Resumen temporada 2013/14 del Granada CF: objetivo cumplido
Foto: Antonio L. Juárez | VAVEL.

El balance de la temporada 2013/14 del Granada CF es positivo, teniendo en cuenta que el equipo ha logrado su objetivo primordial, que no es otro que mantenerse en Primera División. Sin embargo, los altibajos del equipo han sido una constante durante la temporada. Capaz de lo mejor y de complicarse en demasía. Así, el conjunto rojiblanco, tras un inicio algo titubeante en casa, consiguió cerrar la primera vuelta de la Liga en una cómoda posición en mitad de la tabla, como novenos. Pero después, el bajón del equipo fue bastante acusado, incapaz de sumar lejos de casa en la segunda vuelta, más que dos empates frente a Getafe y Real Sociedad y, eso sí, una victoria en la última jornada en Zorrilla que permitió al equipo quedarse en la máxima categoría. Antes había tenido la ocasión de llegar a la última jornada sin apuros, pero dejó escapar la oportunidad de vencer en casa a rivales directos como el Rayo Vallecano y el Almería, aunque eso sí, fueron capaces de lograr la gesta de vencer a uno de los ‘grandes’, al FC Barcelona de Tata Martino en Los Cármenes.

Un Granada CF algo renovado, sin dos piezas fundamentales en el equipo: el centrocampista Mikel Rico y el lateral izquierdo Guilherme Siqueira, afrontaba su tercera temporada en la máxima categoría, con fichajes que transmitieron ilusión a sus aficionados, especialmente los de Piti y Riki; la apuesta del club por hacerse con los servicios de Brahimi, previo pago al Rennes; y la vuelta de ‘la leyenda’, el delantero Odion Ighalo. Además de refuerzos en todas las líneas: Karnezis, para la portería; Coeff, Jeison Murillo, Foulquier y Matías Campos, en defensa; Iturra, Pereira y Álvaro García, para el centro del campo.

Buen comienzo en El Sadar

El nuevo Granada de Lucas Alcaraz, quien llegó al equipo en mitad de la temporada anterior, comenzó la campaña fuera de casa, en el siempre complicado estadio de El Sadar. Y lo hizo de la mejor manera posible, con una victoria por 1-2, gracias a los goles de El Arabi y Yebda.

En la segunda jornada, el Granada recibió a un renovado Real Madrid, dirigido por Carlo Ancelotti. Los rojiblancos no pudieron repetir la machada de la temporada anterior, cuando en el debut de Alcaraz se impusieron por 1-0 al conjunto blanco. Esta vez, los granadinos cayeron por la mínima, 0-1, en un partido en el que intentaron darle la vuelta al marcador, pero su reacción llegó en las postrimerías del encuentro y ya no fue suficiente para lograrlo.

El segundo desplazamiento del equipo fue a Balaídos. Allí el Granada logró un meritorio empate a uno. El Celta hizo un buen partido, pero finalmente el conjunto nazarí pudo arañar un punto, gracias a un bonito gol anotado por Piti, que se estrenaba con la camiseta rojiblanca.

En la cuarta jornada del campeonato, el Granada recibió al Espanyol en una soleada mañana de domingo, que terminó con mucha polémica. Los periquitos se llevaron la victoria por la mínima, tras un gol anotado por Manu Lanzarote. Éste se produjo en un lanzamiento de falta que el colegiado Álvarez Izquierdo señaló, cuando interpretó que un despeje de Fran Rico era un cesión para Roberto. La jugada terminó por desequilibrar el resultado y dar la victoria al conjunto de Aguirre.

Bien fuera, mal en casa

El Granada visitó después el Benito Villamarín, donde evidenció su falta de pegada. El equipo generó pocas ocasiones y Roberto tuvo una gran actuación para evitar un resultado adverso. Al final, el marcador no se movió y los granadinos obtuvieron otro punto más lejos de casa. En el siguiente encuentro en Los Cármenes, los granadinos volvieron a perder. Esta vez fue frente al Valencia y también por la mínima. "In extremis" anotó Jonas el gol de la victoria ché, cuando parecía que el partido terminaría con un empate sin goles.

En la séptima jornada llegó la primera victoria del Granada como local. El conjunto nazarí se impuso por 2-0 al Athletic Club de Bilbao, en un partido en el que El Arabi fue el claro protagonista, al anotar un doblete.

Foto: Antonio L. Juárez | VAVEL.

Pero en la siguiente jornada, el equipo sufrió un duro revés en su visita al Madrigal. El Villarreal, recién ascendido a Primera, demostró también contra el Granada las buenas sensaciones que ha dejado durante la temporada y le asestó una goleada por 3-0.

El equipo de Alcaraz no pudo recuperarse en el siguiente partido en casa contra el Getafe, que también perdió. Los granadinos encajaron un 0-2, en un partido en el que la defensa rojiblanca no estuvo acertada y en el que Diahkaté fue el principal señalado, pues fue expulsado del encuentro.

Cambio de sistema, con trivote

En la décima jornada llegó un partido que estaba marcado en rojo en el calendario de los aficionados granadinistas. El equipo viajaba al Martínez Valero de Elche, un estadio de gratos recuerdos para la hinchada ‘filipina’. Allí fue donde el Granada logró el ascenso a Primera División, 35 años después. Y fue un partido en el que Alcaraz decidió cambiar su sistema de juego de las jornadas anteriores, y apostar por un trivote en el centro del campo formado por Iturra, Recio y Fran Rico. Y le salió bien, pues el equipo logró una importante victoria por 0-1, gracias a un gol de Iturra. A partir de ahí, el entrenador granadino mantendría este sistema el resto de la temporada. Las bajas de alguno de los tres futbolistas del ‘trivote’ en posteriores partidos las suplió con la entrada del joven ghanés del filial Mohammed Fatau y, en las últimas jornadas, retrasando a Piti, pero no prescindió de la línea de tres centrocampistas en ningún encuentro.

En la úndecima jornada llegó la visita del Atlético de Madrid, quien finalmente logró el campeonato de Liga. El Granada se adelantó en el marcador frente al equipo del ‘Cholo’ Simeone, con un tanto de Ighalo, pero dos penaltis a favor de los atléticos permitieron a Diego Costa y a Villa anotar y llevarse la victoria para Madrid.

Un duelo contra un rival, a priori directo, tuvo el Granada en la siguiente jornada. Los rojiblancos visitaron al Levante, al que vencieron por 0-1. De nuevo los granadinos rentabilizando al máximo sus goles. Esta vez fue Piti, de falta directa, quien marcó un gol ‘de oro’ para los intereses del conjunto rojiblanco, en el minuto 90 de partido.

Publico.es

Cargados de moral tras ese buen resultado ‘in extremis’, el Granada recibió al Málaga en la jornada 13ª. El equipo nazarí se impuso al conjunto costasoleño entrenado por Bernd Schuster, por un claro 3-1. El Arabi fue el protagonista indiscutible del encuentro, pues anotó un hat-trick, el primero con la camiseta del Granada CF. Esta era la segunda victoria que el equipo granadino brindaba a su afición en Los Cármenes, donde le costó puntuar durante la primera vuelta.

En la jornada 14ª, el Granada visitó el Camp Nou. No hizo un mal encuentro frente a un FC Barcelona cargado de bajas, pero recibió un duro castigo: una goleada por 4-0. Tras ésta llegó otra derrota: el Granada perdió en casa contra el Sevilla (1-2), a pesar de realizar un buen juego. Especialmente destacable fue la actuación de Yacine Brahimi, quien anotó además su primer gol como jugador granadinista, desde el punto de penalti.

Foto: Antonio L. Juárez | VAVEL.

‘Subidón’ en Vallecas y después bajón

En su visita a Vallecas, el Granada logró un gran resultado. Los rojiblancos vencieron por 0-2 al equipo de Paco Jémez. Fran Rico y Riki anotaron su primer gol de la temporada, y el equipo terminó la jornada en octava posición, la mejor que ha logrado desde su vuelta a Primera. Sin embargo, el Granada sufrió un bajón y encajó después dos derrotas consecutivas. A ellas hay que sumar la eliminación en la Copa del Rey a manos del Alcorcón. El Granada tenía la eliminatoria encarrilada con un 0-2 a favor, pero en un partido cargado de suplentes, el equipo madrileño fue capaz de igualar la eliminatoria y después les eliminó en la tanda de penaltis.

Tras la eliminación copera, el Granada finalizó el año perdiendo en Los Cármenes por un claro 1-3 contra la Real Sociedad e inició 2014 encajando una goleada por 3-0 en Almería. Después de esto, y antes de jugar el último encuentro de la primera vuelta frente a un rival directo como el Real Valladolid, el club decidió hacer la primera concentración de la temporada. El equipo se marchó a La Manga para ‘hacer piña’ y afrontar de la mejor manera posible el partido contra los pucelanos. Y el resultado fue muy positivo. El Granada logró la mayor goleada desde su regreso a Primera tras anotar un 4-0. Murillo, toda una revelación en defensa esta temporada, anotó además un precioso gol de chilena, que unido a los dos de Recio y al de El Arabi, permitieron al Granada cerrar la primera vuelta como noveno clasificado.

Cambio radical

El Granada afrontaba la segunda vuelta de la temporada con 23 puntos, tras haber conseguido 7 victorias, 2 empates y 9 derrotas en el primer tramo de la Liga BBVA. Esto hacía presagiar una segunda vuelta del mismo estilo, parecida a la primera y sin problemas para conseguir la permanencia en Primera División, pero las cosas empezaron a torcerse pronto para el equipo rojiblanco.

Sólo hubo un par de salidas en el mercado de invierno. El centrocampista Yebda abandonó la entidad rojiblanca para ir a Udinese, tras llegar a un acuerdo con los dirigentes del club. Yebda permanece en el club italiano hasta final de temporada, donde fue para gozar de más minutos y poder estar en el Mundial de Brasil 2014 con su selección. Esta fue la segunda baja del equipo granadinista, ya que antes de la salida de Hassan Yebda el lateral Matías Campos Toro, que llegó en verano, también salió del club. En el capítulo de altas, el Granada incorporó al central Tiago Ilori, cedido por el Liverpool.

Tras empatar con Osasuna (0-0) en el primer encuentro de la primera vuelta, el Bernabéu recibía al Granada Club de Fútbol. Cientos de aficionados viajaron con el equipo hasta la capital para presenciar un gran partido del equipo dirigido por Lucas Alcaraz. A pesar del mal resultado (2-0) el Granada dejó muy buena imagen en el estadio del equipo blanco, gracias a jugadores como Jeison Murillo o Roberto, que hizo una de las mejores paradas de la temporada al evitar que Cristiano Ronaldo marcara de chilena uno de los tantos del encuentro.

Durante la segunda vuelta solo se ganaron cinco encuentros, y el equipo granadinista afrontaba cada jornada como una final. El conjunto nazarí salía al campo con fuerza y desgarro pero no conseguía sacar buenos resultados. Los rojiblancos encajaron dos derrotas consecutivas más la del Santiago Bernabéu, y ya se habían dejado 9 puntos en el camino. En esta ocasión, se impusieron al equipo granadino el Celta de Vigo (1–2) y el Real Club Deportivo Espanyol (1 – 0), en Cornellà.

Después de esto, el Granada reaccionó en casa en el encuentro en el que se enfrentaba al Real Betis (1 – 0), y así sumó tres puntos más. Pero no fue suficiente, las siguientes dos jornadas, el conjunto rojiblanco volvía a encajar dos derrotas, en este caso con resultados más abultados que dejaban a un Granada tocado y pensando en una solución para estar tranquilos en la tabla de clasificación; en esta ocasión en los encuentros contra el Valencia (2 – 1) y frente al Athletic Club de Bilbao (4 – 0).

A estos partidos les siguieron dos victorias y un empate, algo que daba un respiro al equipo que se veía cada vez más cerca de la permanencia en Primera División. En esta ocasión los conjuntos a los que se enfrentaban eran el Villarreal (2 – 0), el Getafe (3 – 3), y el Elche (1 – 0), eterno rival del equipo rojiblanco al que pudo batir en las dos ocasiones en las que se enfrentaron en el campeonato nacional de Liga BBVA.

Después de estos tres resultados en los que el Granada Club de Fútbol ya gozaba de tranquilidad, las cosas se volvieron a torcer y ya fueron tres las derrotas consecutivas del equipo, algo que los dejaba más tocados de lo habitual. El primer equipo al que se enfrentaba era al Atlético de Madrid en el Estadio Vicente Calderón, equipo que gozaba de buenos resultados y al que el Granada se midió con las ideas claras. El resultado de este encuentro fue de 1 – 0, y tras esto, el equipo andaluz se enfrentó al Levante (0 – 2) y a otro de los equipos que andaba tocado esta temporada, el Málaga. El derbi andaluz fue uno de los partido que dejaron más tocado al Granada, ya que tras sus dos derrotas en los partidos anteriores, el Málaga se cebó con un resultado de 4 – 1.

La sorpresa de la segunda vuelta

El Fútbol Club Barcelona llegaba a Los Cármenes. Los aficionados, después de las derrotas que el equipo había encajado en las jornadas anteriores, afrontaban el encuentro frente al FC Barcelona con la convicción de que esta iba a ser la cuarta derrota consecutiva, pero el equipo de Lucas Alcaraz sorprendió.

El Barcelona acudía a los Cármenes tras la dura eliminación de Champions frente al Atlético de Madrid y con la necesidad de ganar para seguir luchando por el título de Liga. Lucas Alcaraz introdujo en esta ocasión a Karnezis, que sustituyó a Roberto, jugador que no estuvo disponible hasta la última jornada de Liga tras arrastrar una lesión de varias semanas.

El Granada Club de Fútbol se adelantó pronto en el marcador gracias al centrocampista Yacine Brahimi. En el minuto 15 de partido, el Granada CF marcó el único tanto del encuentro que daba la victoria al equipo rojiblanco y servía, así, para sumar tres puntos más y seguir luchando por la salvación, a espera de seis partidos para el final de temporada.

Volvió a ser igual

Tras la victoria del conjunto rojiblanco, tanto afición como equipo pensaba que los nazaríes ya se encontraban en mejor posición y podían afrontar la recta final de la temporada con tranquilidad, pero no fue así. Dos derrotas con resultados abultados siguieron a esta victoria frente al Fútbol Club Barcelona.

Una derrota por 4 – 0 en el estadio Sánchez Pizjuán, y una derrota en casa contra el Rayo Vallecano (0 – 3) hicieron que las expectativas de lograr pronto la permanencia en Primera División se alejaran, y que la buena racha que había tenido el equipo granadino durante la primera vuelta de la Liga se viese frustrada, y tuviera que volver a repetirse lo de las pasadas temporadas.

Tres partidos restaban de campeonato y el equipo dirigido por Lucas Alcaraz dependía de sí mismo para obtener la salvación. El primer equipo al que debía enfrentarse era la Real Sociedad (1 – 1), encuentro que se puso en contra muy pronto para los jugadores granadinistas, pero que en el descuento, el delantero nigeriano Odion Ighalo empató, para conseguir un punto, muy necesario para el conjunto granadino.

Tras esto, el Granada recibía en casa a otro de los equipos que luchaban por la permanencia en Primera, el Almería. El Granada CF jugaba en su campo un partido vital para el equipo pero, una vez más, decepcionó (0 – 2) y dio más posibilidades al resto de equipos que luchaban por la permanencia. De nuevo, tocaba jugárselo todo a una.

La salvación pasa por Valladolid

El Granada dependía de sí mismo para quedarse en Primera División, y en Valladolid era todo o nada. El equipo pucelano encaraba el encuentro con los mismos objetivos que el equipo de Lucas Alcaraz, y en ese partido, uno de los dos equipos descendería a Segunda División.

Como ocurrió en años atrás, el Granada consiguió la salvación; esta vez gracias a un tanto de Mitrovic, jugador del Real Valladolid, que marcó en propia puerta. Este tanto le daba la salvación al equipo granadino, y mandaba al equipo pucelano a Segunda. Por tercer año consecutivo, el Granada cumplía con su objetivo y lograba la permanencia una temporada más en la Primera División de la Liga Española.

Lucas Alcaraz se despide

Tras un año y medio a los mandos del equipo rojiblanco, el entrenador Lucas Alcaraz anunció su marcha tras el partido en Valladolid. Días más tarde, se despidió en una rueda de prensa en la que explicó las razones de su marcha. El técnico afirmó que había tomado la decisión tras el partido en Zorrilla, y que se marchaba de la entidad con los objetivos cumplidos. En su despedida alegó que se marchaba “por cansancio” y afirmó que el Granada “necesitaba una cara nueva”. El técnico agradeció a afición, club, medios de comunicación y directiva, el buen trato que había recibido durante ese tiempo y deseó la mejor de las suertes al Granada Club de Fútbol. Su equipo, al que siempre llevará en el corazón.

Resumen Granada CF 2013/2014: porteros

Resumen Granada CF 2013/2014: defensas

Resumen Granada CF 2013/2014: centrocampistas

Resumen Granada CF 2013/2014: delanteros

VAVEL Logo