Anuario VAVEL Valencia 2017: Dani Parejo, la metamorfosis
Dani Parejo contra el Espanyol | Foto: Noelia Déniz, VAVEL

Las calles se llenan de luces y decoraciones, los escaparates de las tiendas parecen brillar más que nunca y para que hablar del árbol gigante en plena plaza. Durante estas fechas el buen rollo y la felicidad se contagia en toda la sociedad, aunque para el aficionado de fútbol siempre queda una pequeña espina clavada, y es que una semana sin liga parece una semana perdida. Por suerte siempre queda la maravillosa Premier League que no conoce el término vacaciones, pero a parte de eso esta semana libre siempre sirve como un buen momento para hacer balance de otro año cuyo resumen siempre provoca una sonrisa o una lágrima.

El 2017 para el Valencia ha sido sin duda un año de máximos y mínimos, ningún valencianista se habría imaginado en enero la situación positiva del club actualmente, aunque esperanza nunca ha faltado. Intentando optimizar el año en un par de párrafos uno se da cuenta de la metamorfosis que han sufrido los che en un periodo de 365 días, una historia de héroes y villanos que han ido llegando y saliendo a excepción de un pequeño bloque que aparece durante toda la trama, los verdaderos conocedores del cambio.

Entre ellos el más destacable posiblemente sea Daniel Parejo, quien estaba experimentando una dura caída en su carrera y cuyo deplorable rendimiento afectaba la dinámica de un equipo que por falta de efectivos no podía prescindir del madrileño. 

¿Cambio de aires? 

El cambio de año transmitía una pizca de ilusión si no fuera por el hecho de que Cesare Prandelli decidió hacer las maletas justo antes de Nochevieja, dejando el barco sin capitán y demostrando que su discurso esperanzador no fue más que demagogia barata. Con el timón del equipo girando sin control alguno, en casa Parejo sonaba el teléfono más de la cuenta, su situación en Valencia era crítica.

En el campo se le veía en ocasiones más perdido que Mikkel Nielsen en la serie de ficción Dark, mientras que fuera de él se hizo notar más de lo debido. La directiva no podía consentir que levantara copas sin la camiseta del Valencia, y la afición tampoco se quedó callada, a veces hasta llegó a sobrepasar los límites. Esta situación convirtió su salida del club en un hecho inevitable, tanto jugador como entidad estaban de acuerdo que tomar caminos distintos era la solución óptima.

Southampton, Sevilla, Inter… los rumores fueron infinitos durante el mes de enero pero nunca hubo negociaciones serias, por lo que seguiría vistiendo el 10 valencianista como mínimo hasta final de temporada. Desde Paterna y exteriores sí llegaron refuerzos de calidad que permitieron al de Coslada jugar de una manera más cómoda tomando menos protagonismo y automáticamente encontrar un poco más de regularidad en su juego, pero no la suficiente. 

Pese a estar en venta era imprescindible en el esquema de Voro | Foto: LaLiga
Pese a estar en venta era imprescindible en el esquema de Voro | Foto: LaLiga

Vital pese a su irregularidad  

La importancia de Parejo en el centro del campo era y sigue siendo un concepto en sí, como engranaje vital de Voro todo ataque blanquinegre debía pasar por el nodo número 10, y gracias a la llegada de jugadores como Carlos Soler y Fabián Orellana en el medio podía encargarse más de la construcción de la jugada que de la definición de la misma aunque nunca perdiendo su llegada característica al borde del área.

Sin embargo, la jugada a balón parado era su buque insignia, el libre indirecto y el córner del madrileño fueron clave en cinco goles valencianistas con Osasuna, Espanyol, Barcelona y Deportivo La Coruña como respectivas víctimas. De las tres ocasiones en las que encontró puerta dos fueron contra su rival favorito, el Celta de Vigo. La última y más memorable de la temporada, contra el Real Madrid en el Bernabéu, llegó desde un libre directo fue la octava de su carrera en Liga, consolidándolo como uno de los mejores especialistas desde el golpe franco del campeonato liguero.

Navas intentó despejar el lanzamiento de Parejo, pero sin éxito | Foto: Daniel Nieto, VAVEL
Navas intentó despejar el lanzamiento de Parejo, pero sin éxito | Foto: Daniel Nieto, VAVEL

Revolución Marcelino  

Diez días antes de finalizar otro nefasto campeonato de liga se anunció la contratación del nuevo técnico Marcelino García Toral, posiblemente el fichaje más brillante de la etapa Lim. El asturiano llegó a la capital del Turia para poner orden en un equipo sin rumbo fijo y que pedía a gritos una gran "Limpieza", se esperaba un verano muy movido en las oficinas de Mestalla.

Al igual que en enero, Dani Parejo fue uno de los señalados para abandonar la entidad valencianista, el jugador seguía convencido de que un cambio de aires era lo mejor para su carrera pero por suerte estaba equivocado. Bastaron un par de entrenamientos para hacerle cambiar de opinión y es que la dinámica de Marcelino convencía, el de Coslada declararía en una posterior entrevista que no se podía perder un año con este entrenador. Según Dani su buena preparación previa de los partidos y su capacidad de leer el fútbol resaltaron fundamentalmente respecto a los demás técnicos que ocuparon el banquillo che durante su estancia.

Estaba claro que necesitaba un compañero en el doble pívote durante este nuevo ciclo, especialmente de un corte más defensivo, y como otro año junto a Enzo no era una opción, había que ingeniar alternativas. El recién llegado Maksimovic no parecía la opción más óptima por su falta de experiencia, Medrán no tenía pinta de alcanzar el nivel exigido para este nuevo Valencia y para Soler tenía preparado Marcelino otro rol como interior derecho similar al que desempeñaron jugadores como Denis Suárez o Jonathan Dos Santos en Villarreal. Las opciones escaseaban hasta que justo antes del primer desafío extremo contra el Real Madrid se anunció el fichaje de Geoffrey Kondogbia, un viejo conocido en la liga que rellenaba perfectamente las necesidades del equipo en el corazón de la formación che.

A finales del mes de Julio en plena gira estadounidense, la cuenta de Twitter del Valencia publicó un tweet donde aparecía Parejo realizando el saque de honor previo un partido de los Cincinatti Reds de béisbol. Pero eso no es todo, porque la cuenta valencianista resaltó a Dani como capitán del equipo, una sorpresa para muchos. Semana y poco más tarde el propio Marcelino confirmaría que volvería a llevar el brazalete tras transcurrir una temporada sin él.

El capitán Parejo junto al pitcher estadounidense Bronson Arroyo | Foto: Valencia CF
El capitán Parejo junto al pitcher estadounidense Bronson Arroyo | Foto: Valencia CF

La batuta del equipo lleva grabado su nombre 

Con el paso de las jornadas la dupla Kondogbia-Parejo se ha convertido en una de las más eficientes de LaLiga, juntando músculo y cerebro en un mismo perímetro del campo el Valencia está rindiendo a las mil maravillas, su tercer puesto en la clasificación habla por sí solo. Junto con la llegada de nuevos efectivos y la resurrección de otros supervivientes al cambio como Rodrigo Moreno o Ezequiel Garay se ha construido un equipo alrededor del 10 que le permiten jugar y hacer que otros jueguen.

Dani celebrando junto a Santi Mina el gol del gallego | Foto: Noelia Déniz, VAVEL
Dani celebrando junto a Santi Mina el gol del gallego | Foto: Noelia Déniz, VAVEL

El capitán es el núcleo del esquema de Marcelino, al igual que con Voro todo el juego pasa por sus Predator, la diferencia es que ya no solo es clave en la construcción de la jugada sino también en la destrucción del juego rival. Dani es a estas alturas uno de los mejores recuperadores de la Liga con 142 recuperaciones, casi 100 más por la media del resto de centrocampistas del campeonato. El único aspecto donde patina es el juego aéreo, pero para eso está su compañero Geoffrey. En creación habitualmente encuentra sus socios pegados a la banda, aunque su acción más letal y por el que se le conoce como una de las claves de este Valencia es el pase entre líneas hacia Soler cuando se une al centro una vez proyectado Montoya o hacia Rodrigo cuando baja a recibir e intenta confundir al rival mientras que Zaza fija a los centrales.

También sigue manteniendo su notable eficacia a balón parado, sus cuatro tantos esta temporada han sido fruto de tres penaltis y un libre directo, el noveno ya de su carrera. Sus cuatro asistencias provienen desde el lanzamiento de córner.

​ Estadísticas de Parejo esta temporada | Foto: LaLigaEstadísticas de Parejo esta temporada | Foto: LaLiga Dar clic y arrastrar para mover ​

Estadísticas de Parejo esta temporada | Foto: LaLiga​

Parece mentira que en un verano se pueda sufrir un cambio tan profundo en un jugador, o más bien en un equipo, porque sin duda Dani Parejo representa a la perfección la metamorfosis que ha sufrido la plantilla valencianista desde la llegada de Marcelino García Toral.

Su rendimiento actual lo sitúa como uno de los mejores mediocentros nacionales y candidato estrella a formar parte de la plantilla de Lopetegui para el próximo Mundial aunque todavía no haya tenido la oportunidad de demostrar su potencial con la Roja. El capitán valencianista se ha dejado el listón bastante alto para 2018, pero eso no quita que pueda superarlo con facilidad porque talento no le falta. Dani y el Valencia han vuelto para quedarse.

VAVEL Logo