular en sus palabras la rabia que siente por la situación del club de su ciudad, a la que regresará el próximo domingo, aunque en realidad sigue muy próximo emocionalmente a ella. 

VAVEL Logo