Empate en Vigo y despedida de Primera División
Los jugadores del Rayo  celebrando el gol de Medrán. Fotografía: La Liga

Empate en Vigo y despedida de Primera División

El equipo empató frente al Celta de Vigo en un partido en el que ninguno de los dos equipos estuvo a la altura de lo que sus aficiones merecían.

viviana
viviana vega

El Rayó termino la temporada como jugó durante toda la Liga. Un buen primer tiempo emocionante y vibrantes chispazos de fútbol, esperanza de que se podía conseguir una victoria y 20 minutos finales para el olvido con una defensa que parecía una gelatina.

Tras ir ganando cómodamente por 0-2, se dejaron empatar. Los goles vallecanos fueron, el primero a los 29 minutos de penalti, obra de Embarba y el segundo, en el 71, salió de las botas de Medrán mediante un disparo lejano.

Los vigueses empataron en los últimos compases del partido, que por cierto se alargó hasta el 99. Ambos goles del Celta fueron realizados por Iago Aspas, que ha anotado 20 dianas en la temporada, convirtiéndose en el pichichi español. El primer tanto del gallego fue en el 82 de penalti y diez minutos después, volvió con un remate que ponía las tablas finales.

El Celta no entró con la intensidad necesaria para demostrarle al Rayo que se le iba la vida en el duelo. Los celestes estuvieron lejos del nivel que venían mostrando en su estadio.

En la primera mitad, los equipos se repartieron la posesión de la pelota, donde las defensas estuvieron bastante aplicadas. En el minuto 24, un disparo de Álvaro cerca de la escuadra rompería el hielo para los de Vallecas. Poco después, el árbitro Mateu Lahoz señaló penalti a favor de los de Jémez en una falta de Boudebouz a Advíncula. Embarba no perdonaría desde los once metros, abriendo el marcador y poniendo el 0-1. Lo que quedó del primer tiempo fue poco.

Para la segunda mitad, el partido se volvió más intenso y entretenido y comenzaron a parecer ocasiones de gol. Medrán fue el primero en aprovechar la oportunidad y poner el 0-2 a favor del Rayo.

El Celta comenzó a apretar, ya que no querían perder su último partido frente a su afición y el partido se animó positivamente con los celestes atacando y un Rayo que también buscaba la victoria. Casi en los últimos minutos, el árbitro cobró una mano en el área de Catena y el goleador local, Iago Aspas, no perdonó. Los de Vallecas perdieron intensidad y concentración y el de Moaña aprovechó para igualar el marcador.

VAVEL Logo