Los Lakers no se olvidan de Paul George y LeBron James
Paul George, jugando contras los Cleveland Cavaliers de LeBron James.| Foto: NBA.con/ Thunder

Los Angeles Lakers acaban de terminar la temporada y ya están pensando en la siguiente. O en todo lo que puede pasar a partir del uno de Julio, más bien. La mítica franquicia angelina ha hecho una buena temporada (para lo que vienen siendo sus últimas temporadas), y finalmente acabó con un récord de 35 victorias, y una sensación de trabajo bien hecho. Al buen juego que parece estar desplegando el equipo, se le une que los rookies escogidos este año están demostrando poder ser titulares más que dignos en la liga. A Lonzo Ball, que finalmente ha jugado una buena temporada (aunque algo preocupante sus lesiones), se une que los otros dos novatos escogidos en los últimos puestos de la primera ronda del draft, Kyle Kuzma y Josh Hart, han demostrado ser dos robos del pasado proceso de selección.

Con esto, sumado a otras piezas que ya tienen, como Brandon Ingram o Ivica Zubac, les permitiría hacer una base joven sobre la que construir. Sin embargo, la paciencia nunca ha sido una virtud en la ciudad californiana. Los Lakers llevan la mayor racha de su historia sin entrar en playoffs, y es un lugar donde quieren volver a toda costa. Por eso no se olvidan ni de Paul George ni de LeBron James. Ambos jugadores se encuentran ahora mismo disputando la postemporada, pero las sensaciones no son buenas en ninguno de los dos equipos. La franquicia de Oklahoma ha sido una de las decepciones de esta temporada, mientras que los Cleveland Cavaliers están pasándolo mal en una serie contra Indiana que se aventura larga para ellos. 

Por esto, los Lakers no piensan en darse por vencido, y con el espacio salarial ya prácticamente hecho (les faltaría realizar la strech provision con el terrible contrato de Luol Deng) tratarán de conseguirlos a los dos en verano para tener un equipo capaz de ganar cuanto antes. 

El problema sería que traerse a estos dos agentes libres supondría tener que deshacerse de la mitad del equipo. No podrían afrontar renovaciones como la de Julius Randle, ni la de Kadwell-Pope (éste aún no se sabe qué hará) y no tendrían veteranos contrastados (más allá de los citados George y LeBron) con los que competir la liga. 

Parece difícil rechazar a dos agentes libres de esta magnitud si se ponen a tiro, pero la postemporada de los Lakers tendría que ser muy movida tras traerlos a ellos para rehacer una plantilla con capacidad de dar la competición que George y James seguramente estén buscando en sus futuros equipos. 

VAVEL Logo