La magia de Kang-In le da la victoria al Valencia
 Los jugadores del Valencia celebran el 2-1. / Fuente: La Liga Santander

Un Mestalla vacío presenciaba un duelo con sabor a conformismo. Dos dinámicas totalmente opuestas se enfrentaban con necesidades muy distintas, el Valencia, obligado a ganar, mientras que el Valladolid, con un colchón de 10 puntos respecto al descenso. Esto provocó que Sergio González presentara un once lleno de rotaciones, con el único aliciente de ver a Hatem Ben Arfa en el ataque pucelano.

Como era lógico, el Valencia salió a morder y controló el partido en los primeros minutos. Parejo se vio más participativo en el inicio del encuentro y volvió a recordar a aquel Parejo que no veíamos desde la vuelta de La Liga. Sin embargo, la mayor jugada de peligro fue de los visitantes en un balón dentro del área que pudo tocar en la mano de un defensor ché.

Dos disparos lejanos de Kondogbia pusieron en apuros; el Valladolid contestó con las dos acciones más peligrosas de la primera media hora de encuentro. La primera, con una buena jugada individual de Waldo por banda que acabó con un disparo que detuvo Jaume. Minutos después un centro del mismo Waldo acabó con un remate de Víctor García. 

Pese a ello, en el minuto 30, un fallo en la entrega en campo propio de Enes Ünal sirvió para que el Valencia montara un ataque rápido y en tres pases generara el gol de Maxi Gómez a placer tras la asistencia de Gameiro, justo antes de la pausa de hidratación. 

Tras el gol, poco fútbol se vio en lo que restaba de primera mitad. El Valladolid no supo reaccionar y fue controlado por el Valencia, que con balón no generó ocasiones ni ataques, aunque tampoco parecía hacerle falta por lo poco que ofrecía el conjunto rival. 

Con 1-0  se fueron al descanso, con la idea de que el Valencia tenía el partido encarrilado y que no sufriría demasiado para conseguir los tres puntos. 

Pero este pensamiento fue muy alejado de la realidad. Dos minutos después de la reanudación, Víctor García cazó un balón bombeado en el área, se revolvió y cruzó un disparo potente ante el que nada pudo hacer Jaume para poner el 1-1 en el marcador.

Con este gol, el nacido en Xeraco (Valencia), lograba un debut soñado y obligaba al Valencia a reaccionar y cambiar mucho las cosas para poder batir una de las defensas más firmes y férreas de toda La Liga. 

Por medio de Guedes y Florenzi llegaron las aproximaciones del conjunto local, pero de nuevo, sin llegar a ocasionar una oportunidad clara. Pasada la hora de encuentro, Voro introdujo las primeras sustituciones con Kang In, Coquelin y Manu Vallejo para dar descanso a Carlos Soler, Dani Parejo y Kevin Gameiro. 

Los cambios no tuvieron un efecto inmediato, y mientras que el tiempo pasaba, el partido solamente consistía en centros sin remate y la mayor parte de la posesión en el centro del campo. 

A 8 minutos del final el Valencia avisó con un remate al larguero de Maxi Gómez tras un espléndido centro de Kang In Lee, aunque la jugada había sido anulada por fuera de juego del charrúa. 

Jaume se vistió de salvador a 5 minutos del final con tres paradas de mérito, entre ellas una doble ocasión de Sergi Guardiola primero y a Sandro Ramírez en el rechace.

Pero el Valencia, a la desesperada, sabía que tenía que buscar el gol. Guedes combinó con Kondogbia en la frontal, le dio el balón a Kang In Lee y el surcoreano con un potente disparo al palo corto, mostró de nuevo que es un jugador especial, y anotó el 2-1 para regalarle los tres puntos a un Valencia que no estaba haciendo méritos para merecerlo.

Con solamente 4 minutos restantes, el Valladolid no pudo hacer nada y se materializaba la primera victoria de Voro en su sexta etapa como entrenador che en un encuentro áspero, en el que el Valladolid mereció el empate y en el que el Valencia supo aprovechar el poco peligro que generó a la zaga blanquivioleta.  

VAVEL Logo