Análisis del rival: Un Celta en horas bajas
@RCCelta

Debería ser un partido asequible para el Real Madrid, por lo menos así lo indica la posición en la tabla de cada equipo, donde el club blanco asoma en la primera posición y no encontramos al conjunto celeste hasta la decimoctava, pero nada más lejos de la realidad, pues el equipo dirigido por el “Chacho” Coudet ya ha demostrado de lo que es capaz, pese a no haber iniciado la campaña con buen pie.

El Celta terminó la temporada pasada en la octava posición, siendo uno de los equipos a los que perjudicó el final de la competición doméstica, ya que enlazaron una impresionante racha de victorias que, de haber tenido algo más de fortuna, podía haberles colado en alguna de los puestos que dan acceso a la Europa League.

Chacho Coudet

Para entender a este quipo y su meteórico ascenso de posiciones la temporada pasada es indispensable nombrar al causante de todo esto: Eduardo Coudet. Tras una temporada donde el Celta se salvó por la mínima, iba camino de repetir el resultado, asentado ya en la parte baja de la tabla, hasta que la llegada del técnico argentino en la jornada 10 cambió todo. 

Con un sistema muy novedoso en Europa, y un fútbol de lo más vistoso y ofensivo, Coudet arrancó lo que popularmente se conoce como la “Chachoneta”. Su efecto en el banquillo fue inmediato, logrando 9 puntos de los primeros 12 posibles, anotando once goles en este periodo de tiempo, algo que con Óscar García no había ocurrido, pues en sus nueve partidos al frente del equipo solo había conseguido siete puntos y convertido seis goles.

El "Chacho" consiguió sacar la mejor versión de jugadores que no estaban rindiendo tan bien como Santi Mina o Denis Suárez, y lo que es mucho más importante, logró que el equipo abandonara la dependencia de Iago Aspas y pudiera empezar a jugar sin que el juego se basara en el número 10, cortando una racha de 11 partidos sin ganar cada vez que la estrella sufría una lesión o no podía saltar al campo.

Iago Aspas

El jugador de Moaña es la referencia del equipo, tanto dentro como fuera del campo. El veterano jugador, que ya tiene 34 años, cuenta con un largo recorrido en Europa, pues aunque se ha formado en la cantera del Celta y ha jugado casi toda la vida en tierras gallegas, Sevilla y Liverpool han disfrutado también de él, aunque nunca ha demostrado fuera de casa el gran jugador que es.

Sus números siguen siendo muy buenos; a pesar del mal arranque de su equipo la temporada pasada y de una lesión que le tuvo apartado de los terrenos de juego dos meses, consiguió ser el máximo asistente de la Liga, regalando trece goles a sus compañeros y superando otros grandes nombres, como el de Leo Messi sin irnos más lejos. En cuanto a goles, aunque va bajando sus prestaciones con respectos a otros años, el propietario de tres trofeos Zarra en su haber sigue recordando lo que es marcar, pues contabilizó 14 tantos la temporada pasada, solo superado en la clasificación nacional por un extraordinario Gerard Moreno. Esta temporada ya registra un gol en sus tres primeros partidos, de penalti ante el Atlético de Madrid, pese a que la sensación es que le está costando arrancar. No hay dudas sin embargo de que lo terminará haciendo y se volverá a colocar entre los mejores jugadores de la Primera División, una vez más.

Su nombre ha sido uno de los que más ha sonado este verano, y no precisamente por el mercado de fichajes, sino por su no inclusión en la lista de Luis Enrique para la Eurocopa. “El Messi de los pobres”, pese a llevar un tiempo sin ser convocado, estaba bastante ilusionado con su posible llamada a la selección español, pero el seleccionador decidió que no entraba dentro de la lista de los veinticuatro jugadores que llegaron hasta las semifinales del torneo, a pesar de que en muchos momentos de la clasificación la selección acusó un problema de gol, algo que parece haber solucionado por el momento.

El 4-1-3-2

Eduardo Coudet ha traído a la Liga un esquema que no se ha visto en muchas ocasiones, pero que le ha venido al equipo como anillo al dedo, por su adaptación y por las características de cada jugador. Con un once muy definido y donde las rotaciones no son la norma general, el entrenador ha encontrado en Renato Tapia el hombre que sostiene todo el sistema.

El internacional peruano desempeña una función irremplazable en el equipo. Es el encargado de unir la defensa con el centro del campo, pero también de sacar de apuros a los centrales y evitarles mucho peligro. Su trabajo es innegable, y fruto de ellos es uno de los jugadores que más tarjetas amarillas recibió la temporada pasada, terminando con once, pero sin ser expulsado ni una sola vez.

Las bandas son para Nolito y Brais Méndez, reciente convocado con la Selección, mientras que la punta del ataque la ocupan Iago Aspas, quien realmente no tiene una posición clara y se va moviendo por todo el frente ofensivo y Santi Mina, que pese a su flojo arranque de curso tratará de igualar o superar los doce goles que ya metió la temporada pasada.

Fichajes

Había pocas posiciones que reforzar tras el maravilloso cierre de liga, pero aún así el club presidido por Carlos Mouriño ha conseguido mejorar la plantilla, con cuatro buenas incorporaciones. En primer lugar consiguieron la cesión, con opción de compra, de Marcos Dituro, proveniente de la Universidad Católica de Chile. Este fichaje es petición de Coudet que quería reforzar la portería, y no ha tardado en darle la titularidad desde la primera jornada. El argentino de 34 años ha respondido a la confianza y ha sido importante para el equipo, sobre todo en la segunda jornada donde realizó varias paradas de mérito, penalti incluido, que permitieron al conjunto vigués sumar su único punto hasta el momento.

El fichaje estrella del mercado, por su status y el dinero invertido por él es Javi Galán. El lateral izquierdo ha sido traspasado por cuatro millones desde el Huesca, donde debutó en Primera División la campaña pasada y se mostró como uno de los mejores jugadores en su posición, entrando en el top de máximos regateadores de la competición. Pese al poco periodo de adaptación al equipo, y a un primer partido algo malo, el pacense ya está demostrando que puede ser muy importante para un equipo tan ofensivo como es el Celta.

Otros cuatro millones es el precio que ha pagado el club gallego por Franco Cervi. Se trata de un habilidoso extremo muy venido a menos, por su bajada de nivel y por las incesantes lesiones que no han dejado de perseguirle, pero todavía cuenta con 27 años y mucha voluntad para revertir esa situación. En 2018 fue llamado por Scaloni para disputar unos amistosos con la selección absoluta, y su objetivo es recuperar su mejor nivel para intentar colarse en la lista de Qatar en 2022. Viene a luchar la posición con un viejo conocido como es Nolito, a quien los años sí le están pasando factura, por lo que el argentino podrá disputar muchos minutos e incluso arrebatarle la titularidad.

Por último, han recuperado también como cedido a Jeison Murillo, el líder de la defensa y que junto a Néstor Araujo conformar una sólida pareja de centrales. El colombiano de veintinueve años, con mucha experiencia en diferentes clubes, ya lleva tres años vistiendo la camiseta celeste, por lo que sabe lo que significa vestir los colores del Celta y viene deseoso de brillar en su debut esta temporada ante el Real Madrid.

Once probable

Dituro; Javi Galán, Murillo, Araujo, Hugo Mallo; Renato Tapia, Nolito, Denis Suárez, Brais Méndez; Santi Mina, Iago Aspas.

 

El Celta no ha empezado con buen pie la temporada: dos tropiezos y un empate le tienen apartado de los puestos en los que debería estar; Pero no por esto son un equipo menos peligroso que si llevaran tres victorias consecutivas, pues como hemos visto, calidad no les falta. Tienen las ideas bien claras, con un fútbol muy ofensivo y vistoso que intentará buscar las cosquillas de la defensa blanca, liderados por el inmortal Iago Aspas, deseoso de reivindicarse y demostrar que es uno de los mejores jugadores de la Liga.

VAVEL Logo