Los Angeles Lakers
Los Angeles Lakers
Basketball Team
Basketball

Los Angeles Lakers

1960 Los Ángeles


Los Angeles Lakers son un equipo de baloncesto fundado en 1946 que compite en la National Basketball Association (NBA), y que pertenece a la división pacífico de dicha liga. Tiene en su poder 16 campeonatos y por la franquicia han pasado algunos de los mejores jugadores de la historia del baloncesto como Magic Jonhson, Kareem Abdul-Jabbar o Kobe Bryant.

Orígenes y primeros años

Aunque nos pueda resultar extraño, las raíces de la franquicia surgen en Detroit. C.King Boring crea en la ciudad un equipo de baloncesto llamado Detroit Gems, y tras una mala temporada en la NBL, Boring decide vender el conjunto a dos nuevos dueños.  Bergen y Chalfner trasladan la franquicia a Minneapolis en 1947 y cambian el nombre a Minneapolis Lakers, debido a la gran cantidad de lagos que se encuentran cerca de la ciudad norteamericana.

Al ser el peor equipo con diferencia de toda la competición en la anterior temporada, los Lakers disponían en 1948 de la mejor elección de un draft de dispersión por la desaparición de la Professional Basketball League of America (PBLA), otra liga pararela de baloncesto. George Mikan fue el elegido, un pivot de 2.08 metros de altura que rápido se convirtió en un jugador tremendamente dominante y casi infalible con el gancho. Tanto que en esa misma campaña los Lakers consiguieron alzarse con el titulo de campeón, gracias en parte a Mikan y otros dos grandes jugadores como Pollard y Mikkelsen.

Al año siguiente, la franquicia se pasó a la Basketball Association of America (BAA), donde también ganarían el campeonato tras mostrar una gran superioridad. Meses mas tarde, la BAA y la NBL se fusionan creando lo que conocemos ahora por la NBA, mientras tanto los Lakers seguían ganando campeonatos año tras año hasta 1951, donde perdieron en las finales contra los Rochester Royals.

Esa derrota no hizo mella en los de Minneapolis, consiguiendo tres anillos en los tres campeonatos siguientes. Se instauraba así la primera gran dinastía de la NBA, al conseguir cinco títulos en seis años (1949, 1950, 1952, 1953 y 1954). Tras esta época gloriosa, la retirada de Mikan dejo el efecto de varias temporadas con malos resultados para los Minneapolis Lakers, hasta que en 1959 la llegada de Elgin Baylor volvió a traer la esperanza a la franquicia y consiguió llevar a los Lakers a las finales de la NBA.

Traslado a Los Ángeles

A pesar de tener un All-Star como Baylor en las filas de la franquicia, los fans de Minnesota dieron la espalda al equipo tras la retirada de Mikan y la asistencia al estadio bajo sensiblemente. Por esto, los dueños del equipo decidieron en 1960 trasladar la franquicia a la ciudad de Los Ángeles buscando ser mas competitivos y atraer a mucho mas público a cada uno de sus encuentros.

Los Ángeles Lakers tenían un buen equipo en ese momento con Baylor y un recién llegado Jerry West como máximas estrellas, pero cada vez que intentaban alcanzar la cima se topaban una y otra vez con la misma piedra, los Celtics de Bill Russell. Cuatro finales perdidas en siete años contra el equipo de la ciudad de Boston, fueron el nacimiento de una de las grandes rivalidades que aun perduran hasta este momento en la NBA. Celtics contra Lakers.

La franquicia necesitaba otro gran jugador para acompañar a Baylor y West, y por esto Wilt Chamberlain recalaba en Los Ángeles en el año 1969 en busca de ese anillo que le arrebataban cada año los Boston Celtics. Ya con 32 años, Wilt venía de promediar la anterior temporada la brutal cifra de 24.3 puntos, 23.8 rebotes y 8.6 asistencias, casi nada. Tras derrotar con facilidad a San Francisco y Atlanta, todo parecía indicar que por fin los Lakers podrían vencer a su bestia negra. Pero tras ir ganando 2-0 en las finales, los de Boston consiguieron sacar su mejor juego y remontar la serie hasta el 3-4 definitivo.

Wilt Chamberlain en un partido con los Lakers / Getty images
Wilt Chamberlain en un partido con los Lakers / Getty images

Al año siguiente, las mayores estrellas de la plantilla empezaron a tener problemas con las lesiones, Baylor y Chamberlain tuvieron que pasar por el quirófano y eso mermó el nivel competitivo de la franquicia en la fase regular. Aun con todo esto, consiguieron plantarse otra vez en las finales para caer derrotados otra vez por 4-3, esta vez ante los Knicks.  Aquí no acabaría la mala suerte de los Lakers, porque en la siguiente campaña volvían a perder en la última ronda hacia el anillo contra los Bucks de Kareem Abdul-Jabbar.

Todo iba a cambiar en la temporada 1971-1972, ya sin Elgin Baylor. Récord de victorias en fase regular en ese momento (69), y por fin consiguiendo ese ansiado anillo que se resistía en la ciudad de Los Ángeles, ganando además a sus dos últimos verdugos, Bucks y Knicks. West y Chamberlain jugaron un año mas antes de retirarse, pero a pesar de todavía conseguir unos grandes números individuales no pudieron conseguir ningún campeonato mas.

La llegada de Kareem

Lew Alcindor, mas tarde conocido como Kareem-Abdul Jabbar, aterrizó en la ciudad de California procedente de los Milwaukee Bucks. Considerado como uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, el pivot nacido en Nueva York dominaba a los equipos rivales con una facilidad tremenda y creando su propio tiro, ‘Sky Hook’, un gancho casi imposible de taponar que marcó un antes y un después en la liga.

Kareem Abdul Jabbar con los Lakers / Getty Images
Kareem Abdul Jabbar con los Lakers / Getty Images

En su primer año en los Lakers Kareem consiguió su cuarto MVP en la NBA, pero no pudo hacer que el equipo se proclamara campeón, perdiendo en semifinales contra los Blazers de Bill Walton. En las dos campañas siguientes, 1977-1978 y 1978-1979, tampoco pudieron llegar muy lejos en los playoffs, cayendo eliminados por los Seattle Supersonics ambas temporadas.

Bendita elección del draft

Las elecciones del draft de la NBA han marcado la historia de los Ángeles Lakers con la llegada de grandes superestrellas, pero el de 1979 iba a significar un antes y un después en la historia de la franquicia y del baloncesto en general.  Earvin Magic Johnson fue escogido en la primera posición por el equipo californiano procedente de Michigan State. El base se reencontraría así en la liga con su gran rival en la universidad y jugador de los Celtics, Larry Bird. La rivalidad estaba servida.

Aquella temporada finalizó con el anillo de campeón para los Lakers, el sexto MVP para Kareem Abdul- Jabbar y con la consagración de Magic en unas finales antológicas contra los Sixers de Julius Erving, había nacido una estrella. Un año después, una derrota inesperada contra los Houston Rockets en primera ronda de playoffs provocó la destitución de Paul Westhead como entrenador de la franquicia.

Ya con Pat Riley al mando del equipo, en 1982 los Lakers consiguieron proclamarse otra vez vencedores de la NBA con otro año excelso de Magic Johnson y desplegando un juego vistoso, alegre y rápido que encandiló a los fans del equipo. En 1983 y 1984 los Ángeles Lakers disputaron también las finales de la NBA, pero cayeron derrotados contra los 76ers y los Celtics respectivamente. No fue hasta el año siguiente cuando los angelinos se llevaron otra vez el campeonato en una revancha contra la franquicia de Boston.

Magic Johnson en un encuentro de la NBA / Getty Images
Magic Johnson en un encuentro de la NBA / Getty Images

La segunda mitad de la década también fue provechosa para la franquicia en cuanto a éxitos, llegando a tres finales en cuatro años y consiguiendo dos campeonatos mas para su palmarés ante los Celtics y los ‘Bad boys’ de Detroit.

 El fin de una era mágica

La derrota en las Finales de 1989 ante Detroit Pistons significó el final de una época dorada para la franquicia de Los Ángeles. Kareem anunciaba su retirada a los 41 años de edad y aunque un joven Vlade Divac parecía que haría olvidar al legendario pivot, los Lakers fueron derrotados por los Suns en las semifinales de conferencia. Esto provocó que Riley decidiera abandonar el banquillo y que lo sustituyera Mike Dunleavy.

El nuevo técnico apostaba por un juego mas pausado que su predecesor, lo que llevo a un mal comienzo del equipo. Pero tras ese periodo de adaptación, los Lakers consiguieron llegar de nuevo a otras finales de la NBA, donde caerían con dureza frente a los Bulls de Michael Jordan y Phil Jackson.

Las malas noticias no dejaban de llegar a Los Ángeles, pero todavía faltaba la mas dura y trágica de todas. Un 7 de noviembre de 1991, Magic Johnson anunciaba que era portador del VIH y su decisión de retirarse inmediatamente. Con este varapalo y las lesiones de James Worthy y Sam Perkins, los Lakers perdieron nivel competitivo y acabaron sucumbiendo en la primera ronda de playoffs ante los Blazers.

Tras varias temporadas sin cosechar grandes éxitos, incluso quedándose fuera de playoffs en 1993, Magic Johnson regresó fugazmente a las pistas para intentar ayudar a unos Lakers que parecían haberse quedado anclados en el pasado. El base aportó grandes cosas en el principio de la campaña, aunque su rendimiento fue disminuyendo con el paso de los partidos. La franquicia consiguió llegar a la fase final pero quedaron fuera a las primeras de cambio en detrimento de los Houston Rockets. Los dueños de Los Ángeles Lakers no parecían dar con la tecla para recuperar el éxito del principio de los 80.

O’neal y Bryant: un dúo para la historia

Durante el verano de 1996, los mandatarios de los Lakers hicieron dos movimientos decisivos para su historia, Jerry West consiguió el fichaje de Shaquille O’Neal procedente de Orlando Magic, y traspasó a Divac a cambio de los derechos de un joven jugador llamado Kobe Bryant. Las tres primeras temporadas fueron buenas en California, pero año tras año caían en playoffs contra equipos muy fuertes en ese momento como los Jazz de Karl Malone y John Stockton o los Spurs de las “torres gemelas”, Duncan y Robinson.

La temporada 1999-2000 fue diferente, con el cambio de siglo llegaría también el inicio de una nueva dinastía para Los Ángeles Lakers y un pabellón nuevo para disfrutar cada noche con el equipo, el Staples Center. O’Neal consiguió la triple corona MVP (temporada regular, All-Star y finales de la NBA) y el equipo angelino pasó por delante de Kings, Suns, Blazers y Pacers para alzarse con un nuevo anillo, el primero desde 1988, y poner así las bases de un equipo que quedará para la historia.

Shaq y Kobe en un encuentro con los Lakers / Getty Images
Shaq y Kobe en un encuentro con los Lakers / Getty Images

Para el año siguiente el objetivo seguía siendo el mismo, ganar el campeonato. Una temporada regular difícil con las lesiones de jugadores como Fisher, O’Neal o el propio Kobe Bryant no privó a los Lakers de conseguir su segundo título de división consecutivo. En los playoffs, el equipo se mostró imparable. Se plantaron en la final sin perder ni un solo partido, y contra los 76ers de Iverson solo cedieron en una ocasión. La franquicia consiguió el ‘back-to-back’ de títulos y Shaquille O’Neal nuevamente fue nombrado MVP de las finales.

Los Lakers eran la envidia de todos los equipos de la liga y el rival a batir. Mientras tanto en California empezaron una nueva temporada ganando 16 de los primeros 17 partidos de la campaña y llegando al All-Star con un récord de 33-13. Una vez mas la franquicia se mostró intratable en la fase final de la NBA y ganó por la vía rápida a los New Jersey Nets de Jason Kidd en las finales. Tres campeonatos seguidos para una gran generación de jugadores comandada por dos superestrellas y un entrenador irrepetible como Phil Jackson.

La alegría no dura eternamente, y aunque en el 2002 Kobe Bryant firmó algunas de las mejores noches de su carrera, los Ángeles Lakers no consiguieron su cuarto título consecutivo al perder en semifinales de conferencia ante los temidos San Antonio Spurs. Después de este pequeño fracaso, se decidió fichar en verano a dos veteranos con jerarquía como Karl Malone y Gary Payton. El equipo comenzó con una gran racha de victorias, pero las lesiones hicieron mella en jugadores importantes a medida que la temporada avanzaba, además Kobe y Shaq empezaron a tener roces dentro y fuera de la cancha. Los Lakers consiguieron llegar otra vez a las finales pero sucumbieron en cinco partidos contra los Detroit Pistons, así llegaba el comienzo del fin de un equipo que parecía no tener techo.

Tras esto, Jackson dejó el banquillo de la franquicia y Shaquille O´Neal fue traspasado a los Miami Heat a cambio de Lamar Odom, Caron Butler y Brian Grant. El equipo comenzó con un récord positivo y lucho hasta el tramo final de temporada por los playoffs, pero las lesiones de Odom y Bryant lastraron al equipo y acabaron con un récord de 34-48.

Jackson volvió a coger el timón en la campaña siguiente y la ilusión volvió a las gradas del Staples Center. Andrew Bynum llegó al conjunto a través del draft y también se fichó a hombres como Kwame Brown. Kobe Bryant entró en la historia un 22 de enero de 2006 al anotar 81 puntos contra Toronto Raptors, situándose solo por detrás de Wilt Chamberlain y sus míticos 100 puntos. Los Lakers consiguieron llegar a las eliminatorias por el título, pero no pudieron superar a los Phoenix Suns de Steve Nash en primera ronda. La historia se repetiría un año después, cuando los de Arizona volvieron a dejarles fuera de la lucha por el campeonato.

Kobe y Pau, Pau y Kobe

La temporada 2007-2008 empezó de manera muy positiva para los Ángeles Lakers con un Bynum estelar y colocándose por un tiempo líder de conferencia. El pivot se lesionó gravemente en el mes de enero y la franquicia tuvo que recurrir al mercado para ocupar esa importante ausencia, por esto, el 1 de febrero se oficializaba la llegada de Pau Gasol a Los Ángeles a cambio de varios jugadores y dos rondas de draft.

Los Lakers consiguieron terminar la temporada regular como primeros del oeste y dejando claro que volvían a ser un rival temible. Ya en playoffs pasaron por encima de Denver Nuggets, Utah Jazz y San Antonio Spurs para enfrentarse en la gran final a los Celtics. Otra batalla mas en una guerra que venía del pasado. Los de Boston consiguieron llevarse el anillo en seis partidos, pero en el seno de la franquicia angelina sabían que volvían a aspirar a todo.

Al año siguiente los Lakers cuajaron una campaña sensacional y consiguieron su 15º campeonato de la NBA al derrotar a Orlando Magic por un contundente 4-1. La buena sintonía entre Kobe Bryant y Pau Gasol dentro y fuera de la cancha se traducía en éxito y victorias para la franquicia.

Gasol y Bryant conectaban dentro y fuera de la pista / Getty Images
Gasol y Bryant conectaban dentro y fuera de la pista / Getty Images

La temporada 2009-2010 fue otra campaña espectacular, consiguiendo 57 victorias en la temporada regular y con nuevas caras en el equipo como la del alero Ron Artest. Como no podía ser de otra manera, los Lakers se volvieron a plantar en las finales, y esta vez en unas con sabor a revancha. Los Boston Celtics eran el ultimo escollo para repetir campeonato y seguir dejando claro quien mandaba en la NBA. La serie fue una de las mejores y mas igualadas que se recuerdan, en especial un séptimo partido emocionante y duro como pocos. Los de púrpura y oro lograron llevarse el encuentro y su decimosexto campeonato de la NBA.

Phil Jackson anunciaría el año siguiente que esa sería su última campaña como entrenador de baloncesto. El equipo se mostró una vez mas como uno de los favoritos durante toda la temporada regular, pero en las eliminatorias Dallas Mavericks arrolló a los Lakers por un contundente 4-0. Con un Kobe Bryant mermado por las lesiones, la franquicia californiana solo consiguió meterse en playoffs en una de las tres temporadas siguientes, acabando además penúltimo de la conferencia oeste en dos ocasiones.

Una transición fallida

En 2016 Kobe Bryant se retira como jugador profesional de baloncesto, dejando una huella imborrable en las gradas del Staples Center y en toda la NBA. Considerado como uno de los mejores jugadores de toda la historia y sobre la pieza que orbitaba toda la franquicia en este siglo XXI. El nombre de Los Ángeles Lakers y el de Kobe Bryant siempre irán unidos.

Empezaba así una nueva era en los Lakers. Una reconstrucción total basada en los jóvenes talentos que llegaban vía draft. Muchos nombres pasaron por las filas del equipo durante dos temporadas sin el premio de playoffs: Lonzo Ball, Brandom Ingram, Jordan Clarkson o Kyle Kuzma son algunos de los jugadores que buscaban llenar el vacío producido por ‘La Mamba’.

Algunos jovenes talentos intentaron ocupar el sitio de Kobe / Getty Images
Algunos jovenes talentos intentaron ocupar el sitio de Kobe / Getty Images

El rey llega a California

Después del fracaso de esa transición, los propietarios de los Lakers deciden ir a por todo para intentar recuperar el reinado de la liga. En 2018 se hace oficial uno de los bombazos de los últimos tiempos en la NBA, LeBron James ficha por Los Ángeles Lakers con la intención de construir un gran proyecto ganador en torno a él.

La temporada 2018-2019 no fue como se esperaba, debido en parte a varias lesiones que dejaron a Lebron James fuera de la pista mas tiempo del deseado. El equipo se volvió a quedar fuera de los playoffs por el titulo y con una sensación muy agridulce tras todas las esperanzas depositadas. Tras esto, Anthony Davis se sumaba al proyecto para la siguiente campaña con el objetivo de arropar a James con otra superestrella de la liga, convirtiéndose así en uno de los máximos favoritos al anillo.

//