El decano del fútbol extremeño
Estadio Príncipe Felipe. Foto: http://ayto-caceres.es

El fútbol se inventó en las islas británicas allá por el año 1863, cuando, en un barrio de Londres, llamado Mortlake, tuvo lugar la primera competición. Sin embargo, este no es un deporte exclusivo de los ingleses, ya que unas 270 millones de personas lo practican, y se ha convertido en uno de los fenómenos de masas más importantes.

En España, el balompié también llegó, incluido a Extremadura, con el Club Polideportivo Cacereño S.A.D. como decano, tras la desaparición del C.D Badajoz en el 2012.

El 11 de junio de 1919 se fundó el Club Deportivo Cacereño, con ayuda de una Comisión Organizadora, y con Lorenzo Alcaraz como primer presidente. El objetivo primordial era ser el conjunto más destacado de la provincia norte de Extremadura.

Tras 99 temporadas de fútbol, y muchas historias en sus vitrinas, el Cacereño lo ha cumplido, a pesar de que nunca ha estado en la máxima categoría. Su mejor año, en cuanto a división, fue el 1952-1953, cuando participó en la Segunda División, ostentando el honor del ser el primer extremeño en lograrlo, y acabó 16º.

La mayor parte del tiempo ha militado en Tercera División, con un total de 51 temporadas, siendo campeones en once ocasiones, mientras que ostenta 18 años en la Segunda División B, cuyo debut fue en la 1978-1979, y ganaron en la 1997-1998.

Actualmente, juegan en el Estadio Príncipe Felipe, ubicado a las afueras de la ciudad de Cáceres, pero este no ha sido su único hogar. Desde que se fundó, hasta el 1923, disputó sus encuentros en el Campo del Rodeo, pasando al Campo de Cabeza Rubia hasta el 1950. En dicha campaña, volvieron a su anterior estadio, para pasar al año siguiente a la Ciudad Deportiva, lugar preparado para acoger a unas 10.000 personas, hasta el 1977, cuando se marcharon definitivamente a su emplazamiento vigente, donde ocurrió algo bastante curioso. En enero de 1992, el Atlético de Madrid y el Deportivo de La Coruña jugaron un partido de Primera División en este estadio.

La capacidad total es de 7.000 espectadores, a pesar de que no tiene fondos detrás de sus porterías, y únicamente cuenta con dos tribunas en los laterales. Sus medidas son 105 metros de largo por 73 metros de ancho, con un césped natural que se renovó el pasado invierno.

En cuanto a su equipación, el Cacereño viste de camiseta verde y pantalones blancas en sus partidos de local, mientras que, normalmente, luce una elástica blanca con una cruz roja y unos pantalones del mismo color. Esto da lugar a su sobrenombre, los verdiblancos.

Entre sus actuaciones más destacadas están una victoria en casa sobre el C.D Calamonte por 13-0 en la temporada 1983-1984, y un 0-9 en el campo del Azuaga en la 1995-1996, el mismo año que marcaron 131 goles, su récord histórico, aunque su mayor racha sin perder se dio desde la jornada 26 de la 1985-1986, a la número 36 de la siguiente (47 encuentros).

Los años pasan para el decano del fútbol extremeño, que cumplirá un siglo de vida en 2019, y celebra el paso del tiempo con orgullo, como hizo en 1969, que, con motivo de sus Bodas de Oro (50 años), disputó un partido contra el Atlético de Madrid el 19 de marzo, y otro contra el Real Madrid, el día 23 de abril. El primer evento se saldó con una victoria verde por 3-2, pero no superó al club merengue, ya que perdieron 1-3.

Esta es una pequeña parte de la historia del conjunto más antiguo del balompié de la tierra de las encinas, la cual presume de la riqueza futbolística que esconde en su geografía y que no está visible al gran público.

VAVEL Logo