Europa se aleja del RCDE Stadium
Borja Iglesias no estuvo acertado de cara a portería / Foto: Liga Santander

El RCD Espanyol se despide, casi definitivamente, de su sueño europeo. El conjunto entrenado por Rubi realizó un partido más que correcto donde se repartió minutos de dominio, posesión, ocasiones e incluso goles con el conjunto visitante. El Celta también jugo un buen encuentro, y el empate se postula más que justo.

Los primeros en golpear fueron los pericos, con un Wu Lei sobresaliente que marcó el 1-0 cuando faltaban 15 minutos para finalizar el partido. Y aunque durante el segundo tiempo se respiraba la sensación que el Espanyol podría ganar el partido, un gol del Gómez en el último tramo de encuentro evaporó las esperanzas de victoria y, por consiguiente, europeas de los pericos. 

Wu Lei fue uno de los mejores pericos / Foto: Liga Santander
Wu Lei fue uno de los mejores pericos / Foto: Liga Santander

Un Espanyol de 25 minutos

El primer tiempo tuvo dos escenarios que, más o menos, coincidieron con la mitad de los primeros 45 minutos. Tan solo empezar el partido, Hugo Mallo ya puso a prueba a Diego López, que evitó el 1-0 cuando tan solo se habían jugado tres minutos de juego. Quedaba mucho, pero ya se había avanzado la tónica de los primeros 20 minutos de juego: el Celta tendría la posesión y gozaría de los mejores minutos en el terreno de juego. 

El Espanyol no estuvo cómodo y el RCDE Stadium lo notaba, pitando las más que habituales posesiones largas del conjunto gallego, que buscaba avanzarse en el marcador. Pero, finalmente, los reproches se convirtieron en aplausos. Cornellá-El Prat empezó a gritar "Espanyol, Espanyol" y, con ello, el conjunto perico respondió.

Primero fue un disparo de Dídac Vilà que salió cerca de la portería de Rubén. Y tan solo cinco minutos después, el estadio perico explotó de felicidad. Una buena jugada colectiva del Espanyol terminó con un pase magistral de Marc Roca que superó a la defensa visitante y dejó solo a un Wu Lei que definió a la perfección para marcar su segundo gol como perico. Al conjunto local le costó entrar en el partido. Pero cuando lo hizo, estuvo imparable. 

Wu Lei marcó su segundo tanto como perico / Foto: RCD Espanyol
El atacante chino marcó su segundo tanto como jugador del Espanyol / Foto: RCD Espanyol

El 1-0 no le sentó bien al Celta. En vez de mostrarse más agresivo, el conjunto visitante se vio superado por un Espanyol que le robó la posesión y las ocasiones más claras. Eso sí, antes del descanso,  llegó la polémica. En el minuto 44, Wu Lei caía dentro del área y el público pidió penalti. Undiano Mallenco no penalizó la acción y de un posible penalti, se estuvo a punto de pasar al 1-1. Con el balón fuera, el VAR revisó la acción, considerando que no había penalti. El RCDE Stadium mostró su descontento, pero ya no hubo tiempo para más. 

Guion inverso en la segunda mitad

El primer tiempo terminó con un Espanyol pletórico y un Celta que se vio superado. Pero en los últimos 45 minutos, el guion cambió. O más bien dicho, el encuentro terminó tal y cómo empezó: con un Celta con la posesión y con más llegadas y un Espanyol que aunque lo intentaba, no estaba acertado. 

Aun así, el conjunto perico gozó de muy buenos momentos durante el segundo tiempo. Aunque primero Iago Aspas, con un disparo al palo, y a continuación Gómez tampoco lograba superar a Diego López, el Espanyol tuvo ocasiones muy claras. Marc Roca y Naldo fueron algunos de los protagonistas, pero ninguno consiguió ampliar la ventaja. 

El juego perico destacó, sobre todo, por posesiones largas, buen rendimiento defensivo y llegadas. Pero si en el primer tiempo, el Celta no consiguió reaccionar ante el gol perico, sí que lo hizo con el buen juego del Espanyol. Cuando los locales gozaban de sus mejores minutos, un centro de Aspas que remató Maxi Gómez pillando a contrapié a Diego López, puso el 1-1 en el marcador.

Acción correspondiente a la segunda mitad del encuentro / Foto: Liga Santander
Acción correspondiente a la segunda mitad del encuentro / Foto: Liga Santander

Y fue en ese preciso instante cuando el juego perico desapareció. El RCDE Stadium pedía que su equipo avanzara y aunque Rubi quiso darle pólvora a los suyos con la entrada de Sergio García y Ferreyra, el buen juego visitante siguió y el marcador no se movió hasta el final. El empate no es positivo para ninguno de los conjuntos, con un Espanyol que se aleja de Europa y un Celta que no logra sellar su permanencia. Todavía cualquier cosa puede pasar y aunque queda mucho, tampoco que tanto. 

VAVEL Logo