Dempsey, adios vaquero

Uno de los símbolos del soccer estadounidense a colgado las botas y ha dejado huérfano a un país que vibró con sus goles y sus títulos. Pero el legado de este futbolista es mucho mayor de lo que sus números demuestran. Un ídolo que como los grandes, se va en lo más alto.

Dempsey, adios vaquero
Clint Dempsey, adiós vaquero || Imagen: Santiago Arxé

¡Adiós Vaquero!

Podría ser el final de un western de sobremesa, de la época de Clint Eastwood o John Wayne. Pero nada más lejos de la realidad. Uno de los texanos más influentes ha decidido que ha terminad una etapa, un proyecto que le llevó a ser uno de los mejores en su campo, soccer. Clint Dempsey, uno de los futbolistas más importantes de su país en la última década, ha decidido que es el momento de dar un paso a un lado.

"Después de pensarlo mucho, mi familia y yo hemos decidido que este es el momento adecuado para alejarme del fútbol", dijo Dempsey. "Me gustaría agradecer a todos los compañeros de equipo, entrenadores y personal de apoyo con los que he trabajado durante toda mi carrera. Siempre ha sido mi sueño hacerlo como profesional. Estoy agradecido de haber estado en este viaje. Me gustaría agradecer a todos los aficionados que me han apoyado a lo largo de mi carrera con New England Revolution, Fulham, Tottenham, Seattle Sounders y la Selección Nacional de los Estados Unidos. Ustedes siempre me han hecho sentir como en casa, y es algo que siempre recordaré”.

Considerado en el Top 3 de futbolistas en la historia estadounidense, el delantero texano de Nacogdoches (Texas) ha desarrollado su carrera y goleado en los mejores campos de Inglaterra y Estados Unidos. Dempsey consiguió triunfar en un campo en el que muchos de sus compañeros no lo lograron, Europa.

thestar.com

Pero más allá del fútbol europeo, el delantero consiguió marcar una época en la MLS y en su club Seattle Sounders FC. Desde que llegó al conjunto de la ‘Ciudad Esmeralda’, Dempsey se convirtió en un referente para el equipo y la afición. 

El estadounidense comenzó a escribir una historia llena de buenos y malos momentos, que tuvo como momento culmen de la novela, la victoria en la MLS Cup 2016. Pero esta historia comenzó a escribirse una década antes, en 2004, cuando un joven jugador  fue seleccionado en la octava posición por New England Revolution en el MLS SuperDraft de 20014. Un Draft en el que la primera selección fue el controvertido Freddy Adu.

Previamente, el delantero defendió la camiseta de los Paladins de Furman University en la NCAA, jugando un total de 62 partidos. En este período anotó 17 goles y concedió 19 asistencias, que le valieron para ser invitado por la MLS para su SuperDraft.

El impacto del futbolista en su nuevo club pasó a ser inmediato. En su primera temporada logró disputar una gran cantidad de partidos como titular, anotando siete goles y siendo galardonado finalmente como el MLS Rookie del Año 2004. Este año le puso en el camino de lo que vendría en el futuro. A partir de ese momento se consolidó como un jugador de presente y futuro para la liga y la Selección Nacional de los Estados Unidos. Ayudó a su equipo a llegar a dos finales de la MLS Cup en 2005 y 2006 con idéntico final, derrota. Pero estos resultados le ayudarían para alcanzar la cima del éxito en los siguientes años.

Salto a Europa

La Major League Soccer comenzaba a quedarse pequeña y Demspey necesitaba un nuevo desafío. Es en este punto, cuando apareció el Fulham FC de la English Premier League. Los ‘Cottagers’ decidieron hacerse con el futbolista estadounidense, firmándolo por $4 millones, siendo así el traspaso más caro de la época por un futbolista de la MLS. El texano se unía de esa manera a un club que ya contaba con norteamericanos como Brian McBride o Carlos Bocanegra.

Pero su llegada y posterior adaptación no fue sencilla. En su primera temporada, el delantero sólo disputó 10 partidos, pasando por un período de aclimatación que le obligó a tener un papel secundario. Esta circunstancia hizo que Dempsey anotase un gol.

dhakatribune.com

En la siguiente temporada, el delantero comenzó contando con pocos minutos, pero la lesión de su compatriota McBride le abrió la puerta de la titularidad. Dempsey no desaprovechó la oportunidad y a base de goles, consiguió consolidarse en el conjunto de los ‘Cottagers’ y renovar su contrato al finalizar la temporada. A partir de entonces, cada año que transcurría los números del delantero fueron mejorando.

En la temporada 2010-11, Clint Dempsey se convirtió en el mejor futbolista del Fulham. Disputó más de 40 partidos en los que anotó 13 goles, convirtiéndose en el estadounidense que más goles marcó en la historia de la Premier League con diez. Eso le llevó a ser también galardonado como el máximo goleador del equipo en esa temporada.

En el siguiente año, el delantero estadounidense realizó el que fue sin lugar a duda, su mejor temporada en la Premier. En prácticamente los mismos encuentros que en la anterior temporada, consiguió anotar 23 goles, jugando en varias competiciones tanto nacionales como internacionales. Nuevamente se convirtió en el máximo goleador del equipo y en el mejor jugador por segunda vez consecutiva.

Fue así como le llegó la mejor oportunidad de su carrera. Uno de los clubes más importantes de Inglaterra, el Tottenham Hotspur FC firmó al delantero estadounidense, comenzando así la leyenda del 2. Ante la imposibilidad de vestir los dos números que hasta el momento lucia (23 en el Fulham y 8 en los USMNT), se decantó por tomar el 2. Un número atípico para un delantero pero que Dempsey ya vistió en Furman University. Durante una temporada defendió la camiseta de ‘Spurs’, anotando doce goles y ayudando a su equipo a llegar hasta los Cuartos de final de la UEFA.

Una nueva era

Agosto de 2013 es y será una fecha recordada para el delantero estadounidense. Clint Dempsey volvía a la Major League Soccer para incorporarse a Seattle Sounders. El delantero se convertía en la piedra angular de un ambicioso proyecto que buscaba proclamarse campeón de la MLS Cup en el menor tiempo posible. Firmó como segundo Designated Player de la plantilla, tras Obafemi Martins, pero su rendimiento comenzó a verse a partir de la siguiente temporada.

Dempsey fue convirtiéndose en un referente de la MLS y los USMNT

2014 comenzó con el futbolista cedido al Fulham durante el período de off season de la MLS, buscando recuperar ritmo para la temporada que comenzaba en Norteamérica. Conforme fue transcurriendo el año, Dempsey se convirtió en una pieza clave en el equipo entrenado por Schmid. En total fueron 31 partidos en los que anotó 17 goles que ayudaron a su equipo a lograr la Supporter´s Shield y la Lamar Hunt U.S. Open Cup. La temporada quedó ‘manchada’ por su eliminación en la final de conferencia de la MLS.

La siguiente temporada fue algo más convulsa. El equipo no terminaba por carburar y Dempsey comenzó a sufrir lesiones que le llevaron a perderse varios partidos. Sólo jugó 24 partidos aunque logró anotar 12 goles.

Del infierno al cielo

El 2016 es sin lugar a duda el más importante para el futbolista de Texas.  En ete año, Dempsey logró pasar del peor momento de su carrera a la mayor gloria alcanzada. Comenzó nuevamente siendo uno de los mejores jugadores del equipo, titular indiscutible y marcando goles que mantuvieron al equipo en puestos cómodos de la clasificación.

Pero en el último tramo de la temporada, una dolencia truncó las esperanzas del jugador y el equipo. A Dempsey se le fue detectada una arritmia en el corazón que le obligó a abandonar los terrenos de juego lo que restaba de temporada. Un duro golpe que sin embargo, espoleó a sus compañeros para lograr algo histórico, ganar la MLS Cup.

A pesar de no disputar ninguno de los partidos en esta parte vital de la campaña, Dempsey siempre estuvo presente y muchos de sus compañeros no dudaron en dedicar este histórico trofeo al jugador.

Este duro palo para el delantero no le impidió seguir con su objetivo, jugar al fútbol. A pesar que muchos trataron de aconsejarle de no seguir jugando al máximo nivel, Dempsey declinó y desde el primer momento que pudo, se calzó las botas y comenzó su recuperación.

La luz al final del túnel

2017 no fue una temporada sencilla para el jugador. Comenzó la temporada con a gran noticia de su recuperación, ya que en los primeros meses, el club anunció que el futbolista estaba listo para iniciar la campaña de manera óptima.

"Pude progresar y trabajar constantemente en mi condición física y asegurarme de que todo avanza en la dirección correcta", dijo Dempsey. "Comenzó despacio y tuve que mejorar y seguir trabajando, pero ahora siento que estoy acercándome al final de mi recuperación”.

prensa.com

Finalmente el futbolista volvió a debutar con el equipo en la primera jornada de la Major League Soccer 2017 ante Houston Dynamo. Además esta vuelta no pudo darse en mejor condiciones, ya que Dempsey hizo lo que mejor se le da, marcar goles. A pesar de que su equipo cayese derrotado, el delantero anotó el gol para ellos.

Los Sounders no comenzaron bien la temporada, a pesar de la vuelta del futbolista estadounidense. Junto al joven Jordan Morris, formó una de las mejores duplas ofensivas, que con el paso de las semanas consiguió llevar a la franquicia ‘esemeralda’ a los puestos más altos de la competición. En total fueron 29 partidos en los que anotó 12 goles.

Seattle fue poco a poco y llegó a la final de la MLS Cup en ese mismo año. Contra el mismo rival, los Sounders trataron de revalidar su título, pero cayeron derrotadas. A pesar de este final, Dempsey logró el reconocimiento como MLS Regreso Del Año 2017.

Entonces comenzó la que sería la última temporada del delantero estadounidense. Fue titular en las primeras temporadas, disputando 14 partidos en los que anotó un gol, mediada la misma, sufrió un duro varapalo. Dempsey comenzó a sufrir una gran cantidad de lesiones que le llevaron a apartarse poco a poco del equipo.

Con las barras y estrellas por bandera

La Selección Nacional de los Estados Unidos no podría entenderse en la última década sin los goles del delantero texano.

Comenzó su andadura con el combinado de las ‘barras y estrellas’ en la categoría Sub-20, disputando la Copa del Mundo en 2003. Compartió selección con jugadores como Mike Magee, Drew Moor, Ricardo Clark o su compañero de equipo, Eddie Johnson. 

Su primera convocatoria con los USMNT llegó en el siguiente año, debutando en el partido que les enfrentó a Jamaica para la clasificación a la Copa del Mundo 2006. A partir de ese momento, Dempsey se convirtió en un fijo en todas la convocatorias de Estados Unidos hasta su retirada.

sounderatheart.com

Su primer gol no tardó en llegar. Se dio al siguiente año en debutar, en un partido frente a Inglaterra, en su sexta convocatoria. Unos meses después, Dempsey formó parte del combinado estadounidense que disputó la CONCACAF Copa de Oro que se proclamó campeón al vencer a Panamá en la final.

Desde ese año comenzó una exitosa carrera que le llevó a proclamarse nuevamente campeón de la CONCACAF Copa de Oro 2007 y 2017. Aunque no con el mismo éxito, Dempsey también participó en la Copa Confederaciones 2009 en el que el combinado estadounidense finalizó como subcampeón, tras caer derrotado por Brasil. Sin embargo, la gran actuación de los USMNT se dio en las semifinales al eliminar al que en principio llegaba como favorito, la Selección Española.

El delantero también formó parte de las convocatorias estadounidenses en las Copas del Mundo de 2006, 2010 y 2014, siendo pieza importante en Sudáfrica. El conjunto de las ‘barras y estrellas’ cuajó su mejor actuación de los últimos años, pese a caer eliminada en Cuartos de Final ante Ghana.

Su último torneo con la Selección Nacional de los Estados Unidos fue CONCACAF Copa de Oro 2017 en la que entró para disputar la fase final, donde el seleccionador realizó varios cambios.

ussoccerplayer.com

En total, el delantero de Texas ha disputado un total 141 partidos en los que anotó 57 goles. Esto le ha colocado como el tercer jugador con más partidos disputados, detrás de Cobi Jones y Landon Donovan, además del máximo anotador de la selección con el mismo número que el Capitan America.

Con este historial, el que para muchos es considerado como el futbolista más relevante de los Estados Unidos, finalizó una exitosa carrera.

Un jugador que triunfó en todos los equipos que disputó, tanto en Europa, Estados Unidos y Selección, dice adiós… aunque nada dice que pueda ser un hasta luego.