Rudy Fernández
Rudy Fernández
Basketball Player
Basketball

Rudy Fernández

1985 Palma de Mallorca


Rodolfo Fernández Farrés, “Rudy”, es un jugador de baloncesto que actualmente juega en el Real Madrid y en la Selección Española de baloncesto. Nacido en Palma de Mallorca el 4 de abril de 1985, juega en la posición de escolta y de alero y es uno de los jugadores más laureados de la historia del baloncesto español. Su palmarés cuenta con dos platas y un bronce olímpico, dos títulos de campeón del mundo y 3 veces ganador del Europeo en el plano de la selección. En cuanto a clubes, atesora 5 Ligas, 5 Supercopas, 6 Copas, 2 Euroligas, una Eurocup y una FIBA Eurocup.

Se define como un jugador con un enorme carácter y gran capacidad competitiva que desde muy pequeño destacó y se convirtió en uno de los mayores talentos del baloncesto en España.

Irrupción estelar con 18 años

Pese a haber saltado a la pista ya en la Liga ACB de la temporada 2001-2002 con el Joventut, el verdadero debut de Rudy tuvo lugar en la campaña 2003-2004 con la llegada al banquillo verdinegro de Aíto García-Reneses, entrenador que siempre ha destacado por apostar por los jóvenes. El joven alero mallorquín con la mayoría de edad recién cumplida se convirtió en un fijo de aquel Joventut que estaba vivo tanto en la liga doméstica como en Eurocup y se metió en la final de la Copa del Rey de Sevilla donde Fernández fue elegido el MVP a pesar de la derrota ante Baskonia en el partido por el título. Los promedios del canterano de la Penya se fueron hasta los 11 puntos en ACB y los 10 en Eurocup. Su rendimiento extraordinario le vale la convocatoria de la selección absoluta para los JJOO de Atenas 2004 donde Rudy debuta con la camiseta de España y lo hace con un buen papel pese a su juventud.

Tras una temporada debut sobresaliente, el alero balear mantiene sus promedios anotadores y reboteadores y comienza a establecerse como una figura de la Liga. Con un exhuberante físico y un cada vez mayor porcentaje de triples, Rudy se va convirtiendo en una de las estrellas del panorama internacional pese a no tener demasiados reconocimientos de manera individual.

La explosión de Rudy continúa en la temporada 2005-2006 donde el alero mallorquín se convierte en uno de los mejores jugadores del continente europeo, promediando 15 puntos y liderando al Joventut tanto en la Liga doméstica donde alcanzan las semifinales cayendo en el quinto partido ante el Real Madrid como en la FIBA Eurocup conquistada por el club badalonés con el balear como estrella y MVP de la Final Four que encumbra a los catalanes en esta competición europea tras imponerse al Khimki. En esa plantilla campeona ya figuraban nombres que iban a marcar una era en el baloncesto español como Ricky Rubio, Pau Ribas, Álex Mumbrú o Marcelinho Huertas.

En verano de 2006, Rudy forma parte de la plantilla con la que España se convierte en campeona del mundo tras derrotar en la Final del Mundial de Japón a Argentina, con el alero balear promediando unos 9 puntos por encuentro y siendo pieza clave en los esquemas de Pepu Hernández.

La campaña 2006-2007 significó su definitivo impulso hacia la élite del baloncesto nacional, logrando la designación en dos jornadas de Liga ACB como mejor jugador, entrando en el quinteto ideal y aumentando su aportación hasta los 13 puntos por encuentro. Además, es pieza clave de aquel Joventut que vuelve a caer por segundo año consecutivo en el quinto partido del Playoff de semifinales, esta vez ante Unicaja, que a la postre resultaría vencedor de ese título liguero y con 15,8 puntos por partido en su debut en Euroliga es reconocido como el mejor joven.

Rudy Fernández ya era una realidad en el baloncesto nacional e internacional y las franquicias NBA se fijan en él y en el Draft de 2007, es elegido por los Phoenix Suns que traspasan sus derechos a los Portland Trail Blazers, equipo al que Rudy se uniría en la temporada 2008-2009 completando un ascenso meteórico.

Antes, en su última campaña en España antes de embarcar a los Estados Unidos, Rudy despuntó en la Liga Endesa con un promedio de 19 puntos por partido, 6 nominaciones como mejor jugador de la jornada y 1 como jugador del mes, que le valieron para repetir presencia en el mejor quinteto y fue pieza clave del equipo que conquista la Copa del Rey siendo elegido el MVP del torneo.

https://www.youtube.com/watch?v=y66O_NtUDko

 En el plano europeo, el alero balear es el líder del equipo que conquista la Eurocup de 2008 tras derrotar en la final española al Girona y es elegido el MVP de la Final Four. En ese verano, Rudy disputa sus segundos Juegos Olímpicos en Pekín siendo parte fundamental del equipo que logra la plata perdiendo la final ante el combinado de EEUU con un enorme partido que se quedó en la retina de muchos aficionados y donde el propio alero mallorquín disputó un auténtico partidazo con acciones inolvidables como un mate sobre Dwight Howard o varios triples.

Carrera NBA nada despreciable

El paso de Rudy Fernández por la NBA se produce en cuatro temporadas desde 2008 hasta 2012, tres de ellas en Portland Trail Blazers y la última en Denver Nuggets, con un parón entre final de la temporada 10-11 y la 11-12 por el Lockout en la liga norteamericana, parón que aprovecha el alero mallorquín para fichar por el Real Madrid que sería su próximo equipo. En su estancia en Portland, Rudy firma unos números muy buenos, cercano a los 10 puntos por partido y entrando en el segundo quinteto de rookies en su primera temporada.

Además, saliendo desde el banquillo, el balear se convierte en un jugador importante en esos Blazers compartiendo equipo con otro español como Sergio Rodríguez que abandonaba la franquicia de Oregón tras esa temporada. Años después, volverían a coincidir en la selección y en el Real Madrid durante varias campañas.

En esas tres temporadas en Portland, el que fue elegido en el segundo quinteto de rookies fue parte importante del equipo que comenzaba a salir del hoyo donde se había metido en los últimos años después de haber intentado hacerse con el anillo. Los Blazers se metieron en Playoffs en las tres temporadas pero caían a las primeras de cambio. En el verano de 2011, el Lockout hizo que la mayoría de los jugadores de la NBA se establecieran en equipos europeos, entre ellos Rudy Fernández que recalaba en el Real Madrid por un periodo de tiempo de 3 meses donde dejaría muy buen recuerdo en la afición madridista. Pasado ese tiempo, Rudy vuelve a la NBA en este caso a Denver donde acaba la temporada 2011-2012, disputando 31 partidos y promediando 8,6 puntos que cierran su etapa en la mejor liga del mundo.

https://www.youtube.com/watch?v=mtHbrhCZ2fw

 

Madrid se convierte en su casa y cambia su juego a raíz de las lesiones de espalda

Rudy Fernández decide dar por acabado su ciclo en la liga norteamericana y vuelve a Madrid donde tan buenas sensaciones había dejado, firmando por tres temporadas. En esa primera campaña en la Casa Blanca, el alero balear aterriza como MVP de la Supercopa que se llevan los madrileños nada más arrancar la temporada. Sus números en competición doméstica se quedan en 11 puntos, mientras que en Euroliga se disparan cerca de los 14 tantos por encuentro y entra en el mejor quinteto. Con un físico brutal y una capacidad de liderazgo sobre la pista, el alero madridista se convierte en el jugador más espectacular de esa temporada, que finalizaría con el título liguero tras 5 partidos ante el FC Barcelona. En Euroliga, el sueño de la novena Copa de Europa se escapa, tras caer en la Final ante Olympiacos.

En su segunda campaña como blanco, Rudy consigue revalidar el título de la Supercopa y se hace con el triunfo en la Copa del Rey de Málaga tras un canastón de Llull en el segundo final. En cambio, el título de la Liga y el de la Euroliga se le escapan. La primera, en el quinto partido de la final ante el FC Barcelona y la Euroliga, en la final ante el Maccabi. En el plano individual, su anotación y su físico marcan diferencias en ambas competiciones, logrando cosechar dos nuevas presencias en el mejor quinteto tanto de Liga ACB como Euroliga.

La temporada 14-15 supuso el pleno absoluto de títulos para los de la capital que se hicieron con los 4 títulos en juego: Supercopa, Copa del Rey, Euroliga y Liga Endesa. Sus números además, se sitúan en 10 puntos por encuentro y cerca del 40% en triples. Se convierte en una pieza clave en el engranaje de Laso tanto en el apartado defensivo como en el ofensivo. La exuberancia física de años atrás se sustituye por un talento impresionante que le convierte en un jugador total, mejorando cada año en todas sus facetas. Además, es nombrado MVP de la Copa del Rey y entra en el segundo quinteto de la Euroliga.

En verano, en el europeo de 2015 de Francia, el papel de Rudy es clave en la Final frente a Lituania para la consecución del título europeo, pese a sus problemas de espalda que le obligan a retirarse y perderse algunos partidos de la temporada 2015-16. Se pierde cerca de varios meses entre ellos la Copa del Rey que conquistan los blancos, lo que le lastra para el resto de temporada y le obliga a cambiar en parte su juego, antes más basado en su físico, y que ahora empieza a basarse en su acierto en el triple y su gran versatilidad para defender exteriores rivales. La temporada concluye con el título de Liga Endesa como el único donde pudo actuar.

La temporada 16-17 se sitúa como el definitivo punto de inflexión entre el Rudy de los primeros años, dominante por su físico y sacando ventajas en ataque con un primer paso diferencial a un Rudy convertido en uno de los mejores defensores del viejo continente y consiguiendo anotar gracias a su acierto exterior, disminuyendo mucho sus intentos de ir hacia la canasta como antaño. Sus números bajan mucho y deja de promediar más de 10 puntos, bajando hasta los 6-7 de media pero su aportación en la cancha se dirige a otras facetas: rebote, defensa, recuperaciones, actividad, intensidad… esos intangibles que tanto aprecian los entrenadores y los aficionados y las estadísticas ignoran. En lo colectivo, el Real Madrid tan solo logra conquistar la Copa del Rey y caen en la final de la Liga Endesa ante Valencia y en la semifinal de Euroliga ante el que luego resultaría vencedor, el Fenerbahce.

La campaña 17-18 continúa ahondando en ese cambio de Rudy que se establece como un jugador de equipo, capaz de aportar en todas las facetas del juego, siendo un seguro para Laso para la consecución de los objetivos. El equipo madrileño conquista la Liga ante el Baskonia y la Euroliga ante el Fenerbahce, mientras que en la Copa del Rey, cae en la final ante el FC Barcelona. Con Luka Doncic como estrella, el papel de Rudy se convierte en aquel jugador que permite que los demás se luzcan y asume ese rol de jugador de banquillo tan importante para lograr títulos.

https://www.youtube.com/watch?v=NaK38bxp1co

Una vez Doncic toma rumbo a Dallas, los de Laso deben dar un paso al frente para volver a alcanzar los objetivos y sumar títulos, algo obligatorio en un Real Madrid acostumbrado a ganar. Junto con Campazzo (hipervínculo), Tavares, Randolph o Thompkins, Rudy aumenta sus prestaciones en la cancha y a sus 32 años vuelve a dar muestras de aquel jugador tan dominante en ambas partes de la cancha. Sin perder su gran capacidad defensiva, su aportación en ataque vuelve a aumentar hasta los 8 puntos por encuentro en Liga ACB y los 9 en Euroliga. El Real Madrid conquista la Supercopa ante Baskonia y la Liga ACB derrotando en la final al FC Barcelona en su cancha, pero cae ante los culés en la final de la Copa del Rey en el Wizink Center. En el verano de 2019, Rudy Fernández consigue como capitán de la selección española, el segundo título de campeón del mundo tras derrotar a Argentina. El papel del alero mallorquín es muy importante tanto dentro de la pista, con gran acierto en el lanzamiento exterior durante todo el torneo y aportando desde la defensa como fuera de la cancha, ejerciendo de capitán de un equipo que llegaba a la cita de China sin sus principales estrellas pero que acabó haciéndose con el campeonato.

La temporada 19-20 comienza de manera inmejorable para Rudy que consigue con el Real Madrid conquistar la Supercopa que da arranque a la temporada y la Copa del Rey en febrero donde sin embargo, su aportación es muy limitada debido a sus problemas físicos, aunque es un hombre clave en los planes de Pablo Laso, sobre todo en defensa pero también en ataque. Tras una temporada donde su aportación es muy dosificada ante tanta acumulación de partidos, Rudy es una pieza muy importante en el Real Madrid que aspira a volver a conseguir el pleno de la temporada 2014-2015. Rudy, además, ha renovado con el equipo blanco hasta 2022, por lo que seguirá vistiendo la camiseta del Real Madrid como mínimo hasta los 37 años.

//