Valencia CF 2- 0 Celta de Vigo: una sufrida derrota 
La barrera del Celta ante el tiro de falta de Kang- in | Fuente: LaLiga

Un partido cargado de desaciertos, parones y amonestaciones es el que se ha presenciado en Valencia. El Celta llegaba 10º con 29 puntos, el equipo ‘ché’ 13º, con 24 puntos y a tres del descenso.

Los dos equipos soñaban con la victoria. Los vigueses querían demostrar que podían ganar sin Aspas y continuar con su buena racha. Por su parte, los valencianos anhelaban ese triunfo para conseguir alejarse de la zona roja de la tabla.

45 minutos de igualdad:

La primera parte en Mestalla fue de lo más atascada y accidentada. Ambos equipos presionaron y jugaron con intensidad. Sin embargo, falló el hecho de que a penas encontraron huecos para confeccionar posesiones largas o para intentar llegar a la portería rival.

No hubo un claro dominante y las numerosas faltas hicieron que se ralentizara el ritmo del partido. Faltas que en su mayoría fueron producidas por los jugadores celestes, muestra de la agresividad que caracteriza al equipo desde que Coudet aterrizó en Vigo.

Sí es cierto que el Valencia estuvo más cerca de abrir la lata. Tuvo tres ocasiones, frente a una del Celta. Una de ellas culminó en un ‘no gol’ de Wass. Esté remató y marcó en el minuto 22, pero el VAR indicó fuera de juego. Otra jugada peligrosa llegó desde la banda izquierda valenciana, un centro que no encontró rematador.

Ruben Blanco a penas tuvo una ocasión para lucirse, ocasión que llegó en el 43. Kang-in estuvo a punto de alcanzar el esférico para quedarse solo ante el guardameta, pero Rubén estuvo más rápido.

Santi Mina y Hugo G. | Fuente: La Liga
Santi Mina y Hugo G. | Fuente: La Liga

Una roja que lo cambia todo:

En cuanto a sensaciones, el inicio de la segunda parte se podría decir que fue una prolongación de la primera. Los clubes continuaron sin asumir demasiados riesgos y hubo escasa actividad en las áreas. Lo más destacable de los primeros 15 minutos fue un remate blando de Santi Mina, la primera ocasión celeste entre los tres palos.

En el minuto 60 cambia todo tanto para el Celta como para el Valencia. Maxi Gómez se quedó solo ante Rubén Blanco, y esté salió en defensa de su equipo, realizando una entrada y provocando un ligerísimo contacto con el ariete valenciano. En un primer momento, Pizarro Gómez no señaló falta, pero el VAR y el propio árbitro revisaron la jugada durante unos largos minutos de incertidumbre. Finalmente, el cancerbero vio la roja. Su sustituto fue Iván Villar, que entró al terreno de juego por Ferreyra.

Esa amonestación fue clave y marcó el transcurso de lo que quedaba de partido.

Rubén Blanco se dirige al banquillo | Fuente: La Liga
Rubén Blanco se dirige al banquillo | Fuente: La Liga

Luchar hasta el final:

El Valencia vio en esa inferioridad numérica una gran oportunidad para encaminar el partido a su favor. Javi Gracia decidió reforzar el ataque dando paso a Gameiro, que sustituyó a Álex Blanco. Desde ese momento, el conjunto valenciano no dejó de atacar y de rondar el área viguesa. Sin embargo, el Celta no se rendía y defendió con uñas y dientes, manteniendo una defensa ordenada. A los vigueses solo les quedaba la opción de aprovechar las pérdidas de su contrincante para conseguir desencadenar jugadas a la contra o pases largos de su portero, que colocasen el balón cerca del campo contrario.

En el minuto 80, entró Aidoo por Solari, para reforzar el área defensiva. Entonces, los celestes presentaron una formación con cinco defensas cuando tocaba defender. Para atacar, Hugo Mallo subía al mediocampo y Aidoo cubría su posición.

Tras la entrada del ghanés, el Celta tuvo una buena ocasión y desmostró su 'afouteza'. Nolito se metió hasta la cocina para ponérsela a Hugo Mallo, que llegaba en forma de nueve. Cillessen consiguió atajar el remate.

Se podría decir que Santi Mina fue uno de los jugadores más destacados del equipo de Coudet, pues demostró un gran sacrificio durante los 97 minutos. Presionaba, subía y bajaba según lo  requería el partido.

Hugo Mallo controla el balón con el pecho ante Gayà | Fuente: LaLiga
Hugo Mallo controla el balón con el pecho ante Gayà | Fuente: LaLiga

Los goles llegaron en el descuento.

Nada más y nada menos que siete minutos fue lo añadido al tiempo reglamentario. Tiempo suficiente para que el Valencia anotara los goles que le dieron el triunfo.

El primer tanto llegó en el 93 del pie de Manu Vallejo, tras un pase filtrado de Kang- in. Cabe destacar que este jugador firmó un gran partido, mostrándose muy participativo y dejando numerosos detalles de calidad. Finalmente, Gameiro sentenció en el último minuto del encuentro.

Gameiro celebra su tanto | Fuente: LaLiga
Gameiro celebra su tanto | Fuente: LaLiga

El Valencia-Celta ha sido un partido de gran exigencia física que se mantuvo igualado hasta la expulsión del guardameta vigués. Así, el Celta vuelve a Vigo sin haber puntuado y quedándose en media tabla. El Valencia, descansará esta noche un poco más lejos de esos puestos de descenso.

VAVEL Logo