El impuesto de lujo está funcionando

La NBA subió y endureció en su día las tasas de lujo para evitar de esa forma que ciertos equipos se instalasen de manera duradera en el impuesto de lujo.

El impuesto de lujo está funcionando
Adam Silver, en plena rueda de prensa. Foto: Getty Images

¿Se cumple el límite salarial en la NBA? Esta es la pregunta más recurrente que viene a la mente de cualquier aficionado a la NBA cuando ve que un solo equipo es capaz de acaparar en su plantilla a la mayor cantidad de súper jugadores que jamas se ha visto en la historia de la Liga.

La respuesta a la pregunta es que sí se cumple. Una de las razones es la política que sigue la NBA en cuanto a las exenciones que hay porque como dice el dicho 'hecha la ley, hecha la trampa' y hay varios movimientos que están permitidos. Por ejemplo, la Regla Bird que dice que un equipo puede hacerse con un agente libre suyo, es decir, que el jugador haya jugado con su equipo ese mismo año (y los dos anteriores sin interrupciones) aunque sobrepase el límite salarial. De esta exención hay varias derivadas según el tiempo del jugador en el equipo. También la de firmar a los rookies anunque no quede cap.

En 2011 tras la negociación colectiva, los jugadores perdieron 300 millones de dólares al pasar de repartirse un 57% de los ingresos a un 50% que hay en la actualidad. Además de esya se añadieron peculiaridades, como la de reducir el máximo de años de duración de un contrato o la de endurecer las tasas a pagar si te pasas del límite salarial que pone la NBA. Algo que para ciertos equipos no supuso un gran impacto, ya que pagar el impuesto no supone para el equipo ningún esfuerzo.

Así nos encontramos que ahora un equipo que se pase entre cero a cinco millones tendrá que abonar una multa de un dólar cincuenta (150%) por cada dólar que se pase o si te pasas entre 15 o 20 millones, un 325%. Si eres reincidente (cuatro años seguidos) en esto del impuesto, la Liga establece que deberás pagar más. En los casos anteriores, entre cero y cinco millones, 250% y 425% entre 15 o 20

A pesar de endurecer este impuesto, a algunos equipos les puede salir bien el pagar el impuesto durante dos o tres años para evitar de esta manera el incremento. En la NBA actual el mayor exponente de esto son los Golden State Warriors, que sobrepasan el límite en 21 millones y tiene que pagar en impuestos la friolera cifra de 50 millones, algo que para la franquicia de la Bahía es una nimiedad. Y es por este motivo y no otro por el que los Warriors están pensándose que hacer con Klay Thompson de cara a la temporada que viene y en la que el alero será agente libre y quedarse con el para los californianos les puede salir más caro de lo que se esperan.