Entrevista. Óscar
Pareja: “Aspiramos a darle títulos a Orlando”
Imagen: Carlos Avilés (VAVEL México)

A unas semanas de empezar una nueva temporada de Major League Soccer, los equipos comienzan a prepararse de cara a asaltar un título que todos quieren ganar. Son muchos los movimientos que se realizan en las oficinas de todos los equipos, pero en el área deportiva también se lleva a cabo un duro trabajo para preparar a un equipo que todavía se encuentra en construcción. En este apartado la figura del entrenador es mucho más importante de lo que se puede imaginar.

Uno de esos entrenadores es Óscar Pareja. El técnico colombiano es un gran conocedor de la competición estadounidense y sabe lo que necesita su equipo para alcanzar la gloria, pues ya en su primer año al frente de Orlando City SC estuvo cerca de levantar su primer título. Pues Pareja ya ‘ha tocado plata’, como suele decirse vulgarmente, cuando estuvo dirigiendo a FC Dallas en una temporada en la que consiguieron proclamarse campeones de la MLS Supporters’ Shield y la Lamar Hunt U.S. Open Cup.

El entrenador colombiano quiere repetir los mismos éxitos logrados por el conjunto texano y, en la primera temporada al frente de Orlando City consiguió llevar a un equipo defenestrado y sin rumbo a su primera participación en unos MLS Cup PlayOff’s, después de haberles guiado a jugar la final del MLS is Back. Su trabajo fue reconocido por gran parte de los aficionados y de la prensa estadounidense, aunque finalmente no fue galardonado con el premio al mejor entrenador.

Pero la figura de Pareja va mucho más allá de lo meramente deportivo a nivel profesional. En el pasado fue el director de la academia de FC Dallas y conoce a la perfección el trabajo y el desarrollo que se está haciendo actualmente en el fútbol estadounidense en categorías inferiores. Muchos de los jugadores que ahora maravillan en MLS bajo un contrato como Homegrown Players pasaron bajo su dirección, e incluso alguno que ahora mismo está triunfando en el fútbol europeo.

VAVEL tuvo la oportunidad de charlar unos minutos con el entrenador colombiano, contestando algunas de las preguntas más significas de su estancia en Orlando City SC, el pasado, el presente y el futuro de un deporte como el fútbol que crece a pasos agigantados en Estados Unidos.

Pregunta. ¿Cómo valoraría su primera temporada al frente de Orlando City?

Respuesta. La temporada ha sido muy buena. Lógicamente a estas alturas de nuestra vida estamos soñando con el objetivo más alto que es ser campeones, pero cuando no llegas y se han cumplido muchos otros, parece que algo se quedó ahí. Somos objetivos y sabemos que estamos en la construcción de un proyecto joven que se ha clasificado por primera vez a PlayOff’s, y que tuvimos el desarrollo de algunos jóvenes jugadores que ya hoy son una realidad para el equipo y para MLS. Fuimos protagonistas durante el año del Torneo MLS is Back y posteriormente de los PlayOff’s, por lo que somos muy optimistas y estamos con muchas ganas.

P. Orlando sorprendió en el MLS is Back llegando a la final con muy poco tiempo de preparación con respecto a sus rivales, ya que apenas había entrenado un par de meses, ¿con qué tipo de trabajo complementó la falta de entrenamientos sobre el campo para conseguir los buenos resultados logrados en apenas unos meses al frente del equipo?

R. Nosotros en el MLS is Back alcanzamos a tener una preparación buena, con todas las limitaciones que tuvimos, pero creo que el modelo de juego y las ideas fueron claras para los muchachos. Ellos lo entendieron bien, ya que las ganas que tienen ellos de ser protagonistas de MLS, de competir bien, de ganar partidos fue un aspecto importante. Contamos con la aceptación y el compromiso de los jugadores. Creo que fuimos poniendo a los jugadores en una situación que para ellos era muy favorable, les hicimos hincapié en ese protagonismo, de querer, ganar, de saber que ellos son unos grandes futbolistas, de que colectivamente podían unirse y ser mejores identificándose con idea de juego.

Pareja en un encuentro con Orlando City SC (AS USA)
Pareja en un encuentro con Orlando City SC (AS USA)

P. En Estados Unidos ya han comenzado a entrar aficionados a los estadios, lo que ha sido agradecido por muchos jugadores. Para un entrenador, ¿cuál es la sensación de jugar en un estadio vacío y si eso ayuda o perjudica el trabajo que se hace durante la semana, ya que muchos jugadores rinden mejor con ese apoyo de la afición?

R. Pensaría que, al inicio de la pandemia, cuando los estadios estaban vacíos, fue un impacto mayor para los muchachos. Para todos en sí. Estábamos acostumbrados a un panorama diferente, gente animando, ruido, la tensión que genera jugar con los aficionados, positivo o no. Al inicio fue muy difícil, pero el ser humano es de costumbres y poco a poco nos hemos ido acostumbrando a jugar sin gente, que no es algo bueno, pero creo que el impacto se ha reducido a día de hoy. Los jugadores han entendido que ir a jugar de visitante solo cambia el estilo de la cancha, la ciudad o las horas de vuelos que tengas, pero que eso nos va a poner en una perspectiva distinta. Se extraña mucho la gente, pero el impacto ya ha pasado.

P. Consiguió clasificar para PlayOff’s por primera vez en la historia de la franquicia, ¿qué significó para el equipo quitarse un peso tan grande de encima?

R. Importante, muy importante. Después de hacer un buen MLS is Back en el verano y jugar la final con Portland, quedó el sabor de que no queríamos que ese éxito hubiese sido solo temporal, sino que podíamos corroborarlo con la clasificación a los PlayOff’s. Había cierta tensión en el grupo. Haber conseguido ese objetivo fundamento más las ideas y le dio más madurez al grupo. Luego entrar a PlayOff’s en una posición como en al que llegamos, entre los cinco mejores de la liga y no solo por la ventaja que teníamos de un calendario distinto, sino que realmente fue una clasificación justa y merecida para los jugadores. Esto da confianza y lógicamente el hecho de avanzar a la serie también.

P. ¿Qué es lo que podemos esperar de Orlando City SC en el futuro o cuál es el objetivo que tienen para las próximas temporadas?

R. Después de una temporada como la que se hizo en la que se puso un listón alto, el aficionado no va a esperar menos que esto. Hemos puesto un nivel muy alto en convencimiento de los jugadores de que podemos llegar más lejos, y con mi filosofía con ellos que es que cada uno tiene que aspirar cada día a más. No mirar lo mínimo, sino aspirar siempre a lo máximo. Aspiramos a darle títulos a Orlando. Sabemos que es algo ambicioso, que es un proyecto joven, pero creo que es la manera como se hacen las cosas.

P. ¿Qué cree que necesita el equipo en materia de incorporaciones o de trabajo colectivo para ir un paso más allá y ganar la MLS Cup o al menos establecerse como uno de los habituales favoritos?

R. Pienso que tener un par de jugadores más resolutivos que nos puedan ayudar en momentos en los que el equipo necesite hacer goles en pocas ocasiones, en partidos trabados o partidos de PlayOff’s que son tan cerrados. Tener un par de jugadores que nos ayuden a tener más variantes, creo que sería lo indicado. En la mitad estamos bien. Perea ha crecido mucho, Méndez a pesar que tuvo alguna irregularidad durante el año es un jugador internacional, Junior Urso se cerró muy bien durante la temporada y se ajustó, y Mauricio Pereyra creo que ya ha entendido el rol que tiene en el grupo. Tal vez buscamos algo de solidez en el costado izquierdo que nos daría cierta tranquilidad. En el resto creo que andamos bien.

P. ¿Cómo se gestiona una irrupción de jugadores que en su primer año realizan una gran temporada para que siga una progresión adecuada?

R. Muy buena pregunta. A veces muchos se quedan con el éxito de los jóvenes y se les olvida que ellos a veces son inconsistentes, es un proceso natural. Las cosas hay que hacerlas bien y a su tiempo, ya que alcanzan su madurez con 22 o 23 años generalmente. El ejemplo de Daryl Dike es muy bueno, ya que es un jugador que se encuentra en esta posición y yo espero que actualmente, en su preparación con la Selección de Estados Unidos Pre Olímpica le pueda dar confianza, estabilidad. Lo otro ya es juego, dejarlo jugar, pero sobre todo respaldarlo muy bien para que la carga nunca esté solo sobre él, sino que aprenda que es un a pieza importante, pero que en algún momento tendrá alguien que lo acompañe. Pienso que poner a estos jugadores a una persona que lo acompañe en este proceso mientras se consolidan es importante.

P. Ha trabajado prácticamente a todos los niveles en el fútbol estadounidense y conoce a la perfección todo el sistema y el desarrollo de los Homegrown Players, ¿Cómo ha sido la evolución de este modelo de jugadores?

R. Creo que ha sido por etapas este crecimiento en los Estados Unidos. Lo vivimos entre el 2000 y el 2005 en donde Estados Unidos tenía un fútbol más inclinado a los chicos del College, de Universidad; que es un proceso que yo respeto mucho y admiro mucho porque los muchachos vienen muy estructurados y te dan otras posibilidades a la hora de desarrollarlos, pero el problema es que no tenían trabajo de academia, no tenían consistencia. Luego vino la etapa entre el 2005 y el 2010 donde empezamos a sacar a algunos jugadores de la academia, donde comenzamos a tener ritmos de trabajo consistentes como si estuvieran en el primer equipo, ¡o incluso algunos estando ya en ese primer equipo! Los equipos de MLS se atrevieron a firmar a esos primeros Homegrown Players y tenerles como un ‘producto’ nacional que era capaz no solamente de tomar el puesto de titular, sino también de tener consistencia en los partidos.

Luego vino la etapa entre el 2010 y el 2015 en donde comenzaron a ser más populares esos Homegrown Players y realmente se vieron representadas las academias en muchos más equipos. No solo en tres o cuatro como éramos nosotros en FC Dallas, New York Red Bulls, LA Galaxy o Philadelphia Union, sino que ya todas las academias empezaron a creer que era posible tener ese proyecto de desarrollo. Empezamos a invertir muchos más en las cachas para ellos, la relación que tienen ellos con el proceso educativo. Y pasa algo también en esos cinco años muy importante y es que, los jugadores empiezan a irse a Europa; no a Europa por ir allí a jugar a un equipo de segunda división de un país que no es muy futbolero.

Se empezaron a ir a academias importantes. Luego viene la etapa entre el 2015 y el 2020 donde esos muchachos empiezan a ocupar plazas importantes en equipos de alto nivel en Europa y a competir en UEFA Champions League o UEFA Europa League, sino incluso a jugar en las cinco mejores ligas del mundo. Pero ya no solo eso, han dado un paso importante que es de jugar en los mejores equipos del mundo. Lo importante es que ellos se consoliden ahí porque eso ayudará al proceso que está llevando a cabo la selección, ya que van a tener jugadores que puedan competir contra cualquiera gracias a esa competición en la que estos chicos se ven todas las semanas.

Los muchachos americanos ya no se sienten novatos cuando salen a jugar a Europa

P. Entrando en un tema que usted conoce bien, los Homegrown Players. Actualmente se han convertido en piezas importantes de equipos de MLS y la selección, ¿a qué cree que se debe el éxito logrado por estos jugadores?

R. Primero que los muchachos americanos han salido a competir al exterior y han dejado al lado el miedo, la desconfianza y el sentirse o creerse que son novatos en el fútbol mundial. Entonces, cuando uno tiene esas experiencias en otros países y uno se ve que es buen y se sabe que es bueno, y uno mira que pueda hacer las cosas bien y que pueda competir bien, cambia la perspectiva que tiene el mundo hacia ellos y el que viene de atrás empieza a creer que también puede hacerlo y entonces es una cadena que crea un efecto domino en un país como Estados Unidos que tiene recursos para invertir en ellos y que tienen las posibilidades de mostrar futbolista de un gran nivel. Entonces, el éxito de los mismos jugadores que van abriendo puertas les va a dar a los demás esas posibilidades.

P. ¿Cree que el impacto y la creciente llegada de futbolistas estadounidenses formados en categorías inferiores pueda hacer crecer el interés en MLS de aficionados europeos?

R. Por supuesto. Creo que el crecimiento ha sido acelerado. Es una liga de 25 años, muy joven con respeto a las más tradicionales de Inglaterra, España, Francia o Italia. Ligas que tienen 110 años, ligas que tienen un mayor protagonismo histórico. Hoy, una liga de 25 años está poniendo un chico americano en el lateral del FC Barcelona (Sergiño Dest), el 8 de las Juventus FC es un chico americano (Weston McKennie), pero más allá de eso, es una liga que hace 10 años no tenía academias consolidadas. Por ello, yo acá en Estados Unidos les aconsejo que tomemos ese crecimiento con sensatez, si no, que no nos desaforemos a pesar de que todo es fácil, pero que al final el mundo nos va a reconocer a medida que estos chicos puedan consolidarse y que se vea un éxito de la selección mayor en los mundiales o en la competencia internacional. Eso hará que el fútbol europeo voltee la mirada hacia MLS.

P. La irrupción de estos jugadores ya no se está dando solo en MLS, sino que muchos de ellos están llegando al fútbol europeo y lo hacen a clubes importantes, ¿esto puede ayudar a qué aparezcan más niños que apuesten por este deporte en una sociedad en la que el fútbol es minoritario?

R. Sí, es un paso muy importante. Nosotros crecimos en Colombia con el ‘Pive’ Valderrama, Freddy Rincón y Faustino Asprilla se fueron a jugar a España al Real Valladolid, Real Madrid o en Italia al Parma respectivamente, Nos levantábamos a la mañana los fines de semana para verlos jugar, ya no solo los profesionales que nos dedicábamos a estos, sino también los niños pequeños que se inspiraban en estos muchachos que estaban jugando en las mejores ligar del mundo. Querían ser como ellos y eso genera una atracción natural a los padres a sus familias de soñar que sus hijos podían llegar a lo mismo. No me cabe duda de que el hecho de que ahora se levanten por la mañana niños americanos para ver a Dest con el Barcelona, a McKennie con la Juve, a Pulisic con el Chelsea o a Reyna con el Dortmund, inspira a un montón de chicos para seguir sus pasos.  

McKennie con la camiseta de FC Dallas (mlssoccer.com)
McKennie con la camiseta de FC Dallas (mlssoccer.com)

P. Uno de estos jugadores al que usted conoce muy bien, actualmente triunfa en la Juventus, Weston McKennie, ¿qué es lo que vio de diferente en este futbolista?

R. A Weston yo lo vi a los 10 años y recuerdo esa noche en el campo porque era más fuerte, era más rápido, sus movimientos y la sincronización que el tenía con la pelota era diferente. Vi algo diferente que yo siempre notaba que es la pasión o el compromiso que tienen la pelota, con el juego, con estar presentes en el entrenamiento, o con la actividad que estaban realizando. Y Weston tenía eso, solo quería jugar, competir, estar con la pelota en el pie. Se le veía una superioridad no solo física sino también técnica, de compromiso con el equipo. En ningún momento tuvimos ninguna duda de que Weston tendría éxito.

P. Eso es. Normalmente se suele decir que un jugador, por muy bueno que sea o mucha habilidad que tenga con el balón, si no tienes ese compromiso con el deporte no consigues nada. En este caso en concreto como es Weston, nos ha comentado que tenía ambas, tanto actitud como aptitud. Esas ganas de jugar el fútbol, esas ganas de crecer y desarrollarse, y sobre todo, las capacidades para lograrlo.

Pasa mucho con los muchachos jóvenes que, a la hora de hablar de su desarrollo, se meten en la ecuación muchos temas como la técnica, la parte física, el ambiente, la suerte, la inteligencia en el juego tanto colectiva como individual, todos esos factores que puedan tener. Yo no me canso de repetir que a veces no alcanzan a descubrir que tanta pasión y cuantos deseos tiene el chico de jugar; eso que Menotti llamaba el ‘fuego sagrado’. Ese ‘fuego sagrado’ lo tienen que tener, si no, no llegan.

P. A nivel formativo y con la gran mejora que se ha visto en los futbolistas formados en la academia, ¿Dónde está el siguiente factor a mejorar para que el crecimiento y el impacto de estos jugadores sea aún mayor?

R. Los entrenadores. Hay que mejorar a los entrenadores. Hacer mejor a la gente que quiera comprometerse con el entrenamiento de los jugadores. Entonces, tenemos que madurar eso, que los entrenadores entiendan los entrenamientos como obras de arte para poder crear escenarios favorables a los jugadores que están en formación. Porque a veces no hay mucho tiempo en los entrenamientos, que son muy cortos y se pierde este tiempo en hacer cosas inoficiosas para los chicos… Tenemos que darle mayor importancia al formador. El formador está metido única y exclusivamente en el desarrollo de los chicos y para eso tiene que ser un excelente simulador de acciones reales en los entrenamientos, y por eso siempre mi invitación a los entrenadores a que se prepare muy bien. Un chico de seis años no es el mismo que el de diez, un chico de diez no es el mismo que el de 12 y manejar todos esos estados mentales de los muchachos para que no se les apague ese ‘fuego sagrado’ y no dejar fuera a muchos chicos con un talento increíble. Por eso hay que mejorar mucho a los entrenadores.

Si quieren disfrutar el vídeo de la entrevista, les compartimos en enlace para el canal de YouTube de Esto es MLS.

 

VAVEL Logo