Major League Soccer: los orígenes
Montaje: Santiago Arxé i Carbona (VAVEL)

La Major League Soccer está viviendo su etapa más exitosa. Son muchos los factores que están ayudando a que el soccer esté creciendo a pasos agigantados y se cuele poco a poco entre las ligas más importantes a nivel mundial.

En un país con más de 324 millones de habitantes y cientos de grandes urbes, este deporte, antes considerado menor, ha ido haciéndose con un sitio en una sociedad en la que parecía difícil que se instaurase. Pero el espectáculo ha ido creciendo y con ello, un amplio número de factores que van de la mano con la competición. De manera exponencial, el número de equipos, la asistencia a los estadios, el seguimiento en medios de comunicación, han llevado a esta liga al punto actual.

Pero por encima de todo, hay algo primordial para que todo esto ocurra, y eso es el crecimiento del nivel futbolístico. El soccer en el país de las ‘barras y estrellas’ ha sufrido un cambio radical que ha permitido que cada vez se vean mejores jugadores queriendo unirse al ‘American Dream’.

Algo que parece inaudito es que una liga que apenas cuenta con un cuarto de siglo de historia, este consiguiendo recortar distancia con algunas competiciones que tienen décadas de disputas. La MLS es una liga que en estos pocos años ha sufrido varios cambios que la han llevado al punto en el que está, errores y aciertos con un mismo origen, un 4 julio.

Orígenes

Aunque parezca el argumento de una película ‘hollywoodiense’, la fecha más importante para los Estados Unidos, el Día de la Independencia, fue el mismo en el que la historia del soccer cambió en el país norteamericano.

El 4 de julio de 1988, la FIFA otorgó a los Estados Unidos la celebración del evento más importante del fútbol, la Copa del Mundo. Pero esta elección guardaba un acuerdo. En un país sin tradición futbolística, el máximo responsable de este deporte decidió conceder este importante evento con la premisa de crear una liga de primer nivel, tras varios intentos fallidos. Fue así como apareció por primera vez la Major League Soccer.

Pele con NY Cosmo (thesefootballtimes.com)

El soccer en los Estados Unidos llegaba tras unos años de absoluto ostracismo. La histórica North American Soccer League (NASL) que en la década de los 70 vivió su etapa dorada con históricos como New York Cosmos, Seattle Sounders o Tampa Bay Rowdies, tuvo que cesar sus actividades en el año 1984. El exotismo de una competición que acogió los últimos años de vida futbolística de históricos como Pele, Franz Beckenbauer o Johan Cruyff, finalizó después de que los equipos fueran poco a poco desapareciendo ante un deporte que comenzaba a perder fuerza contra los cuatro grandes estadounidenses.

Esta circunstancia obligó a los máximos dirigentes del soccer estadounidense a buscar una solución para tratar de resurgir este deporte. Y qué mejor que acoger el máximo torneo a nivel mundial, para tratar de demostrar que la sociedad estadounidense si gustaba del fútbol. Esta Copa del Mundo significaría un gran escaparate y una oportunidad que no podían desaprovechar.

Primeros pasos

Durante muchos años, al mismo tiempo que se organizaba la FIFA Copa del Mundo, la Federación Estadounidense de Fútbol, (USSF) trabajó para cumplir la promesa realizada al máximo responsable de este deporte, crear una liga profesional.

La primera oficialidad sobre esta competición llegó en 1993, cuando la federación anunció la creación de la Major League Soccer. Un año antes de la disputa de la Copa del Mundo, la liga ya era un proyecto encima de la mesa sobre el que habría que comenzar a trabajar.

La idea inicial fue que la MLS viese la luz a los pocos meses de la disputa del torneo internacional, tratando de aprovechar la estela de euforia creada y el seguimiento captado en ese tiempo. Los primeros meses de 1995 sería la fecha de inicio para la competición estadounidense, en la que 12 serían los equipos que comenzasen a disputarla. Pero unos retrasos anunciados unos meses antes hicieron que la MLS tuviese que esperar un año más.

Finalmente, en 1996, comenzó un sueño que a día de hoy se ha convertido en una realidad. Un monstruo dormido que puede convertirse en una de las mejores ligas de mundiales.

Varias fueron las potenciales ciudades que fueron candidatas para acoger un equipo en esta MLS, pero finalmente diez consiguieron iniciar este sueño. Columbus Crew, DC united, New England Revolution, New York/New Jersey MetroStars, Tampa Bay Mutiny, Colorado Rapids, Dallas Burn, Kansas City Wiz, Los Angeles Galaxy y San Jose Clash.

Octavilla con las potenciales ciudades para acoger equipo -tachados los que en la acualidad poseen uno (@MLSist)

Estos diez equipos durarían pocas campañas ya que poco a poco se vería un gran movimiento de franquicias, que con el transcurso de los años han llegado a las 23 de la actualidad y a las potenciales 28 que la competición quiere tener para mañas allá de la temporada 2020.

Diez históricos para empezar

Estos equipos será para siempre recordados como los primeros héroes que se arriesgaron a acoger un deporte que se encontraba dando sus primeros pasos a nivel profesional.

Colorado Rapids. Un Estado montañoso en el que existen una gran cantidad de tíos que circulan rápidos y libres, algo que los aficionados quisieron que fuese el fútbol de su equipo. El conjunto de las ‘Montañas Rocosas’ fue uno de los peores equipos de la competición durante los primeros años, ya que en su temporada inaugural finalizó en la última posición de la tabla clasificatoria.

Columbus Crew. La ciudad de Columbus tiene la imagen de ser una urbe de trabajadores de la América Media, lo que representarla con un grupo de obreros era la mejor opción. Con ello se quiso representar esos datos demográficos y ser uno de los clubes más trabajadores de la competición. Sus inicios no fueron sencillos, pero poco a poco fue creciendo en importancia hasta ser uno de los líderes en el Este.

Dallas Burn (FC Dallas). Un mustang escupiendo fuego fue la máxima representación de la potencia y velocidad en los incontables yacimientos petrolíferos de las tierras texanas. La calidez de la región y los aficionados buscó ser una representación más de este equipo. Desde sus inicios fue un equipo que trató de perseverar en el descubrimiento de nuevos futbolista que ayudasen llevarle a lo más altos.

DC United marcó una época en la MLS

DC United. El equipo más grande de los primeros años de la competición. Situado en la Capital Federal del país, tomó el mayor símbolo existente, el águila. Libertad y fuerza para un equipo que marcó los primeros capítulos de la historia de la MLS. Todo ello de la mano del mejor entrenador que ha dado el país, Bruce Arena.

Kansas City Wiz (Sporting Kansas City). No existe conexión entre la ciudad y el nombre por el que todavía a día de hoy se conoce al equipo. El nombre pudo ser tomado de la obra ‘The Wizard of Oz’ y los colores del arco iris que vestían sus primeras camisetas, de la canción más conocida de dicho musical, ‘Somewhere over the rainbow’. Este club fue fundado por un personaje histórico del soccer estadounidense como Lamar Hunt y que con el paso de los años ha ido convirtiéndose en uno de los mejores equipos de la competición.

Los Angeles Galaxy. No pudo haber mejor denominación para el equipo de la ‘Ciudad de las Estrellas’. Con Hollywood a sus pies, la galaxia se ha ganado con el paso de los años ese nombre, convirtiéndose en la actualidad en el mejor equipo de la competición, con cinco títulos de campeón.

New England Revolution. El más clásico de los equipos, todavía mantiene el nombre y el escudo desde el día de su fundación. Un claro tributo a los patriotas que pelearon más de dos siglos en la Guerra de la Independencia. Es uno de los equipos que peor suerte ha corrido desde su fundación ya que ha perdido todas las finales que ha disputado.

New York/New Jersey MetroStars (New York Red Bulls). ‘The Empire of Soccer’. Como todo en la ciudad que nunca duerme, tanto el escudo como el logo intentó representar con fiabilidad el significado de la capital del Mundo. A pesar de ser uno de los equipos más representativos de la competición y uno de los que mayor seguimiento posee, todavía posee la espina clavada de no haber conseguido proclamarse como el mejor equipo de la competición.

San Jose Clash (San Jose Earthquakes). El conjunto californiano buscó tener un impacto inmediato en la competición. Con un escorpión trató de representar su letal ataque y defensa en la confrontación, Sin embargo, este equipo fue el que más cambios ha sufrido en la competición desde su fundación.

Tampa Bay Mutiny. El único equipo desaparecido de los fundadores. A pesar de la ubicación y el nombre el clara referencia a la rebeldía en alta mar, se eligió un logo totalmente diferente, que representaba los desconocido, aquello que va más allá del espacio… un soccer de ‘cuarta dimensión’. A pesar que el equipo logró proclamarse campeón de la Supporter´s Shield en una ocasión, terminó por cesar en su actividad.

Las primeras estrellas

Con los equipos ya presentados, quedaba lo más importante para que este deporte comenzase a funcionar, los futbolistas. La competición quiso apoyarse en el escaparate creado unos años antes con la Copa del Mundo para atraer a varios de los mejores jugadores a nivel internacional que disputaron ese torneo.

Primero jugadores de la MLS (si.com)

Pero la liga estadounidense tenía que tener a los mejores jugadores de su país. Además de intentar incorporar a futbolistas con una experiencia internacional, que diesen visibilidad a la competición, la gran mayoría de jugadores que formaron la Selección Nacional de los Estados Unidos en la Copa del Mundo de 1994, también se unieron a ‘su’ competición.

Primeramente, a los equipos se les dio la posibilidad de incorporar a cinco futbolistas en los que se conoció como Major League Soccer Inaugural Allocations. Fue en esta primera fase en la que llegaron la gran mayoría de los mejores futbolistas que disputaron la primera MLS, comenzado con la primera elección, que fue el estadounidense Tab Ramos. Carlos Valderrama, Jorge Campos, Marco Etcheverry o Roberto Donadoni , fueron algunos de los nombres que aparecieron en esta fase, a los que se le unieron los internacionales estadounidenses Alexi Lalas, Ian Harkes, Marcelo Balboa o Eric Wynalda.

EQUIPO JUGADORES
Colorado Rapids Marcelo Balboa, Shaun Bartlett, Dominic Kinnear, Roy Wegerle
Columbus Crew Brian Bliss, Doctor Khumalo, Brian Maisonneuve, Adrián Paz
Dallas Burn Leonel Álvarez, Washington Rodríguez, Hugo Sánchez, Mark Santel
DC United Jeff Agoos, Marco Etcheberry, John Harkes, Juan Berthy Suárez
Kansas City Wiz Frank Klopas, Preki, Mike Sober, Vitalis Takawira
Los Angeles Galaxy Dan Calichman, Jorge Campos, Mauricio Cienfuegos, Eduardo Hurtado
New York/New Jersey MetroStars Roberto Donadoni, Tony Meola, Tab Ramos, Damian Silvera
New England Revolution Mike Burns, Giuseppe Galderisi, Alexi Lalas, Jim St. Andre
San Jose Clash John Doyle, Michael Emenalo, Ben Iroha, Eric Wynalda
Tampa Bay Mutiny Cle Kooiman, Roy Lassiter, Carlos Valderrama, Martín Vásquez

Tras esta primera parte en la elección de jugadores, llegó el primer Draft en la historia de la MLS. Conocido como MLS Inaugural Player Draft, fueron 16 rondas en las que los diez equipos ‘emeleseros’ completaron sus plantillas. Estos futbolista llegaron de algunos clubes europeos, pero sobre todo fueron elegidos futbolistas que jugaban en las divisiones inferiores del soccer estadounidense.

Algunos de los nombres más conocidos y que más repercusión tuvieron con el paso de los años, fueron Raúl Díaz Arce, Peter Vermes, Jason Kreis, Frankie Hedjuk o Giovani Savarese. Algunos de estos futbolistas de por aquel entonces, son ahora técnicos de primer nivel que han dirigido o dirigen clubes de la MLS.

Notables diferencias y primeros problemas

La Major League Soccer en su temporada inaugural de 1996 no fue la misma que la actual. Ya no por el número de equipos, por los estadios específicos que inundan la competición o en nivel futbolístico.

Con la primera MLS, la liga experimentó con las normas de este deporte, en algo que se conoció como la ‘Americanización’. Estas salieron de competiciones antiguas y/o menores como la NASL, NCAA o High School Soccer, siendo las más significativas:

- En lugar que el crono fuese desde el minuto 1 hasta el 90, la MLS optó por contar hacia atrás desde el minuto 45 en ambas partes. El tiempo no era corrido y en los momentos en los que el balón no estaba en juego, este se detenía.

- Los encuentros nunca finalizaban en empate y siempre se trataba que uno de los equipos lograse la victoria.

- Para decidir qué equipo ganaba en caso de empate, se llevaban a cabo unos penaltis al más puto estilo hockey sobre hielo. El jugador comenzaba su carrera a 32 metros de la portería y tenía cinco segundos para llegar a portería y definir. El portero no estaba obligado a quedarse bajo los tres palos y el encargado de ejecutar esta ‘pena máxima’, no podía regatearle.

- El equipo que ganaba un encuentro que se decidiese en estos penalti ‘shootout’, sólo recibían un punto en lugar de los tres por haber conseguido una victoria regular.

- El terreno de juego era más pequeño que el utilizado en el resto de las competiciones a nivel mundial. Las dimensiones mínimas fueron de 45,72 x 65,83 metros, en comparación con las 64 x 100 metros en la actualidad.

Otro de los cambios más significativos que se han visto ha sido en los estadios y su afluencia. Cuando comenzó la competición, todos los estadios eran sede de equipos de fútbol americano, con un aforo en su gran mayoría por encima de los 60.000 espectadores. Una cifra muy alta para un deporte que estaba comenzando.

Esta circunstancia llevó a que en la primera temporada se viese unos estadios casi vacíos, con una afluencia de público muy pobre. La competición entonces comenzó a replantearse el tema de los estadios hasta que finalmente, en 1999, vio la luz el primer estadio específico para que se disputasen partidos de soccer. Este no fue otro que el actual MAPFRE Stadium en donde juegan sus encuentros el Columbus Crew SC.

8 de abril de 1996, la historia comienza a escribirse

Una calurosa tarde del mes de abril recibió el primer partido de la historia de la MLS, en un Spartan Stadium de San Jose, lleno hasta la bandera. El escenario recordó a lo vivido años atrás con la celebración de la Copa del Mundo.

El conjunto local, San Jose Clash, recibía a un DC United sin saber que este partido marcaría el inicio de algo muy grande. La instauración de un deporte profesional en un país. Durante la gran mayoría del encuentro, el conjunto californiano fue muy superior a su rival, aunque no supo aprovechar las ocasiones.

Celebración del gol de Wynalda (foxsports.com)

A falta de pocos minutos para el final del encuentro, apareció uno de los héroes de la Selección Nacional de Estados Unidos en el Mundial para dejar su nombre grabado en letras de oro en la historia de la competición. Eric Wynalda se hizo con un balón ligeramente escorado en banda, y tras una acción individual en la que encaró portería, disparó y mandó el balón lejos del alcance del guardameta, consiguiendo así el primer gol en la historia de la MLS.

Este fue el inicio de una competición que en los primeros años de historia, dejó varios recuerdos imborrables en la memoria de todos los aficionados.

Dinastía DC

En los primeros años de la Major League Soccer se comenzó a ver uno de los mejores equipos en la historia de la competición, que a día de hoy muy pocos han conseguido igualar su hazaña. El conjunto de la capital del país, DC United, consiguió proclamarse campeón en tres ocasiones durante las cuatro primeras temporadas, siendo el primer equipo en conseguir la MLS Cup en 1996.

DC United levanta la MLS Cup 1997 (dcunited.com)

Un equipo muy sólido dirigido por aquel entonces por el que ahora es una leyenda viva del soccer estadounidense, Bruce Arena. Un bloque que se mantuvo prácticamente inamovible durante los primeros años, donde los estadounidenses Jeff Aggos y John Harkes enarbolaban la bandera de los ‘Black & Red’. Con ellos, una serie de auténticos ‘guerreros’ del fútbol sudamericano que también acabarían haciendo historia como el ‘récord-man’ del equipo, Jaime Moreno. El futbolista boliviano continúa siendo en la actualidad el jugador con más partidos, el máximo goleador o el máximo asistente. A él habría que añadirle algunos nombres como uno de los futbolistas más determinantes en la historia de la MLS, el ‘Diablo’ Etcheberry o Raúl Díaz Arce.

Durante cuatro años dominaron el soccer estadounidense, viéndose superados únicamente en la temporada 1998. Aunque para ellos ese no fue un mal año, ya que consiguieron proclamarse campeones de la CONCACAF Champions League, siendo uno de los dos conjuntos ‘emeleseros’ en haber levantado este título.

Tras conseguir su segunda MLS Cup en 1997, el que fue hasta ese momento su entrenador Bruce Arena, salió del equipo para hacerse cargo de la selección nacional. Este hecho no cambió la perspectiva del equipo que contrató a Thomas Rongen, con quien en 1999 conseguiría levantar su tercer título de campeón, tras ganar a Los Angeles Galaxy.

Tuvieron que pasar cinco años más para ver al conjunto de la capital del país volver a levantar una MLS Cup al cielo de los Estados Unidos, encumbrándole en aquel entonces como el mejor equipo de la competición.

Baile de franquicias

En los primeros años de competición muchos inversores y ciudades vieron en este deporte su posibilidad de crecimiento, y desde el segundo año, se comenzó a ver cambios de equipos, incorporaciones y desapariciones, que no dejó demasiada estabilidad.

A los diez primeros equipos fundadores de la competición anteriormente señalados, se les unió en 1998 dos nuevas franquicias más. Miami Fusion y Chicago Fire. Dos equipos que por circunstancias diferentes, dejarían su nombre grabado en la historia de la competición.

Valderrama con Miami Fusion (thenewtropic.com)

Dos fueron los años en los que la competición se mantuvo con 12 equipos, viéndose sólo una pequeña variación. Los que hasta ese momento fueron San Jose Clash, en 2000 cambiaron su nombre a San Jose Earthquakes, en claro homenaje al equipo que en la década de los 70 disputó la NASL.

No fue hasta un año después, al finalizar la temporada 2001, cuando la competición vio como uno de sus equipos fundadores y otro de los incorporados con posterioridad desaparecían. La liga pasaba por dificultados económicas, teniendo pérdidas de cientos de millones. La mala afluencia a los estadios y la mala situación financiera llevaron a la competición a tener que recortar gastos en los salarios.

A principios del año 2002, la Major League Soccer anuncio que las dos franquicias de Florida, Miami Fusion y Tampa Bay Mutiny, cesaban sus operaciones a causa de los problemas financieros. Esto significó un duro varapalo para el soccer en el Estado de Florida, que tuvo que esperar 14 años para poder disfrutar nuevamente de este deporte en sus estadios.

Este cambió llevó al sistema de organización actual, ya se eliminó la Conferencia Central y la competición pasó a gestionarse con una Conferencia Este y una Conferencia Oeste. Comenzarían con cinco equipos cada una.

La escuela latina

En sus primeros años, la Major League Soccer buscó apoyarse en un fútbol que estaba en total auge, el sudamericano. Muchos de los mejores jugadores a nivel mundial, que se encontraban en los últimos años de su carrera como profesional, eran el reclamo perfecto. Un efecto llamada que creció con el paso de los años.

Nombres como el ‘Pibe’ Valderrama, Jaime Moreno o Jorge Campos, abrieron el camino a muchos futbolistas que poco a poco fueron viendo la MLS como un destino para acabar a la su carrera y ayudar a la competición a retroalimentarse. Muchos de estos fueron considerados como los jugadores más valiosos de la competición durante su estancia.

Jorge Campos con la camiseta del Galaxy (lasillarota.com)

Con el paso de los años, esta escuela creada por los históricos futbolistas se mantiene, pero ha variado. Los jugadores latinos ya no llegan en el apogeo de sus carreras, es en este momento cuando ven a la liga como un trampolín para lanzar sus carreras y que les ayuden a mejorar. De esta manera, la MLS abandona ese efecto llamada para atraer al público con grandes nombres, sino que ahora los intenta conquistar por el juego de estos futbolistas.

Un récord inédito

Los primeros años de la Major League Soccer dejaron varios recuerdos y récords que a día de hoy no habido nadie que haya podido igualar.

El más significativo fue la victoria de Chicago Fire en la MLS Cup de 1998 en su primera temporada en la competición. Con un claro favorito como DC United, el conjunto de Illinois, de la mano de Bob Bradley, consiguió realizar una hazaña histórica. Pero no todo acabó ahí, la hazaña del Fire fue más allá, consiguiendo esa misma temporada proclamarse campeón de la U.S. Open Cup.

Con un equipo formado por jóvenes talentos del soccer estadounidense como Chris Armas o Zach Thornton, y veteranos jugadores europeos como Piotr Nowak o Roman Kosecki, dieron un golpe encima de la mesa demostrando un juego muy alegre y efectivo.

20 años han pasado desde que Bob Bradley consiguiese esa hazaña y esa ahora el mismo entrenador, con Los Angeles FC, lleva el mismo camino para repetirlo, ¿lo conseguirá?

Mucho ha cambiado desde que en 1996 el balón comenzase a rodar en la novedosa Major League Soccer. Unas diferencias que le ha permitido ser una competición aún mejor y que seguro que con el paso del tiempo, conseguirá ser una liga puntera a nivel mundial.

VAVEL Logo