Milwaukee Bucks
Milwaukee Bucks
Basketball Team
Basketball

Milwaukee Bucks

1968 Milwaukee


Los Milwaukee Bucks son un equipo de baloncesto fundado en 1968 que compite en la National Basketball Association (NBA), y que pertenece a la división central de dicha liga. Poseen un anillo de campeón de la liga y figuras como Kareem Abdul-Jabbar, Oscar Robertson o Giannis Antetokounmpo han formado parte de la franquicia a lo largo de su historia.

Orígenes del equipo

La NBA aterrizó en Milwaukee en el enero de 1968, año en el que la liga acometió una expansión que aumentó los equipos existentes hasta los 14. Tras el pago de dos millones de dólares, los Bucks se convertían junto a los Phoenix Suns en los novatos de una liga que sumaba adeptos temporada tras temporada.

El primer encuentro de los Milwaukee Bucks se disputaba el 16 de octubre de ese mismo año contra los Chicago Bulls en el Milwaukee Arena. El resultado (84-89), era lo de menos en una noche que siempre estará grabada para todos los aficionados de los Bucks. No fue hasta el séptimo partido de esa temporada, cuando los Bucks consiguieron su primera victoria en la NBA contra los Detroit Pistons, acabando finalmente la campaña con 27 victorias, y aunque puede parecer un número bastante pobre, se trata de la segunda mejor actuación de un equipo debutante tras una expansión.

Esto les permitió llevarse la primera posición del draft de 1969, donde decidieron elegir a un joven universitario que cambiaría el rumbo de la franquicia, Lew Alcindor. Un pívot de 2.18 metros de altura que hizo que se pasara de esas 27 victorias a las 56 en su primer año, y llegar así a los primeros playoffs de su corta andadura. Ahí cayeron eliminados por los New York Knicks, que a la postre se convertirían en los campeones de la NBA en ese año.

Primer y único campeonato de la NBA

En la siguiente campaña, los Bucks consiguieron la pieza fundamental que les faltaba para competir por el anillo, Oscar Robertson llegó procedente de los Cincinati Royals y formó con Alcindor un dúo letal. Consiguieron 66 triunfos en la temporada regular, y dominaron en los playoffs arrasando a todos los rivales que se pusieron en el camino hasta el título. Los Baltimore Bullets fueron los contrincantes en una final en la que el conjunto de Larry Costello ganó 4-0.

Robertson y Kareem cambiaron la historia de los Bucks / Getty Images
Robertson y Kareem cambiaron la historia de los Bucks / Getty Images

Los Bucks siguieron ganando partidos los años siguientes a un ritmo de vértigo, llegando a finales de conferencia en la 1971-1972 contra Los Ángeles Lakers con ya un Alcindor convertido al islam y con el nombre de Kareem Abdul-Jabbar. Después de otra gran temporada, volvieron a disputar las finales de la NBA en 1974 pero perdieron contra unos grandes Boston Celtics. La siguiente temporada, Robertson se retiró y Kareem tuvo una grave lesión, lo que hundió a la franquicia de Milwaukee en la clasificación. Después de esto, Kareem Abdul-Jabbar pidió a los propietarios un traspaso a un gran equipo de la liga y finalmente se marchó rumbo a Los Ángeles.

Los años 80 marcados por Sidney Moncrief

Después de los grandes años liderados por Robertson y Abdul-Jabbar, en Milwaukee tocaba una fuerte reconstrucción. Para ello, Don Nelson llegó al banquillo de la franquicia y en 1979 era elegido en la quinta posición del draft, Sidney Moncrief. El jugador de Arkansas se echó el equipo a las espaldas con secundarios de lujo como Paul Pressey o Craig Hodges, pero los Bucks no pudieron llegar otra vez a las finales de la NBA al caer contra Philadelphia 76ers y Boston Celtics cuando parecían los favoritos.

En 1985, Jim Fitzgerald, dueño de los Bucks, decidió vender la franquicia y durante unos años se rumoreaba que la franquicia se mudaría de la ciudad de Milwaukee pero la inauguración del nuevo estadio, el Bradley Center hizo que se esfumaran.

Muchos años anclados en la mediocridad

La década de los 90 es la peor de la corta historia de la franquicia de los Bucks, quedándose fuera de los playoffs durante siete temporadas consecutivas y siendo uno de los peores de la liga en varias de ellas. El hecho mas reseñable de estos años es el cambio del logo del equipo en 1993 debido al 25 aniversario de su nacimiento, se sustituyó el ciervo de dibujos animados por uno mas realista, y también se cambiaron los colores principales de la franquicia.

Big three: Allen, Cassell y Robinson

Estos malos resultados también tienen su parte positiva. Los Bucks consiguieron puestos altos en la lotería del draft, y eligieron a Glenn Robinson en 1994 y a Ray Allen en 1996. Dos jugadores que se convertirían en piezas fundamentales en los esquemas del nuevo entrenador, George Karl. A ellos dos, se les sumo el talentoso base Sam Cassell, formando así un tridente que aspiraba a volver a reinar en la liga.

Sam Cassell en un partido con los Bucks / Getty Images
Sam Cassell en un partido con los Bucks / Getty Images

En la temporada 2000-2001 consiguen 52 triunfos, y llegan a playoffs como uno de los máximos favoritos a alzarse con el anillo de la NBA. Tras eliminar a Orlando Magic y Charlotte Hornets, se toparon en finales de conferencia contra los Philadelphia 76ers de Allen Iverson, cayendo finalmente por 4-3.

Para la campaña siguiente, los Bucks añadieron a su plantilla a otro gran refuerzo como Anthony Mason. El alero, en vez de ayudar al equipo, desestabilizó a todo el vestuario y el conjunto de Karl pasó de ser favorito a ni siquiera clasificarse para la postemporada. Fue traspasado al año siguiente a Atlanta Hawks, pero a Milwaukee Bucks no le fue demasiado mejor y cedieron en primera ronda de playoffs ante New Jersey Nets.

Una transición demasiado larga

Con la marcha de Ray Allen a los Seattle Supersonics, la batuta del equipo quedo en manos de Michael Redd. El escolta consiguió llevar a los Bucks dos veces a playoffs en los siguientes tres años, pero sin llegar a pasar de la primera ronda.  Desde el 2005 al 2008, el gran lastre de la franquicia fue el draft y sus distintas elecciones. Andrew Bogut, Yi Jianlian o el ala-pivot Joe Alexander pasaron sin pena ni gloria por Milwaukee y no cumplieron las expectativas que había puestas sobre ellos.

En 2009, los Bucks tuvieron mas suerte y draftearon a Brandon Jennings. Junto a él, un buen equipo formado por hombres como Redd o el turco Ersan Ilyasova y el objetivo de entrar en playoffs en el horizonte. Consiguieron la sexta posición del Este pero quedaron apeados frente a los Atlanta Hawks. Tres años mas tarde, y con Monta Ellis como gran novedad, volvían a los playoffs pero se encontraron a un equipo de leyenda en el camino. Los Miami Heat de Wade, Bosh y LeBron.

Factor Antetokounmpo

En 2013, los Bucks elegirían en draft a un joven griego con familia nigeriana llamado Giannis Antetokounmpo sin saber que eso cambiaría el rumbo de la franquicia. Una primera mala temporada no hizo que Giannis empezara a demostrar que era un jugador diferente. La campaña 2014-2015 supuso el regreso del conjunto de Milwaukee a los playoffs pero cayeron eliminados a las primeras de cambio frente a los Chicago Bulls. Si Giannis era la gran noticia del draft, Jabari Parker era la gran decepción. Varias lesiones de gravedad lastraron el nivel del jugador de Chicago y eso restó opciones a la franquicia en la lucha de los objetivos.

Antetokounmpo con los Bucks / Twitter
Antetokounmpo con los Bucks / Twitter

Después de una campaña sin premio, la 2016-2017 los Milwaukee Bucks vuelven a las eliminatorias por el título, pero otra vez ceden en primera ronda, esta vez frente a los Toronto Raptors. Giannis es elegido Jugador Mas Mejorado y Malcolm Brogdon como Rookie del año. La historia se repetiría un año después frente a los Boston Celtics, y se empezaba a cuestionar el nivel competitivo del equipo.

Pero en la 2018-2019 todo iba a cambiar, y los Bucks romperían esa maldición de la primera ronda de los playoffs. Después de acabar con el mejor récord de la conferencia Este (60-22), se deshizo de los Pistons y de los Celtics para acabar perdiendo en las finales de conferencia frente a los Raptors de Kawhi Leonard, posteriormente campeones de la NBA. Antetokounmpo fue elegido MVP de la liga por su gran nivel durante todo el año.

//