Pione Sisto Ifolo Emirmija
Pione Sisto Ifolo Emirmija
Football Player
Soccer

Pione Sisto Ifolo Emirmija

1995 Kampala


Pione Sisto es un jugador de fútbol ugandés que actualmente participa en el FC Midtjylland de la liga danesa de fútbol.

Historia personal

Una pareja de Sudán del Sur corría escapando de la guerra civil que dejó más de 1.3 millones de fallecidos en su país. En medio del trayecto y de forma circunstancial, Pione Sisto nacía en Kampala, Uganda, un 4 de febrero del año 1995. Todavía con el miedo de que el conflicto armado hiciera peligrar sus vidas, el pequeño Pione emigró con su familia a Dinamarca, cuando él tenía tan solo 2 meses. Allí creció junto a sus 7 hermanos (uno de ellos, su actual representante), y empezó a aficionarse al balón.

Junto a su inseparable familia, Sisto se mudó a la ciudad danesa de Herning, lugar en el que empezaría a jugar al fútbol en el Tjorring, el equipo local. Pasaron unos años y al joven ugandés se le empezaron a ver detallitos de crack que gustaron a los ojeadores del gran equipo de la ciudad, el FC Midtjylland, por el que han pasado estrellas del fútbol como Rafael van der Vaart o Simon Kjær.

El gran debut

Sisto celebrando un gol. | Foto: FC Midtjylland.
Sisto celebrando un gol. | Foto: FC Midtjylland.

En el invierno de 2012, Pione fue llamado por el entrenador del primer equipo del Midtjylland para el partido contra el København (Copenhague). Y efectivamente, un jovencísimo y habilidoso chaval de 17 años debutaría el 2 de diciembre del 2012 en la Superliga danesa.

No fue hasta la temporada siguiente que nuestro protagonista se hizo con un sitio en el primer equipo, y hasta el 19/7/13 que anotó su primer gol como profesional, en un partido contra el Aarhus que difícilmente olvidará. La estrella estaba germinando. Ese mismo año se afianzó en la titularidad y percutió por la banda derecha del Midtjylland, anotando 6 goles en los 27 partidos que disputó y haciéndole ganar el premio al mejor jugador del año en la liga danesa. Al año siguiente, el Midtjylland ganaría el título de liga a manos de un Pione que anotaría 8 goles en 22 partidos, lo que hizo encender el radar  grandes equipos como el Ajax de Ámsterdam o el Real Club Celta.

Pione pasa a ser internacional

El jugador llevaba mucho tiempo soñando con vestir la camiseta de la selección de Dinamarca, pero, pese al gran nivel que demostraba, era algo imposible. Esto cambió en diciembre del 2014, cuando Sisto se hizo con la nacionalidad danesa. Un mes después, el 23 de enero de 2015, debutaría con la selección sub-21 anotando un hat trick en el amistoso contra el Dinamo de Bucarest. Sin duda había tumbado la puerta nada más llegar. Además, en uno de sus momentos más carismáticos, se debe mencionar el ritual que los padres del jugador escenificaron en la presentación de su hijo con la selección. No tiene desperdicio.

Ese mismo verano iba a disputar la Eurocopa sub-21 con el país escandinavo, sellando así su debut en partido oficial el 17/7 ante la República Checa, en el que anotó el gol de la victoria que culminaba la remontada en el minuto 84. Pione Sisto estaba de dulce. Unos pocos meses después de acabar el europeo, el atacante debutó con la selección absoluta de Dinamarca en un partido clasificatorio para la Eurocopa 2016.

La gran promesa danesa aterriza en las Rías Baixas

Finalmente, Pione Sisto decidió que coger las maletas rumbo a Vigo era la mejor opción cuando el Midtjylland se le empezó a quedar pequeño con tan solo 21 años. Y así fue. Sisto llegaba al Celta por unos 6.7 millones de euros convirtiéndose en la gran promesa del equipo.

Al principio Eduardo Berizzo no le dio muchos minutos, pero en una temporada en la que el conjunto celtiña jugaba 3 competiciones (Liga, Copa y UEL) había minutos para casi todos. Pione dio muestras de su calidad en sus primeros partidos de Europa League con la celeste, mostrando su calidad en el desborde, el 1 contra 1 y su gran punto de velocidad. Debutó en la primera jornada liguera ante el C.D Leganés y anotó su primer gol oficial contra el Espanyol en una jugada maradoniana. A lo largo de esa temporada fue enseñando otras virtudes como su gran disparo de media distancia, su visión de juego o su asociación con Iago Aspas, lo que le serviría, entre otras cosas, para ganarse el puesto en la banda izquierda.

El extremo izquierdo titular

Pione en las semifinales de UEL frente al Man Utd. | Foto: RC Celta.
Pione en las semifinales de UEL frente al Man Utd. | Foto: RC Celta.

Tras acabar la temporada, la afición del Celta clamaba por la titularidad del danés. Su competidor, Théo Bongonda, no demostraba grandes virtudes más allá de su velocidad, por lo que finalmente sería traspasado. Así, Pione Sisto dejaba de ser un revulsivo para convertirse en el titular indiscutible en su posición.

Comenzó a tener números de crack y a moverse como algo más que un extremo. Si bien es cierto que sus diagonales tras desequilibrio eran clave en partidos en los que el Celta estaba más atascados, Sisto comenzó a desarrollar sus habilidades subiendo el balón en transiciones ofensivas, combinando por dentro y regalando pases al delantero constantemente, lo que se convertiría en 6 goles y 9 asistencias. Todo esto hizo que a finales del temporada 17/18 sonara para las listas de su selección.

Punto y aparte en la vida de Pione: convocado para jugar el Mundial

Pione Sisto con la selección danesa. | Foto: DBUfodbold
Pione Sisto con la selección danesa. | Foto: DBUfodbold

Y efectivamente, Pione Sisto era uno de los 23 nombres que defenderían el escudo del combinado danés en el Mundial de Rusia 2018. Seguramente este haya sido el mayor logro deportivo de la carrera de Pione, pero, si le preguntásemos a él… ¿cuál sería su recuerdo? El extremo de origen ugandés fue uno de los jugadores más criticados tras la eliminación de Dinamarca de la Copa del Mundo, lo que nos dejó ver su mayor flaqueza: algo en la cabeza de Pione parecía descarrilar.

En posteriores declaraciones el mismo jugador admitió que entró en una profunda depresión por el aluvión de críticas que recibió. Era un chico joven que nunca había estado tan expuesto y, definitivamente, no supo lidiar con ello.

Tras el Mundial de Rusia, un nuevo Pione volvió a Vigo en busca de volver a enamorarse del fútbol. Pero jamás volvió a ser el mismo. Los ataques mermaron demasiado al jugador psicológicamente, lo que se tradujo en la pérdida de la titularidad, pasando a ocupar un rol secundario al de Sofiane Boufal.

Fuera del campo, empezamos a ver hábitos extraños en el danés. Comenzó con un reto de comer sólo fruta durante 21 días o sus post en el que enseñaba una especie de mucosa en un alarde de su manera de “depurar su cuerpo”. Inclusive, se llegó a decir que el club decidió internarlo un tiempo en la sede, ya que vivía solo y, en ocasiones, sentía que lo observaban y perseguían.

¿Volveremos a ver al mejor Pione?

Pione Sisto en el Ciutat de Valencia jugando contra el Levante. | Foto: LaLiga.
Pione Sisto en el Ciutat de Valencia jugando contra el Levante. | Foto: LaLiga.

La temporada 2019/20 ha sido como volver a empezar a jugar al fútbol para el danés. Comenzó jugando minutos residuales, mostrando un rendimiento paupérrimo propio de un cadete, pero con el paso de los meses consiguió volver a tener tiempo de juego. Cuando empezábamos a ver destellos de la calidad que atesora, surgió la pandemia del coronavirus y su consecuente parón del campeonato. En dicho parón y en pleno confinamiento, Pione decidió hacer una de las suyas poniendo rumbo a Dinamarca en un viaje de 3000 kilómetros en su coche, unas 27 horas de carretera.

Por si no fuera poco, al regresar de su país se negó a hacerse el test del COVID-19 que todos los jugadores realizaron, aunque finalmente acabó cediendo. Todo esto le supuso una multa del club y volver a perder los minutos de juego una vez más en el Celta de Vigo. Finalmente abandona la entidad celeste tras cuatro temporadas de altibajos, dejándonos un gol al Sevilla FC en el minuto 91 para sellar la victoria, algo importantísimo para la posterior permanencia del equipo en Primera División.

Regreso al Midtjylland

Pione Sisto vuelve a Dinamarca para jugar con el FC Midtjylland en una operación en la que el Celta recibe 3 millones de euros y se reserva un porcentaje de una futura venta. Sin duda, un movimiento que para el jugador se traduce en mayores oportunidades deportivas y, sobre todo, una forma de encauzar su cabeza rodeado de su familia.

Redactado por Pablo Iglesias Verdeal.

 

//