Érase un adiós sin recompensa
Robben se despide de Holanda tras no conseguir clasificarse para el Mundial. Fuente: @OnsOranje (vía Twitter)

El extremo del Bayern Múnich comunicó tras el partido ante Suecia su decisión de renunciar a más internacionalidades con su país. Arjen abandona el barco dejando a la naranja mecánica en una situación muy delicada.

Los motivos del adiós de Robben

El atacante neerlandés puso fin el pasado martes a sus andanzas con la selección tras 96 encuentros de 'naranja' y tras haber anotado 37 goles. Los motivos de su despedida parecen obvios.

Robben era la única luz en un equipo repleto de sombras. Es por eso, entre otros motivos, por lo que el delantero ha forzado su abandono lo antes posible. El exdelantero del Real Madrid parecía frustrado ante la utopía que se le planteaba a su escuadra, algo que se confirmó tras concluir la fase de clasificación para el Mundial de Rusia. No conseguir la clasificación para Rusia 2018 era una losa demasiado pesada para Robben, por lo que finalmente ha decidido dar un paso al costado y concluir el famoso 'relevo generacional' de la selección de Holanda.

A esto se le suma la no presencia de su conjunto en la Eurocopa de Francia, por lo que el cansancio y el hartazgo del capitán se hacían evidentes. A todo esto hay que añadirle su edad, ya que Robben ya no es nada joven y se encuentra, más que probablemente, en sus últimos años al máximo nivel.

El capitán abandona el conjunto nacional en un momento complicado. Fuente: @OnsOranje (vía Twitter)
El capitán abandona el conjunto nacional en un momento complicado. Fuente: @OnsOranje (vía Twitter)

Una despedida agridulce

El talentoso zurdo del Bayern puso el broche a su carrera internacional tras completar un partido espectacular, especialmente en el primer periodo. Arjen Robben se salió, literalmente. Anotó dos goles (uno de penalti), siendo el segundo un auténtico trallazo desde fuera del área que sirvió para enloquecer a la grada y creer por un momento en un objetivo que finalmente no llegó.

Robben tuvo una destacada actuación, sí, pero finalmente no lo logró, no pudo llevar a su país a la copa del mundo. Es por eso por lo que se va con un sabor agridulce, ya que el desgaste que sufrió en la primera parte le impidió tirar el carro durante los segundos 45'. Pese a todo, se marcha de la selección con la cabeza muy alta, ya que mostró tras el choque en Amsterdam su conexión con la afición y con el cuerpo técnico.

Robben despidiéndose sobre el césped de su seleccionador, Dick Advocaat. Fuente: @OnsOranje (vía Twiter)
Robben despidiéndose sobre el césped de su seleccionador, Dick Advocaat. Fuente: @OnsOranje (vía Twitter)

Una trayectoria a gran escala

Arjen Robben hizo su debut el 30 de abril de 2003 en un partido amistoso con Portugal en el Philips Stadion de Eindhoven, cuando ingresó en el minuto 77 sustituyendo al extremo izquierdo Marc Overmars. Desde entonces y, hasta ahora, se ha erigido como una de las figuras de mayor referencia a nivel internacional, llegando a ser ahora mismo insustituible en su país.

Su primera oficialidad fue contra Austria en fase de clasificación para la Eurocopa de 2004. Precisamente fue Overmars quien le dio el testigo en el terreno de juego para que marcara su primer gol con la naranja mecánica. Fue ante Moldavia tras llevar apenas 20 minutos sobre el verde.

Fue en el año 2010 cuando más lejos llegó con la 'Oranje', ya que se plantó en la final del Mundial de Sudáfrica tras realizar un torneo sobresaliente. Sin embargo, pese a realizar un gran partido, Casillas estuvo inmenso e Iniesta culminó, dejando a Robben sin el máximo trofeo a nivel mundial.

Robben en la final del Mundial 2010. Foto: FIFA
Robben en la final del Mundial 2010. Foto: FIFA

Para el recuerdo quedará, precisamente, su revancha ante el combinado español, ya que en la siguiente edición mundialista se vengó de La Roja anotando un doblete y goleando por 1-5. España no se recuperó de ese resultado y acabó siendo eliminada del campeonato en la misma fase de grupos. Ese encuentro fue, probablemente, el mejor de Robben con su país.

VAVEL Logo