El ADN 'pepinero' se paga caro
Los jugadores del Leganés festejando el segundo gol | Foto: CD Leganés

El ADN 'pepinero' se paga caro

La garra, el coraje, el ímpetu y las ganas de querer hacerlo bien se impusieron en Vallecas. Partes del ADN de un Leganés que no quería ni siquiera empatar y que, pese a estar con un jugador menos, logró poner el 1-2 para vencer al Rayo Vallecano y subir hasta la decimotercera posición.

angar99
Angel Garcia-ConsuegraGuijarro

Concentrado desde el primer momento y con la idea de presionar alto. Así salió el cuadro de Pellegrino, consciente de la importancia del encuentro. Dos al rival, para evitar que el Rayo contactase con Raúl de Tomás, el principal realizador vallecano. A punto estuvo Recio, tras un robo en tres cuartos, de adelantar a los suyos, pero estuvo ágil Dimitrievski para mandar el balón a córner. El Leganés estaba muy concentrado y no tenía intención de cometer error alguno. De nuevo el guardameta local, salvó de dentro un remate al primer palo de Martin Braithwaite. El Rayo no avanzaba en sus pretensiones y se mostraba algo fallón en el último pase. Estuvo imperial Bustinza frenando los ataques vallecanos y es que concedió muy pocos errores. Estuvo hábil al corte y muy rápido en la anticipación.

Lo de Martin es de puro gol. El danés llegó y desde el primer partido con la zamarra ‘pepinera’, en el Bernabéu, demostró todas sus dotes de delantero. Rápido, buena conducción, poderoso en el juego aéreo y un hombre de gol. Estas dos últimas cualidades las mostró también en Vallecas cuando adelantó a los suyos con un testarazo inapelable a centro de Jonathan Silva de córner. Se cerró la primera parte en Vallecas. De las mejores del conjunto de Pellegrino jugando lejos de Butarque, porque Valladolid fue algo excelso. Transiciones rápidas, triangulaciones al toque, y cambios ágiles tanto en defensa como en ataque.

Braitwaite celebrando su gol con Bustinza | Foto: CD Leganés
Braitwaite celebrando su gol con Bustinza | Foto: CD Leganés

El Rayo espabiló tras el inicio de la segunda mitad. Conscientes de la necesidad de obtener al menos el empate, los pupilos de Míchel le dieron toda la garra que no le dieron en el primer asalto. El cuadro ‘pepinero’ por su parte se limitó a fortalecer su muralla y encargarse de que los atacantes se topasen siempre contra un muro. A esa iniciativa del Rayo hay que sumarse la salida de tono de Nyom. El lateral, que no presume por esas acciones, hizo una fea entrada que le causó la roja directa. Ahora, con diez, al Leganés no le quedaba otra que seguir remando con un hombre menos y tratar de amarrar el resultado debido a su gran importancia.

Al Rayo no le quedaba otra que ir a por todas con todos sus efectivos, y así lo hizo. Asedio constante contra la meta de Cuéllar pero sin que Iván tuviera que hacer ninguna intervención de mérito. Sobresaliente el trabajo visitante para desbaratar las ofensivas vallecanas. La aparición de Cuéllar llegó a cinco minutos del final con una doble intervención de habilidades felinas. En la jugada siguiente, de nuevo volvió a intervenir y un balón muerto en el punto de penalti, con Cuéllar vencido, Álvaro lo empujó al fondo y puso las tablas al marcador.

El espíritu batallador ‘pepinero’ no tiene límites, y nada más sacar de centro, balón largo para la carrera de Óscar Rodríguez, en donde forzó un córner. El saque de esquina lo peinó En Nesyri, y el debutante Diego Reyes puso el pie, sin quedar muy claro si lo toca o no, para mandarla al fondo de las mallas. El tanto subió al marcador y con mucho sufrimiento terminó la victoria para el Leganés en Vallecas. 13º, con el gol average con el Rayo a favor, y obteniendo así la segunda victoria fuera de casa en lo que va de campaña. La primera fue frente al Valladolid (2-4).

VAVEL Logo