El gran señalado
Garitano dirigiendo el partido frente al Real Valladolid. Fuente: Athletic Club

Gaizka Garitano, llegó hace dos temporadas al primer equipo después de la destitución de Eduardo Berizzo. El de Derio que venía del Bilbao Athletic, consiguió sacar al Athletic del descenso y lo llevó en volandas hasta quedarse a las puertas de Europa. Además, la temporada pasada dirigió al equipo a una final de Copa del Rey pendiente de disputar. Aun así, el recorrido en liga no fue nada bueno, y después de acabar mal la temporada, de media tabla para abajo, no ha conseguido mejorar sus registros en el inicio de esta, dejando al equipo cerca de los puestos de descenso en las primeras nueve jornadas.

Vistos los partidos de los leones, el juego ha cambiado bastante poco de uno a otro, exceptuando ciertas partes de los partidos en los que el equipo reacciona un poco más, sobre todo en las segundas partes. Los malos resultados no han implicado un cambio de esquema y tampoco han causado una gran rotación de jugadores.

  • La seña de identidad

Si por algo ha destacado el juego de Gaizka Garitano estos años, ha sido el juego defensivo. Dada la falta de gol del equipo siempre ha optado por mantener la zaga sólida y a partir de ahí construir el resto. Sin embargo, este año, esa solidez brilla por su ausencia. Los 9 goles en contra en 8 jornadas que lleva disputadas y una sola portería a cero dejan evidencia el plan defensivo del técnico. Además, el pobre juego en ataque no ha conseguido contrarrestar esas lagunas, anotando tan solo 7 goles.

  • Escasez de variedad

El 4-2-3-1 lleva implantado en el campo desde que llegó Garitano al frente del club. Un esquema repetido durante los ocho partidos de la temporada, que prácticamente no se ha cambiado durante el transcurso de los partidos y menos de jornada a jornada. Es el esquema favorito del técnico en el que solo los diferentes cambios de los protagonistas, han cambiado un poco el estilo.

  • Los mismos de siempre

Dentro de las escasas variaciones, la defensa ha tenido bastantes movimientos debido a las diferentes lesiones. Iñigo Martínez y Capa lo han jugado todo por su parte. Sin embargo, Yuri y Yeray se han perdido 3 partidos, los cuales han cubierto Balenziaga y Núñez respectivamente. En portería, Unai Simón ha jugado todos los partidos disputados hasta ahora.

Mirando hacia el medio campo, el doble pivote ha sufrido muy pocos cambios. Dani García un fijo para el entrenador, ha disputado de titular todos los partidos; no así Unai López, que vio como comenzó de suplente la temporada por detrás de Vesga. Sin embargo, después del mal resultado de ese partido, Garitano ha optado por poner a Unai López en el resto de partidos, exceptuando el del Sevilla que le dio la oportunidad de titular al Joven Zarraga.

La línea de tres, quizá es la que más ha variado en este inicio. Iñaki Williams que solo se perdió como titular el estreno liguero, ha ido variando la posición de punta con Raúl García. Una posición que dependiendo la fase del partido ha ido cambiando. Dos jugadores que lo están jugando todo prácticamente a pesar de solo llevar un gol entre los dos.

En la banda contraria, la irrupción de Jon Morcillo le ha sacado de los onces a un habitual en temporadas anteriores como Córdoba. A pesar de ello, desde la llegada de Berenguer, esa banda está siendo para el fichaje de este año, relegando en las últimas jornadas a Morcillo a la otra banda o al banquillo.

Otro de los que no está teniendo un año fácil está siendo Iker Muniain. El empeño de poner a Williams en punta y a Raúl García de enganche le ha relegado a la banda izquierda, donde le está costando mucho crear juego y generar ocasiones, viendo así discutida su titularidad.

Por último, hay que mencionar, el poco protagonismo de los ‘katxorros’, sobre todo en los once titulares. Bien es cierto que, desde su llegada, ha hecho debutar a seis canteranos de Lezama. Pero la realidad es, que las oportunidades de las que gozan son muy pocas.

Solo Morcillo ha disputado varios partidos como titular. Sancet y Zarraga solo han disputado uno de inicio, este último sin haberlo terminado. Iñigo Vicente y Vencedor, han tenido peor suerte, viendo su juego limitado a dos encuentros. Por último, es curiosa la participación de Asier Villalibre, ya que no ha participado como titular a estas alturas, pero ha disputado todos los encuentros, siendo así el jugador con más minutos disputados desde el banquillo de toda la liga.

  • Las sensaciones transmitidas

Por último, analizando las sensaciones que ha dejado el técnico de los leones, hay que decir que son bastantes malas. La confianza de la directiva pende de un hilo, y gran parte de la afición ha perdido la fe en el de Derio. Sí que es verdad que partido a partido, ha transmitido unión entre el equipo y él; sin embargo, esas sensaciones no se han trasladado en los partidos. Además, las declaraciones post-partido muchas veces no parecían describir la realidad. A parte de ello, los dos últimos partidos ha evitado responder a preguntas de periodistas sobre su futuro. Todos ellos, detalles que no dejan buenas sensaciones en ninguna de las partes.

VAVEL Logo