Otra vez De Burgos Bengoetxea
Celebrando el gol del empate ante el Elche. (Foto: LaLiga)

El Elche salió con Edgar Badia en la portería. Una línea de cinco formada por Josan, Barragán, Verdú, Diego González y Fidel. En el centro del campo Marcone, Mfulu, Tete Morente y Pere Milla. En punta el excéltico Lucas Boyé.

Por su parte, el Celta salió con el siguiente 11: Rubén bajo palos. Una línea de cuatro formada por Hugo Mallo, Aidoo, Murillo y Olaza. El centro del campo para Denis Suárez, Tapia y Brais Méndez. En punta Aspas, Santi Mina y Nolito.

Sorprendió la aparición de Hugo Mallo en el 11 inicial. No por la polémica de estos últimos días, pero si por la inactividad causada por la lesión.

Empezó mal el encuentro para el Celta. En el minuto 3 un penalti por mano clara de Hugo Mallo, sirvió para adelantar al Elche en el marcador. La mano es clara, pero no es suficiente para que piten penalti. El balón procede de un choque entre tres, un intento de remate que sale mordido, que rebota en el cuerpo de Hugo y que e impacta en la mano del lateral celeste. Pero el fútbol con el VAR es así.

Unos minutos después De Burgos pudo pitar un penalti mucho más claro de Murillo sobre Verdú, pero no considero que el contacto fuese suficiente para volver a señalar la pena máxima.

El Elche colocó el autobús varios metros delante de su frontal y esto le permitió al Celta tocar y filtrar balones. Dos asistencias una de Iago y otra de Denis, dejaron a Brais dos veces delante del meta local. Pero en ambas ocasiones salió ganador el portero Ilicitano.

Murillo que últimamente no está nada acertado, fue el mejor compañero de los atacantes del Elche en la primera parte. La mayoría de sus decisiones fueron erróneas. En una puja en el minuto 30 con Lucas Boye, perdió la disputa casi en la línea de fondo y si no llega a ser por el trencilla, que pitó falta del delantero argentino, la jugada podría haber terminado en penalti.

En el minuto 35 otra disputa entre Boye y Murillo, que volvió a perder el central cafetero, permitió al delantero argentino disparar desde la frontal. El balón salió lamiendo el palo.

El Celta seguía insistiendo. Denis en el minuto 37 disparo desde lejos, pero su disparo no encontró portería.

En el minuto 39 se produjo el primer cambio del partido. Salió lesionado Fidel y entro en su lugar Miño.  

En el minuto 41 llegó el gol del empate celeste. Iago atrae a los centrales que liberan un espacio y toca para que Santi Mina dispare desde la frontal y marque gol. Buena jugada y merecido el empate viendo la propuesta de ambos.

La primera parte terminó con empate, aunque con un poco más de fortuna, el Celta tendría que haber terminado este tiempo ganando. El mejor de esta primera parte fue el portero Ilicitano.

En la segunda parte salieron los mismos jugadores que terminaron la primera y la tónica no cambio. El Celta siguió intentando desequilibrar el marcador, el Elche seguía esperando atrás.

En el minuto 52 otra para el Celta. Esta vez fue para Iago Aspas. Arranca, pisa el área y dispara con potencia, pero el balón no cogió portería.

En el 58 otra ocasión clara para Mina. Un balón lateral al que no pudo llegar el canterano celeste. El Celta siguió generando ocasiones, pero la pelota no quería entrar.

En el 60 llegó la penúltima gran ocasión del Celta. Iago encaró a Badia, pero este tocó lo suficiente la pelota para desviar a córner.

El Elche movió el banquillo y realizó tres cambios para cambiar el sino del encuentro. Se marcharon Diego González, Mfulu y Pere Milla. Entraron en su lugar Josema, Raúl Guti y Rigoni.

Los cambios le sirvieron al Elche para refrescar al equipo y para parar el ritmo del partido. Hasta ese momento, el Celta había sido muy superior.

El mazazo definitivo para las opciones del Celta llegó con la lesión de Renato Tapia. El futbolista peruano es un acierto de la secretaria técnica. Corta, ocupa espacios, toca fácil… cada partido es un clinic de cómo ser un medio centro defensivo. Parece algo muscular, esperemos que no sea mucho.

En su lugar entró Fran Beltrán. Sorprende que el otro medio centro defensivo de la plantilla, Okay, no entrase en lugar de Renato. Beltrán no es ese perfil de futbolista y el Celta empezó a perder las batallas en el centro del campo.

En el minuto 72 otra jugada polémica en el área del Elche. Un buen balón de Denis, que filtró otro pase para Brais y posible penalti sobre el canterano celeste. Badia toca balón y jugador.

En la jugada siguiente, un centro desde el lateral derecho de Hugo Mallo, lo sacó Josema bajo palos. Otra vez rondo el segundo el Celta, pero la pelota siguió sin entrar. En la salida a la contra, Olaza traba a Rigoni y este en la caída se hace daño en el hombro. Fue sustituido por Nino.

En un nuevo el córner llegó la jugada muy desafortunada para el meta local. En la disputa en el salto con Murillo y Verdú, este último golpeo con su cabeza en el costado del portero. No volvió a recuperarse del impacto, pero siguió sobre el terreno de juego. El Elche había agotado todos los cambios y no podía sustituir al meta.

La ultima para el Celta, fue para Iago en el minuto 79. Una mala salida de Badia que no llegó a despejar bien el balo, permitió al de Moaña disparar con poca oposición y algo escorado. Pero cuando no quiere entrar, no quiere entrar. El balón golpeó el lateral de la red.  

En el minuto 81 el árbitro desquició definitivamente al equipo Celeste. Un codazo de Boye que le partió el pómulo a Brais, no fue sancionado ni con falta por parte del colegiado vasco. Este es el mismo árbitro que pitó un penalti inexistente en Mallorca la temporada pasada. Sorprende que en esta jugada no interviniese el VAR. La acción es de roja directa, sin embargo, no fue ni falta.

La protesta de Iago por la inacción del árbitro, le acarreó una tarjeta amarilla.

En el minuto 84 llegó la ocasión más clara para el Elche. Fue en un pase interior a Tete dentro del área. Este se las apañó para zafarse de los centrales y disparar cruzado. Pudo marcar el Elche y llevarse los tres puntos de manera inmerecida.

El resto del partido se cerró con 6 minutos de añadido, faltas y tarjetas.

El resultado del partido fue injusto, el Celta mereció ganar.

VAVEL Logo