Phoenix Suns
Phoenix Suns
Basketball Team
Basketball

Phoenix Suns

1968 Phoenix


Phoenix Suns es una franquicia de milita en la conferencia oeste de la NBA. Fue fundada en 1968 a razón de la expansión junto con Milwaukee. Los Suns se convertirían en el primer equipo profesional en jugar en las grandes ligas de deportes del estado de Arizona. En su palmarés cuentan con dos títulos de la conferencia y seis títulos de división. Ha llegado a disputar las finales NBA en dos ocasiones, perdiendo ambas. A lo largo de su historia han jugado integrantes del salón de la fama como son Charles Barkley, Steve Nash, Grant Hill, Jason Kidd o Gail Goodrich.

Primeros pasos en la NBA

La historia de los Suns en la NBA comienza de la mano de sus principales inversores, Richard Bloch, Karl Elliot, Donald Pitt y Don Drummond, los cuales dieron al estado de Arizona su primer equipo perteneciente a las grandes ligas de Estados Unidos. El nombre de Suns fue elegido después de una votación popular, haciendo honor a las horas de sol que disfruta el estado. Además, la zona de Phoenix es conocida como el valle del sol. La franquicia entró en competición en la expansión de 1968 junto con Milwaukee. Si hay que destacar una figura en los primeros pasos de la franquicia, esa es la de Jerry Colangelo, que a sus 28 se dispuso como General Manager. Phoenix pasa de puntillas los primeros años; en sus primeras siete campañas, sólo participan una sola vez en postemporada

El mejor partido de la historia de la NBA

El proyecto de Phoenix comenzó a carburar en 1975, prueba de ello fue su récord de 42 victorias clasificando por segunda vez a playoffs. Con un equipo carismático, lograron derrotar en primera ronda a los vigentes campeones, los Warriors. El momento cumbre de este equipo llegó en la final ante Boston, disputando una serie y un quinto partido histórico, considerado el mejor partido de la historia de la NBA. Fue un choque que contó con tres prórrogas, lesiones, expulsiones y protagonistas inesperados. El 4 de junio de 1976, los Celtics del veterano Havlicek y el futuro hall of famer JoJo White, eran favoritos ante unos Suns que venían de dar la sorpresa. Phoenix hizo su trabajo en casa e igualó la serie antes de volver al Garden para disputar el famoso quinto partido. Havlicek, con un papel secundario, salió sorpresivamente de titular, Un primer golpe de moral a favor de Boston. El partido se definió en tres prórrogas donde el hasta entonces desconocido jugador de rotación de Boston, Glenn McDonald se vio obligado a jugar siendo clave en la prórroga para dar la tercera victoria a los suyos. White con 33 puntos fue el mejor del choque. La final se resolvió en el sexto partido dando la victoria a los del este. Los Suns de esa temporada fueron apodados los Sunderella Suns, haciendo referencia a su condición de cenicienta en las series.

4 de junio de 1976 Phoenix Suns Vs Boston Celtics l Foto: NBA.com
4 de junio de 1976 Phoenix Suns Vs Boston Celtics l Foto: NBA.com

Este episodio sirvió para dar alas al proyecto, en 1985 se acabó una racha de 8 temporads consecutivas disputando playoffs. En ese período cayeron en finales de conferencia por dos veces, en 1979 ante Seattle y en 1984 ante Los Ángeles. La muerte de Nick Vanos en un accidente aéreo desencadenó épocas de incertidumbre en la franquicia. Sumida en horas bajas, la dirección Suns, se vio en la obligación de realizar operaciones para revertir la situación. Enviaron a Larry Nance a Cleveland a cambio de Kevin Johnson, Mark West y Tyrone Corbin. A su vez en 1988 llegó Tom Chambers y posteriormente Kurt Rambis. El cúlmen de un grupo que logró jugar playoffs durante trece temporadas de forma ininterrumpida llegó en 1992, con un récord de 53-29, donde cuatro jugadores (Chambers, Johnson, Hornacek y Majerie. Aún así, cayeron en semifinales ante Portland.

Charles Barkley llega a Phoenix

En 1992, Charles Barkley llega procedente de Philadelphia vía traspaso. La llegada del jugador que venía de brillar en Pennsylvania era un golpe sobre la mesa de una franquicia considerada de segundo nivel. La decisión de Barkley por jugar en Arizona se vio compensada con una gran actuación individual, logrando el premio MVP de la temporada. Phoenix tenía todos los ingredientes para ganar. Un equipo compacto y una estrella de primer nivel. Jugadores como Danny Ainge o Oliver Miller, dirigidos por la leyenda de la franquicia Paul Westphal. Un equipo de ensueño que logró 62 victorias en temporada regular, pero que se topó en las finales (segundas y últimas de la historia de la franquicia) ante los Bulls de Jordan y Pippen. Cayendo en una dramática serie que volvió a contar con un partido a tres prórrogas. El tercer choque se tuvo que resolver en el tiempo extra. El subcampeonato fue celebrado por todo lo alto en Phoenix. Ya que la franquicia había cambiado de status y tenía la capacidad de competir contra los más grandes.

Charles Barkley l Foto: Phoenix Suns
Charles Barkley l Foto: Phoenix Suns

Los años venideros no fueron tan plagados de éxitos como se esperaba. Se añadieron diversas piezas para conformar el proyecto ganador, pero cayeron dos años consecutivos ante Houston. En ambas ocasiones desperdiciaron un 2-0 a su favor.

El fin a esta dorada generación en Phoenix alentaba a un cambio de ciclo. En 1994, Jerry Colangelo, hijo de Bryan traspasó a Majerie para hacerse con John Wiliams. Esta operación no fue todo lo fructífera que se esperaba. Para la 95/96, la etapa de Westphal al frente del banquillo terminó, eso sumado a la salida de Barkley en dirección a Houston en un último intento por ganar el anillo. Esa operación fue desastrosa para ambas partes.

Steve Nash aparece en escena

El draft de 1996 sirve de punto inflexión para la historia de la franquicia de Arizona. En la 15º posición, el base canadiense Steve Nash fue seleccionado. El joven base de raza blanca no fue recibido con buenos ojos por parte de la hinchada. Además motivado por su poco protagonismo, era el suplente de Jason Kidd y Kevin Johnson, Nash fue traspasado a Dallas.

De esta forma se ponía a la primera etapa de Steve en Phoenix. Unos Suns que no lograban retomar el vuelo. Con un 0-13 en la 96/97, la dirección estaba obligada a efectuar numerosos cambios. La llegada de jugadores como Horry sirvieron para cambiar la dinámica y llegar a playoffs. En 1999 la llegada de Penny Hardaway hizo que se apodara a la dupla que formó con Jason Kidd como Backcourt 2000, pese a ello esa relación nunca llegó a funcionar debido a las lesiones. Sólo en playoffs se pudo ver la mejor versión de ambos juntos, eliminando a los Spurs en primera ronda. A pesar de ello, cayeron ante Lakers. Ese verano enviaron a Penny a Nueva York

La vuelta de Steve Nash

En la agencia libre de 2004, los Suns se hicieron con un veterano Steve Nash que volvía a casa. La afición reacia a la contratación de un jugador veterano no bendijo el fichaje. Pese a ello, la asociación Nash con el entrenador D’Antoni fue esencial para el éxito. Con un récord de 62-20 en su primera campaña, Nash logró el MVP y Mike D’Antoni el premio al mejor entrenador del curso. A ese equipo histórico hay que sumar la presencia de Amar’e Stoudemire, el cual fue All-Star al igual que Shawn Marion. El éxito estaba asegurado, pero una vez más en playoffs volvieron a caer. Tras eliminar a Memphis y Dallas, no pudieron con San Antonio.

El siguiente año se mantuvo el bloque pero los problemas de rodilla de Amar’e y el traspaso de Joe Johnson motivaron a Nash a demostrar una versión superlativa. El base logró su segundo MVP, convirtiéndose en el segundo base después de Magic, en repetir galardón en temporadas seguidas. Pese a ello, la polémica estuvo servida pues Kobe, con mejores números, quedó lastrado por el récord de sus Lakers en la lucha por el MVP, en favor del canadiense quien había logrado 52 victorias. Duelo que se viviría en primera ronda de playoffs, donde los Suns eliminan a Lakers en siete partidos. Pero una vez más su carrera por jugar finales se vio lastrada tras perder ante Dallas.

 

Amar'e Stoudemire y Steve Nash l Foto: ESPN
Amar'e Stoudemire y Steve Nash l Foto: ESPN

En la 06/07, los Suns logran 61 victorias y Nash está cerca de llevarse su tercer MVP, pero esta vez fue el alemán Nowitzki el galardonado. Una temporada histórica pues tanto Nash como Stoudamire fueron elegidos en el mejor quinteto. A su vez Leandro Barbosa fue elegido mejor sexto hombre. Pero un año más su campaña en playoffs se vio perjudicada por la actuación de San Antonio en unas polémicas semifinales de conferencia donde un rifirrafe entre Nash y Horry perjudicó más al canadiense debido a una sanción mayor.

En 2007, se produce la selección de Rudy Fernández en el draft el cual fue traspasado a Portland. Ese año se produjo la llegada de Grant Hill, futuro jugador del salón de la fama. Con Steve Kerr como General Manager se produce un traspaso inesperado, pues Shaquille O’Neal llega a Arizona procedente de Miami. El legendario pívot en sus últimos años viviría una leve mejoría al curso siguiente, pese a ello no consiguieron el objetivo de playoffs. Después de cuatro campañas jugando postemporada, el perderse una suponía cambios y ellos no fueron muy fructíferos, pues se encontraban ante el final de una etapa donde los jugadores ya pasaban página. En 2009, después de caer ante Lakers en las finales de conferencia, Stoudemire no renovó y puso rumbo a Nueva York. Obligados a una reconstrucción, llegaron Turkoglu, Childress, Warrick, Gortat, Vince Carter y Pietrus.

La eterna reconstrucción

En 2012 tras un sing and trade, Nash firma con los Lakers. El traspaso del probablemente mejor jugador de la historia de los Suns motivó a un cambio de dinámica enfocada a una renovación más profunda. Llegaron Dragic, Beasley, Scola, Wesley Johnson entre otros. Firmaron la segunda peor campaña de la historia de Phoenix, tan sólo 25 victorias. El siguiente año, una leve mejoría tras la llegada de Jeff Hornacek supuso la consecución de uno de los hitos mas desgraciados de la historia NBA. Con 48 victorias, se convirtieron en el equipo con mejor récord que no logró clasificar a playoffs. 

En los siguientes años, lo más esperado para la afición de Phoenix es el puesto en el draft NBA. En 2015 seleccionan al jugador clave sobre el que están construyendo el futuro, Devin Booker en la 13º posición. En 2016 con una selección en la cuarta posición, los Suns eligieron a Dragan Bender. El año 2017 fue sentenciador, pues lograron el peor récord de la temporada lo que los recompensó con un número uno del draft. En 2018, DeAndre Ayton fue el elegido en una clase de draft donde pasaron de Doncic y Trae Young. A día de hoy, con un equipo donde prima la juventud, son Booker y Ayton los pilares para construir un futuro ligado al éxito.

Devin Booker y DeAndre Ayton l Foto: NBA.com
Devin Booker y DeAndre Ayton l Foto: NBA.com

Biografía realizada por Juan Guillermo Salas