Un punto preocupante
Nuevo punto para un Sabadell inoperante | Foto: CE Sabadell

Incredulidad. El aficionado del Sabadell, hoy, abandonaba el campo con la sensación de haber visto uno de los peores partidos de la temporada. La buena dinámica vivida durante los últimos partidos, con sendos empates frente a equipos como el Alcoyano o el Atlético Baleares y desplegando un buen juego, hoy la situación dio un giro de 180 grados. El que tenía que ser el partido que permitiera al conjunto de José Solivelles volver a la senda de la victoria se convirtió en un encuentro gris, sin ritmo, fluidez ni profundidad en ataque. En defensa, el equipo tampoco ha estado al alto nivel mostrado frente al Alcoyano o el Hércules. En definitiva, un partido para olvidar.

Frente al Sabadell estaba un Mallorca B que venía herido en el orgullo. La dura derrota frente a otro filial, en este caso el del FC Barcelona, le condenaba a saltar al césped del campo vallesano situado en zona de descenso. Esta situación se notó en los primeros compases del encuentro, cuando el Mallorca B salió a por todas, presionando la salida de balón arlequinada y con mucha verticalidad cuando tenían el esférico. A pesar de la chispa rojilla, la primera ocasión del encuentro fue para los arlequinados. Kike Carreño aprovechó un buen centro por banda izquierda de Ramón Verdú para ejecutar un testarazo que se marcharía ligeramente por encima de la portería de Parera

Los primeros minutos del encuentro por parte del Sabadell fueron, ocasiones a parte, algo dubitativos. Las imprecisiones eran una constante, la falta de conexión con los hombres de ataque era alarmante, y esto lo aprovechó el Mallorca B para robar varios balones en zona ofensiva, aunque no conseguirían demasiada recompensa. El partido cambiaría en el minuto 11, cuando el extremo Ángel, uno de los jugadores más destacados del Mallorqueta hoy, recibía el balón en la frontal del área y ejecutaba un soberbio disparo que entró por la escuadra, imparable para Ezkieta. El partido se ponía cuesta arriba para los hombres de José Solivelles, que no estaban finos y, para más inri, se veían por detrás en el marcador. 

Migue, de nuevo, acudió al rescate

Sin tiempo para lamentaciones, el Sabadell conseguiría igualar la contienda mucho antes de lo que se podía preveer teniendo en cuenta los primeros minutos. El ecuatoriano Jordan Gaspar, titular en el día de hoy, dejaba atrás a su marcador para poner un centro al segundo palo que aprovecharía Migue para rematar a placer e igualar la contienda. Migue, otra vez, salvó un mal momento, como ya ha hecho en varias ocasiones esta temporada. 

Tras el gol, los visitantes trataron de reaccionar con un disparo de Stephen. El mediocampista realizó un potente disparo desde la frontal del área que, tras rebotar en un defensa arlequinado, se envenenó y poco faltó para que le diera un disgusto a Ezkieta. En el bando arlequinado, el Sabadell siguió intentando dominar la posesión del encuentro, pero la lentitud en la circulación, la falta de apoyos y las numerosas imprecisiones complicaron la faena. El Mallorca, frente a este planteamiento, propuso estirar sus líneas tras cada recuperación e intentar sorprender a Ezkieta con disparos lejanos. El guardameta navarro tampoco tuvo su día, ya que se le vio inseguro, con muchas dificultades para blocar los balones. Eso casi le da un susto al Sabadell, cuando al filo del descanso, Baba ejecutó un tiro no excesivamente potente que Ezkieta no pudo atrapar de primeras. Por suerte para él, el despeje no fue rematado por ningún rival. 

Cambios tras el descanso

Tras el paso por los vestuarios, ambos equipos, a su manera, consolidaron su planteamiento. El Mallorca, más incisivo, recuperó multitud de balones en la zona de medios, lo cual le llevó a dominar a un Sabadell que era victima de su falta de verticalidad con el esférico. Esta situación llevó a José Solivelles a tomar decisiones drásticas. La principal fue dejar de lado el 4-3-3 para apostar por un 4-4-2 con la entrada de Ian González en el minuto 62 en detrenimiento del mediocampista Yeray Sabariego. 

La entrada del imponente delantero hizo aparentar que, por momentos, el juego del Sabadell mejoraba. La posesión era más fluida, y el Mallorca, ambicioso a la hora de presionar en los primeros compases del segundo tiempo, estaba cada vez más replegado. Ian, precisamente, tuvo la ocasión de decantar el encuentro cuando se quedó solo frente a Parera tras un buen pase de Jordi López, pero su remate se fue a las nubes. 

Juanjo Ciércoles volvió a su casa

El partido de hoy tenía que ser especial, y en cierto modo, lo ha sido. En el minuto 72, la Nova Creu Alta se sumió en una intensa ovación. Los aficionados se pusieron en pie. Uno de los suyos estaba de vuelta tras un largo infierno: Juanjo Ciércoles entró en sustitución de Clausí –que debutó hoy como titular– para intentar dar más fluidez a un centro del campo sin consistencia. A pesar de sus numerosos intentos, el partido, poco a poco, se fue enquistando. Las interrupciones eran cada vez mayores, y eso frenó el ritmo del partido. 

A pesar de esto, el Mallorca dispuso de su ocasión más clara en este tramo. El central del Sabadell Manu Torres resbalaba en el peor momento para dejar a Joan Sastre y a Cedric –ambos saltaron al campo durante el segundo tiempo– en un dos contra uno que el segundo definió muy mal, disparando al aire en vez de al balón cuando lo tenía todo de cara. Minutos después, Ezkieta desvió a córner un excelente disparo de Tia Sastre. Ahí se acabó la actividad ofensiva del Mallorqueta, que empezó a enrocar el partido y a desesperar al Sabadell. 

Durante el tiempo añadido, el Sabadell dio un último arreón, más con corazón que con fútbol. Lo más destacado llegaría casi al final, cuando los locales reclamaron penalti por la caída en el interior del área del ariete Ian González, aunque el colegiado Carlos Ramírez Guzmán no señaló nada. Con esto, el encuentro llegó a su fin. El reparto de puntos, visto lo visto sobre el césped, fue justo, aunque deja sensaciones contrapuestas. El Mallorca B se lleva de tierras vallesanas un punto más que trabajado y merecido que, de buen seguro, le dará alas de cara a la próxima jornada, cuando se verán las caras frente al Llagostera. 

Por contra, en Sabadell se avecina una semana complicada. La imagen del equipo en el día de hoy no ha sido, ni de lejos, la esperada. Las expectativas generadas en la previa del partido se han diluido. Los hombres de José Solivelles, para añadir más leña al fuego, irán a resarcirse de lo acontecido frente al Mallorca B al campo de uno de los equipos más potentes de la categoría: el Cornellà. El conjunto de Jordi Roger, pletórico tras asaltar el Miniestadi, es un rival siempre incómodo y difícil de batir. Otro mal resultado podría hacer saltar las alarmas en Sabadell. 

Puntuaciones VAVEL 2B

CE Sabadell RCD Mallorca B
Ezkieta 5,5 Parera 6
Jordán Sánchez 6 Juanjo 6,5
Verdú 6,5 Pol 6
Pol Moreno 7 Raúl 6,5
Manu Torres 6 One 6,5
Clausí 6 Baba 7,5
Migue 6,5 Stephen 6,5
Jordi López 5,5 Tia Sastre 7
Carreño 5,5 Rodado 7
Yeray Sabariego 5,5 Alberto 6,5
Jordan Gaspar 6 Ángel 7,5
Suplentes
Txomin Barcina 6 Joan Sastre 6,5
Ian González 7 Cedric 6
Juanjo Ciércoles 6,5 Enzo 6
VAVEL Logo