Una permanencia cara 
Foto: Ángel Ezkurra-VAVEL.

Una permanencia cara 

Por una vez toca ser visionarios y desvelar el panorama del futuro hacia la salvación. Se observa una Liga más competitiva, en la cual la zona roja se resolverá con un colchón de puntos más elevado en relación al curso precedente. También se analiza desde el punto de vista del Eibar. 

stefa-de-antoni
Oscar Stefano De Antoni

Tras 21 jornadas, la brecha entre los equipos aspirantes a una plaza de Europa, como aquellos que lidian por la permanencia, les separan sólo nueve unidades, es decir, en tan sólo el Deportivo Alavés (quinto lugar) y Rayo Vallecano (décimo séptima ubicación), a vitorianos y rojiblancos les separan nueve puntos. Muestra de tal exigua distancia evidencia que equipos como el Celta de Vigo, Villarreal, Espanyol y Athletic Club se encuentren mirando de reojo la parte baja de la tabla.

La distancia entre el quinto y décimo séptimo lugar desde el comienzo de este milenio, en La Liga, registra la segunda menor distancia (nueve puntos, por detrás de los seis que separaban al Villarreal del Alavés en la campaña precedente). Ambos conforman la excepción a la regla, ya que con frecuencia más de diez puntos separaron al quinto del décimo séptimo lugar, circunstancia que se repitió reiteradamente. Para hallar una distancia de puntos inferior a las diez unidades, hay que regresar al curso 2001-2002, cuando en aquella ocasión el Athletic Club era el quinto con 34 y el Mallorca décimo sépitmo con 23.

Eibar en Primera

Desde que el elenco armero se encuentra en La Liga, hacia la jornada número 21, la colocación de la presente campaña es la más baja en cuanto a unidades (26) y asimismo en la ubicación de la clasificación (décimo). Vale aclarar que el representativo azulgrana, osciló entre la sexta posición (mejor prestación con 33 unidades en la 2014-2015) y la plasmada en el curso actual. Por otro lado, al presente se registra segundo porcentaje más bajo de efectividad en Ipurúa (19 puntos de los 33 posibles con una eficiencia del 58% por delante del 55% en la última temporada, tomando como parámetro las primeras 21 jornadas). Del mismo modo, fuera de casa se contabilizaron sólo siete unidades de 30 posibles con una eficacia del 23%. Anteriormente, los vascos se mantuvieron entre el 37% (2017-2018) y 45% (2014-2015).

26 goles para el elenco armero en su favor. Foto: Ernesto Aradilla-VAVEL-.
26 goles para el elenco armero en su favor. Foto: Ernesto Aradilla-VAVEL-.

Mientras tanto, en lo que respecta la balanza de goles (a favor y encajados), los guipuzcoanos manifiestan su segunda menor cosecha con 26 goles (los mismos que en la 2017-2018 y uno más que su temporada estreno en la 2014-2015). Por su parte, recibieron 30 tantos a cuatro de la mínima en 21 jornadas durante la campaña 2015-2016. En lo que hace al registro total, los de Mendilibar llevan más goles recibidos que convertidos, una circunstancia que el entrenador de Zaldívar sólo pudo evitar en las primeras 21 jornadas durante su primera campaña.

Los tres últimos de la tabla

De los 42 equipos que se encontraban en las últimas tres ubicaciones en la tabla de posiciones (desde la temporada 2003-2004), 18 pudieron revertir la situación evitando así el descenso a la Segunda División. Contrario a ello, el Villarreal fue uno de esos equipos durante el curso 2011-2012 que no pudo salir de la parte baja de la tabla, ya que hacia la jornada 21 se encontraba en el décimo octavo lugar con 20 puntos. En tanto, la Sociedad Deportiva Eibar durante su estadía en Primera no estuvo nunca en descenso desde la fecha 21, pero cuenta con la experiencia de su primera campaña, ya que a raíz de una segunda vuelta irregular, esta provocó el descenso que terminó esfumándose con la baja a Segunda del Elche por cuestiones administrativas. Ya en el segundo y tercer curso con Mendilibar al frente, fue más equilibrado en la segunda vuelta.

Mendilibar buscará consumar la permanencia. Foto: Ángel Ezkurra-VAVEL-.
Mendilibar buscará consumar la permanencia. Foto: Ángel Ezkurra-VAVEL-.

Frecuentemente y prosiguiendo con esta dinámica, los conjuntos que luego de 21 jornadas poseían entre diez y quince puntos (como el Huesca), han caído en desgracia a la Segunda División (Málaga con 13 en la 2017-18, Osasuna con diez en la 2016-17, Betis con 11 en la 2013-14, Xerez con 11 en la 2009-10, Levante con 12 en la 2007-08, Gimnástic de Tarragona con 13 en la 2006-07, Numancia con 14 en la 2004-05 y Murcia con 13 en la 2003-04). Por el contrario, un caso aparte fue el Zaragoza de la 2011-12, campaña en la que evitó el descenso (en la jornada 21 detentaba 12 unidades). Circunstancias similares ocurrieron con Sporting y Las Palmas (2015-2016), Levante, Elche y Granada (2014-2015), Rayo Vallecano (2013-2014) y Osasuna (2012-13), entre otros.

Estos números de la 2018-2019 con equipos de descenso aproximados a las 20 unidades, retrotraen a la campaña 2011-12, en la cual la salvación se finiquitó con 42 unidades (Granada), puesto que el Villarreal cayó a Segunda con 41 puntos. Esta cifra eleva la vara de la permanencia. Vale aclarar que en las últimas temporadas el décimo séptimo fue de un rango numérico menor: Leganés (42 al que le alcanzaban los 30 para superar los 29 del Deportivo La Coruña), conjunto que rubricó su continuidad en Primera con 35 en la 2016-17, cuatro más que el Sporting (último en descender), representativo que en la precedente (2015-2016 se había salvado con 39).

Eibar, a tope

Tal y como se encuentra de nivelada La Liga entre el quinto y décimo séptimo lugar, el elenco armero no tiene lugar para baches sin victorias (como le ocurrió entre el triunfo ante el Real Madrid y el sucedido frente al Espanyol con diferencia de siete jornadas). Por eso, los azulgranas deberán de ser regulares y no claudicar para no tener que pasar sobresaltos durante las últimas fechas como le sucedió en las primeras dos campañas de la Primera División (2014-2015 bajo las órdenes de Gaizka Garitano y 2015-2016 con José Luis Mendilibar en el banquillo eibarrés).

MEDIA: 2VOTES: 1
VAVEL Logo