Solucionada la defensa, el problema es el ataque
Foto: RCD Espanyol

Papeles cambiados entre el Espanyol de la temporada 2016/17 y el Espanyol de esta temporada 2017/2018 en su inicio liguero. No es que los puntos sumados haya variado, pues disputadas dos jornadas de Liga, los pericos han sumado un punto de 6 posibles, los mismos que llevaba la temporada pasada a estas alturas. Sino que el cambio de papeles ha estado en la defensa y en el ataque. El Espanyol solo ha anotado un gol en estas dos primeras jornadas de Liga cuando la temporada pasada a estas alturas tenía ya 6 goles a favor, mientras que ha recibido 2; seis menos que por estas fechas el año pasado.  

El problema no es que los de Quique Sánchez Flores no anoten, sino que ni tan solo crean peligro en el área rival. En el partido del pasado domingo frente al Leganés en el RCDE Stadium, los espanyolistas chutaron tan solo una vez entre los tres palos y generaron solo una ocasión real de peligro, tras que Leo Baptistao rematará con la testa un centro de Gerard Moreno. De tal manera que la mejora defensiva del Espanyol de poco sirve si arriba no se genera peligro y no se aprovechan las oportunidades que se tienen. 

Además, a priori, el ataque perico es la posición que cuenta con más potencial dentro de la plantilla con hombres como Baptistao, Sergio García, Gerard Moreno o Pablo Piatti. De hecho, es la única zona que se considera cerrada, mientras que de mediocampo para atrás es donde se anda un poco más escasos de efectivos y se espera hacer un último esfuerzo para incorporar a más hombres antes del cierre del mercado el próximo 1 de septiembre.

En definitiva, mucho trabajo tiene por delante Quique Sánchez Flores si quiere convertir este Espanyol en un equipo que aspire realmente a jugar en Europa la temporada que viene, comenzado por el ataque que se está convirtiendo, junto con el cierre del mercado, en el principal dolor de cabeza del inicio de temporada perico.   

VAVEL Logo