Empate justo en casa
Jesús Navas con la pelota en su primer encuentro de liga | Foto: La Liga

Gran ambiente en el Sánchez-Pizjuán al comienzo del partido, cuando saltaron los 22 jugadores al terreno de juego, tras el himno del Sevilla FC, el cual la afición cantó como nunca tras todo un verano esperando que llegase el partido que diese comienzo a la temporada.

Berizzo salió con un equipo bastante ofensivo, mostrándose solo con tres defensas y muchos jugadores en la medular, y como novedad en la delantera se postraría Muriel, y no Ben Yedder como muchos estaban pensando, tras la gran pretemporada del jugador. Una de las otras grandes novedades en la alineación del míster del Sevilla FC, fue la inclusión del canterano Borja Lasso, dejando a Éver Banega en el banquillo para saltar de titular al terreno de juego, demostrando Berizzo desde el primer minuto, que cuenta con el sevillista que ha renovado esta pasada semana.

Como cada año, antes de comenzar el partido, se guardó un minuto de silencio por los aficionados fallecidos en toda la temporada, al igual que por unos directivos que también fallecieron, aprovecharon este minuto de silencio, para hacerlo también por las víctimas de Barcelona, ciudad que el pasado jueves sufrió un atentado y se decretó tres días de luto en todo el país.

Posesión en el primer acto

Comenzaba el partido con la pelota para el Espanyol, aunque en pocos minutos el Sevilla FC se hizo con ella, pronto tomó el dominio del partido, aunque en el minuto 2 de partido llegó la peor de las noticias posibles a estas altura de verano, David Soria se retiraba lesionado tras una ocasión de Baptistao, y salía en su lugar Sergio Rico.

Tras esto, continuó el Espanyol con sus llegadas a la portería, ya de Rico, aunque el Sevilla disponía la posesión, no se veía capaz de superar a la defensa del Espanyol desde los pies de Muriel, hasta que en el minuto 20, volvió a llegar de nuevo con fuerza el Espanyol, de nuevo Baptistao creando peligro, demostrando su gran valía en la punta del equipo catalán.

A los cinco minutos, llegaba lo esperado para la afición sevillista, se adelantaba el Sevilla en el marcador, tras un dudoso gol, ya que no se vió en el instante si entró o no, Clement Lenglet, el defensa central del Sevilla FC, ponía al equipo por delante en el minuto 25 de partido ante el jolgorio en la afición nervionense.

Poco duró la alegría, tras varias ocasiones del Sevilla FC, que Muriel no supo aprovechar, llegó el gol del Espanyol, tras un fallo defensivo de N’Zonzi, Baptistao se coló hasta el área de Sergio Rico y puso el empate en el marcador, a pesar del dominio sevillista.

A partir de este gol del Espanyol, se destensó el encuentro, y tomó un ritmo mas lento, teniendo solo una ocasión más en el contador, que llegaría de los pies de Diop para el equipo catalán, en esta primera parte muy igualada en la que el Sevilla dominó la posesión del balón casi en un 60%.

La posesión no significa ocasión

Comenzó la segunda mitad un tanto aburrida en un primer contacto, los dos equipos se resguardaron en la parte trasera del campo, un poco tídimos en ataque, aunque con dominio del Sevilla en la posesión, el cual no veía ocasiones, aunque si mantuvo durante gran parte de los primeros diez minutos de la segunda mitad la pelota.

A partir del minuto 60, los dos equipos comenzaron a ponerse las pilas, se pusieron el mono de trabajo y comenzaron a trabajar en el fútbol ofensivo, llegando dos veces por la banda de Navas en el Sevilla FC y varias también por el ataque del equipo de Cataluña.

Destacable el trabajo en defensa de Simon Kjaer, el cual realizó un gran partido en la parte trasera del Sevilla FC, no solo en el corte de balones, sino a la hora de sacar la pelota, con clase, jugando desde atrás, sacando siempre el defensa la pelota con tranquilidad.

Continuaron las ofensivas del Sevilla FC, para llegar la ocasión mas clara del equipo nervionense de la segunda mitad, de nuevo en los pies de Muriel, el cual tras un pase por encima de la defensa catalana, de Nolito, disparó a la izquierda del portero, rebotando el balón en el poste, llegando a las manos de Pau López.

Llegó en el 80 otra clara, otra vez de nuevo en los pies de Muriel, que continuó sin ver la portería del equipo catalán en otra ocasión más, esperándose desde el principio del partido una mejor definición del delantero colombiano, y tras esto, Nolito, tras un desmarque por la izquierda, tuvo otra ocasión en sus pies que se marchó alta.

Los últimos minutos de partido estuvieron marcados por la expulsión del argentino Éver Banega por protestar, el Sevilla perdió a uno de sus jugadores y de esta forma perdió intensidad en el terreno de juego, llegando a dar con su juego el empate por bueno.

Intentó el Sevilla la desigualdad pero fue en vano, tres minutos añadió el colegiado, el equipo estaba casi apagado, con Ganso desaparecido, casi todo el partido, un jugador menos y un empate en el marcador que hizo justicia en el marcador.

VAVEL Logo