Se impone la lógica
Foto: LFP

Se impone la lógica

No sin sufrimiento la UD Las Palmas gana frente al colista tras un encuentro muy trabajado en la primera mitad y afeado tras el descanso. Fueron válidos los goles de Hernán Santana y Roque Mesa.

Fabio_Benitez
Fabio Benítez
UD Las PalmasCasto, David Simón, Christian Fernández, David García, Sergio Araujo, Momo (Valerón, min. 68), Hernán (Roque, min. 25), Aythami Artiles, Guzmán (Asdrúbal, min. 73), Javi Castellano y Culio.
Albacete BalompiéDorronsoro, Benito (Portugués, min. 46), Fran Garcia, Indiano (Cidoncha, min. 46), Ortiz, César Díaz (Samu, min. 70), Rubén Cruz, Jorge Díaz, Noguerol, Edu Ramos y Juanra.
MARCADOR1-0, min. 7: Hernán. 2-0, min. 56: Roque. 2-1, min. 69: Jorge Díaz.
ÁRBITRO Víctor Areces Franco, del comité asturiano.Tarjetas amarillas: Noguerol, Juanra, Casto, David Simón, Aythami Artiles, Portugués, Ortiz, David García.
INCIDENCIAS11ª jornada Liga Adelante. Estadio de Gran Canaria. 15.529 espectadores.

“Este es uno de esos encuentros que los ganas sin mérito y si los pierdes es un desastre”. Eran las palabras de Paco Herrera nada más saltar al mojado rectángulo de juego del Estadio de Gran Canaria. Un partido con más trampa que cartón era el que afrontaba la UD Las Palmas frente al colista de la Liga Adelante. El Albacete aterrizaba en el fortín insular con las castañas (quizá de los Finados) pasando de oscuras a quemadas. La victoria amarilla ahonda la mala situación peninsular y les empuja en la persecución por el liderato.

Cual diplodocus en un prado, Las Palmas abrió el choque con ansias de hincar el diente al herido albaceteño. Fuera por los supersticiosos o los humildes, los francos o los temerosos, si había alguien que desconocía la situación certera del Albacete, a tenor de lo presupuesto, creyó ser un rival mucho más peligroso de lo real.

Paco Herrera decidió apostar por lo que bien funciona y no hacer más cambios que los obligados. La ausencia de Ángel López y Nauzet Alemán fueron las únicas que por decreto hicieron disponer de variantes no menos convincentes. Casto defendería el arco insular tras la espalda de David Simón, Aythami Artiles, David García y Christian Fernández. La medular sería de libre disposición para la pareja Hernán-Castellano (en la retaguardia) y Momo, Guzmán y Culio (en la vanguardia). El pichichi Araujo valdría de punta de lanza.

Sin resultado irreverente

Las UD se sintió cómoda ante la insulsa posesión rival

El encuentro iniciaría sus lances con posesión peninsular. Circunstancia que no fue sorprendente. Si bien es cierto que Las Palmas es una de las escuadras más pasadoras de la categoría, el Albacete también se encuentra entre los cuatro primeros posicionados.  Los amarillos se sintieron cómodos ante la insulsa posesión rival, los castellanos fueron incapaces de crear verdadero peligro en cancha opositora.

Los flancos insulares fueron constantemente recorridos tanto por David Simón como por Christian Fernández. Momo y Guzmán intercambiaron sus posiciones, se desbordó por las bandas y también se encontraron huecos entre las dos últimas líneas. Con todo, el marcador fue abierto de forma tempranera. Sucedió tras un mal despeje de la defensa peninsular. El balón cayó en las piernas de un Hernán Santana posicionado en la frontal del área, su remate entró en la portería visitante tras tocar en un rival.

A partir de entonces, el partido fue de más a menos. La canción mantendría el mismo estribillo pero la melodía pasaría de rock alternativo a balada. Hernán tuvo que ser sustituido por molestias musculares. Jorge Díaz y Oscar apenas pudieron participar en la estrategia ofensiva albaceteña; todo lo contrario que Sergio Araujo, quien anduvo muy activo gracias a la adelantada defensa de Luis César Sampedro. Sin suerte Roque Mesa pudo enganchar un balón proveniente de la línea zurda. Con más gloria (para los amarillos) que pena, el periodo se fue al descanso. 

Seudosentencia

Los segundos compases fueron iniciados al son de la misma sintonía que la primera mitad. Sergio Araujo pudo disparar frente a Dorronsoro previa asistencia de Roque Mesa, acción que quedó sin rastro en el luminoso. Fue tal la fugacidad del primer ataque amarillo que los cambios de Sampedro quedaron evidenciados. Portu y Cidoncha entraron por Benito e Indiano con la intención de luchar por un resultado que aún pendía sobre el alambre.

Culio realizó una gran asistencia en pro del segundo gol amarillo

A pesar de los ligeros ataques que los albaceteños pudieron firmar (buena cuenta dio Juanra) una archiasistencia de Culio dejó frente al cancerbero rival a un Roque Mesa libre de marca y en ese momento convertido en goleador. El jarro de agua fría acabó por caer sin remedio en cancha peninsular.

Tras varios lances de continua lentitud, Herrera decidió dar entrada a Juan Carlos Valerón, quien sustituyó a Momo. La baja intensidad y posiblemente los primeros ápices de confianza, abrieron una oportunidad al Albacete Balompié. Jorge Díaz pudo recortar distancias a partir de un gol que dejó en evidencia a la zaga amarilla. El extremo entró por su lado quitándose de encima a un blando David Simón, a la postre, el empleado peninsular remató con gran potencia y con esos mimbres introdujo el cuero por el palo de Casto.

El choque por momentos pareció irse de las manos. Herrera negó dar por bueno el corto resultado dando entrada al revulsivo Asdrúbal Padrón por un frustrado Guzmán Casaseca. El Albacete llegó sobrepuesto ante las circunstancias y consiguió igualar los lances finales. Ante el nerviosismo de la grada, fueron varias las acometidas en las que el suspiro se puso en las bocas amarillas. Finalmente la victoria se quedó en Gran Canaria

VAVEL Logo