Carrillo salva al Leganés del negativismo puro
Carrillo celebrando su gol | Foto: CD Leganés

Un partido más, una jornada menos. Así se encuentra ahora mismo el Leganés tratando de hacerse a la idea de que puntuar siempre esta bien, aunque la realidad es que cuando juegas en casa, mejor que sea hacerlo de tres en tres. Lo hizo bien el conjunto 'pepinero', sobre todo en la segunda mitad tras el gol de Lucas Pérez. El equipo sacó la garra que se le pide y empujó para conseguir la gesta de la remontada. Se quedó en empate, pero hay atisbos de mejora en Butarque. Cada vez menos tiempo, pero claro que se puede.

Una primera mitad de menos a más

Arrancó el Leganés con la novedad de doble punta formado por Carrillo y Guerrero. Con dos jugadores de tal envergadura la orden era clara: balones aéreos a la espalda de la defensa visitante. Cerca estuvo de sacarle el partido el Leganés nada más empezar el encuentro. Buen servicio desde la derecha de Bustinza (que ejercía de carrilero) y que remató de primeras Óscar. El disparo de Rodríguez lo repelió Pacheco a contrapié con una mano milagrosa. Con el paso de los minutos el Alavés se echó un paso hacia adelante y tras un fallo en cadena del Leganés, a punto estuvo de sorprender Aleix Vidal con un disparo por encima de Cuéllar, pero el ‘Pichu’ reaccionó pronto.

El partido se fue emborronando y ninguno de los dos contendientes tenía la claridad suficiente como para plantear alguna jugada ofensiva de peligro. El Alavés lo intentaba a través del balón parado, pero sin encontrar rematador preciso. Los de Aguirre por su parte, seguían empeñados en buscar balones largos aéreos a la espalda de la zaga defensiva, pero Garitano tenía muy estudiada esa acción. Óscar la tuvo de nuevo, pero sin claridad alguna porque le pegó mordido al balón, pese a llegarle franco y botando. El de los Navalmorales fue quien más lo intentó en la primera mitad, el día que volvía a la titularidad. Faltando diez minutos para el final, lanzó una falta que cogió portería e hizo que Pacheco tuivera que esforzarse para mandar el esférico a saque de esquina. Los ‘pepineros’ quisieron darle al Alavés de su propia medicina con una falta que botó Rodrigues desde la derecha. Se levantó Awaziem más que nadie, pero su disparo salió desviado del palo derecho de Pacheco.

Se animaron los locales con una ocasión que desaprovechó Guerrero y en otra oportunidad con un disparo de Bustinza, que resultó estar en fuera de juego. Una primera parte que fue de menos a más con un Leganés, que fue consciente de lo que se estaba jugando y que con el paso de los minutos fue ganando protagonismo sobre el césped

Una segunda mitad de zarpazos

No pudo empezar peor la segunda mitad para el Leganés. El Alavés trianguló muy rápido cerca del área de los de Aguirre hasta que Lucas Pérez se encontró delante de Cuéllar y por bajo le superó muy fácil. Fruto de la pájara del gol, estuvo cerca de sentenciar el partido Aleix Vidal minutos después tras un desbarajuste 'pepinero' atrás. El ex-jugador del Barça no conectó el remate por muy poco. 

Hizo cambios Aguirre para darle la vuelta al marcador y sacó a Ruibal y a Bryan para darle aire nuevo a los jugadores. No pudo salirle mejor el experimento al ‘vasco’ porque el equipo parecía otro. En el rechace de un córner, bajó el balón a la perfección Óscar que y le puso un centro exquisito a Carrillo para que de cabeza fusilara al portero del Alavés. El tanto le dio alas y los de Aguirre parecían jabatos en cada balón dividido con un estadio que, pese a los pitos tras el tanto de Lucas, pronto los reconvirtió en aplausos para los suyos.

A Garitano no le quedó otra que imprimirle un ritmo menos al choque porque veía como el Leganés estaba muy metido en el partido y en cualquier momento podría causarle algún disgusto. Aun así los pupilos de Aguirre siguieron intentándolo y en ningún momento le perdieron la cara. Con el paso de los minutos, las ocasiones fueron disminuyendo y, pese a que el Leganés lo intentó, no pudo pasar del empate en un meritorio y trabajado partido.

 

 
VAVEL Logo