Messi, el principio de la causalidad
Leo Messi ante el Málaga CF en el Camp Nou. Foto: Ernesto Aradilla, VAVEL

A sus 30 años, el ‘10’ azulgrana baila con elegancia sobre la cancha con la misma versatilidad que aquella primera vez bajo los focos de Montjüic. El 16 de octubre de 2004 quedará impregnado en la retina de los ‘culés’ como el día que Leo Messi debutaba de forma oficial con el primer equipo de la mano de Frank Rijkaard ante el RCD Espanyol, inaugurando la senda de un camino destinado a la gloria. Trece años después, el rosarino firma 600 partidos con la zamarra azulgrana, constatando que su hegemonía camina sujeta al amparo del Barça.

El elemento preciso

Le dijeron que no podía crecer, pero acabó convirtiéndose en el más grande. Desde su llegada a la Ciudad Condal con apenas 13 años, Leo ha logrado pasar con soltura y finura por todas las categorías inferiores de La Masía. Abanderando con orgullo sus valores, el astro argentino ha conseguido abastecer con su calidad innata a un club que para siempre llevará impregnado su nombre. Su libertad para diseñar e inventar sobre el tapiz dota a la escuadra azulgrana de un ‘plus’ sólo al alcance de los elegidos. Sus números en los 600 encuentros con el primer equipo así lo demuestran: 426 partidos ganados, 105 empates y sólo 69 derrotas. Leo Messi nutre con desparpajo y naturalidad el juego del FC Barcelona, marcando el ritmo con acordes celestiales al compás de su batuta.

Leo Messi celebrando un gol en el Camp Nou esta temporada. Foto: Noelia Déniz, VAVEL

Líder indiscutible de las cifras, Leo mira de reojo la conquista de un doble récord. Salvo sorpresa, como hojas en otoño un doble hito caerá este mismo mes de noviembre. Alzado como el máximo goleador histórico de la Liga Española con 361 goles, el ‘crack’ argentino vislumbra los 365 goles de Gerd Müller, máximo goleador de las grandes ligas europeas con el Bayern de Múnich. Sólo cuatro dianas separan a Leo de la hazaña, afianzando de nuevo un trono que lleva escrito su nombre. Tampoco pierde de vista la caza del alemán, resguardando bajo su alforja el record de máximo goleador de Europa en un solo club con 525 goles. En su decimotercera campaña de azulgrana, Messi acumula 523, apuntando sin piedad otra marca que aguarda al nuevo rey.

De sus 523 goles con el Barça, 303 han sido en el Camp Nou

Inmerso en su segunda juventud, la calidad latente de Leo Messi desborda sobre el verde con la misma elegancia del primer día. Más maduro, pero con la misma voracidad en el área, el ‘10’ azulgrana alterna su faceta de goleador y de asistente, trajes hechos a medida para un Dios que resguarda su trono en el Olimpo. Con sus 199 asistencias con el club catalán, Leo deja de manifiesto su disfrute asistiendo a sus compañeros. Mortífero con el área en el punto de mira, la solidaridad del argentino se rubrica con sus 523 goles con el FC Barcelona, máximo anotador en la historia del club.

30 años, 30 títulos

Forjado como uno de los capitanes del escuadrón, Leo comparte con Andrés Iniesta la efeméride de ser el jugador con más títulos conquistados en el FC Barcelona, un total de 30. En su medallero cuelgan 8 Ligas, 4 UEFA Champions League, 5 Copas del Rey, 7 Supercopas de España, 3 Supercopas de Europa y 3 Mundial de Clubes, lo que es decir, un 24% de los 123 títulos afincados en las vitrinas del FC Barcelona. Una media de un título cada 20 partidos. Y quiere más.

Leo Messi con el brazalete de capitán. Foto: Ernesto Aradilla

Messi suma 109 dobletes, 33 hat-tricks, cinco ‘pókers’ y un ‘repóker’ en 600 partidos

Abandonado en los últimos años por un nivel colectivo mermado, Leo no ha dudado en seguir alzándose como el timón de un barco que lidera con pericia. Impregnado con un carácter ganador, el reto de convertirse en el futbolista con más partidos ganados en la Liga le apasiona. En su haber suma 298 en los 393 encuentros disputados en el campeonato regular, a sólo 36 victorias de Iker Casillas con 334 triunfos.

Unos sucesos siguen a otros, y con frecuencia en el mismo orden. A los primeros sucesos, tildados como causas, le siguen los segundos, los efectos. Es el principio de la causalidad, dónde una causa llamada Lionel, abastece siempre el mismo efecto demoledor. Causa y efecto, un suceso natural para un extraterrestre camuflado de terrenal.

VAVEL Logo