El Nástic se deja remontar

Una muy mala segunda parte de los de Rodri permite al Oviedo darle la vuelta al marcador. El árbitro, protagonista por haber señalado tres penaltis, ha condicionado el partido pitando un penalti dudoso y que no debería haber subido al marcador en el último minuto de partido

El Nástic se deja remontar
Ramón Folch y Juan Delgado disputando un balón durante el encuentro | Foto: Real Oviedo
Gimnastic
1 2
Oviedo
Gimnastic: Dimitrievski; Suzuki, Perone, X. Molina, Abraham; Gaztañaga, Tejera (Zahibo, min. 70), Delgado (J. Jiménez, min.67), Mesa (Jean Luc, min. 83); Barreiro, Uche
Oviedo : Juan Carlos; Cotugno, Chritian Fdez, Carlos Hdez, Mossa; Forlín (Pucko, min. 64), Folch, Mariga; Aarón, Saúl Berjón (Yeboah, min. 86), Linares (Valentini, min. 90)
MARCADOR: Manu Barreiro (penalti, min. 38), Carlos Hdez (min. 71), Aarón Ñíguez (min. 90+3)
ÁRBITRO: Pizarro Gómez, Valentín Amonestaciones: Saúl Berjón (min. 9), Carlos Hdez (min. 26), Mossa (min.38), Linares (min.40), Gaztañaga (min. 58), Carlos Hdez (min. 88), Suzuki (min. 90), Dimitrievski (min. 90)
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la Jornada 14 del Campeonato de Segunda División disputado en el Nou Estadi ante 5927 espectadores.

El Nástic de Tarragona pierde por un gol a dos en el Nou Estadi ante un Oviedo que ha podido dar la vuelta al marcador. Los visitantes se podían haber adelantado en el minuto 20 de encuentro con un penalti, pero Saúl Berjón lo ha fallado. También desde los 11 metros el Nástic ha marcado su único gol gracias a la tranquilidad de Manu Barreiro. Una mala segunda mitad de los grana ha permitido a los visitantes remontar el marcador con protagonismo para el árbitro Valentín Pizarro. El colegiado ha pitado un penalti dudoso en el último minuto que no debería haber subido al marcador ya que el rematador le da primero con el pie de apoyo y luego dispara, por lo tanto, se debería de haber anulado. Esta victoria supone la primera de los de Anquela lejos del Carlos Tartiere. 

El partido empezaba con buenas noticias para el Nástic. El delantero Ike Uche y el mediocentro Sergio Tejera volvían de nuevo al once inicial tras superar sus respectivas lesiones. Además, Otto Kakabadze era baja por compromisos internacionales, pero Dimitrievski, a quien no se le esperaba ni en la convocatoria, sorprendía en el once inicial. Por lo que al Oviedo se refiere, la baja de Toché era la única sorpresa del once habitual de los azules, juntamente con la baja del lateral derecho Diegui, que se encontraba concentrado con su selección.

En los primeros minutos de encuentro el Nástic ha salido enchufado. Salvo una acción aislada de Aarón Ñíguez que ha hecho lucir a Dimitrievski en el minuto diez de partido, los grana lo han intentado con balones largos a Uche y ocasiones generadas tras pérdidas del Oviedo. En eso momentos el Nástic se encortaba cómodo y los aficionados reaccionaban con gritos de ánimo para ayudar a su equipo a adelantarse en el marcador.

El Oviedo perdona

Cuando el Nástic empezaba a trazar jugadas de peligro, el árbitro del encuentro ha hecho enfadar al respetable grana con la señalización de una pena máxima a favor de los visitantes. Era el minuto 20 y Saúl Berjón tenía la posibilidad de adelantar a los suyos y encarrilar el partido. El disparo del delantero se ha marchado alto a la derecha de la portería y lo aficionados lo han celebrado como si de un gol se tratara.

El árbitro seguía poniéndose al público en su contra tras una acción en la que un pase de Uche, muy activo durante los primeros 45 minutos, dejaba sólo a Barreiro quien veía frenada su carrera por una entrada de Carlos Hdez. El defensor, que había visto tarjeta amarilla en el minuto 26, no recibía ninguna amonestación ante el asombro de las 5927 personas concentrados en el Nou Estadi.

Otro penalti, diferente resultado

Cuando el Oviedo se encontraba más cómodo sobre el verde, el Nástic ha dado un golpe sobre la mesa y el colegiado, para compensar su error anterior con la señalización del penalti en contra del Nástic, ha decretado que un empujón dentro del área de Mossa sobre Uche era suficiente para pitar penalti. Barreiro ha lanzado con una calma extraordinaria que hacía entrar el balón lentamente por el centro de la portería. Corría el minuto 38 de encuentro y los granas se hacían con el dominio del marcador. Con este resultado llegaba el final de una primera mitad que el Nástic ha maquillado, con el gol en los últimos minutos, una pobre actuación, sobretodo de sus centrales quienes tenían muchos problemas al sacar el balón.

El Oviedo ha empezado la segunda mitad mucho más eléctrico que en la primera mitad. Los de Anquela lo intentaban de nuevo con Ñíguez y Berjón por las bandas, pero sus disparos eran taponados por la defensa. En el minuto tres de la segunda, Linares marcaba en fuera de juego claro, por lo que su gol no ha subido al marcador.

El Nástic no ha empezado muy bien los segundos 45 minutos y los visitantes seguían llegando. En el 56 de partido, una buena llegada de Mossa por la izquierda con un centro raso hacía lucir a Dimitrievski con una ‘palomita’ que desviaba el remate de Linares a córner. El Oviedo seguía encerrando al Nástic en su área y eso animaba al casi centenar de aficionados del equipo visitante en el Nou Estadi.

En el 68 de encuentro ha llegado una luz de esperanza para los ‘nastiquers’ con una ocasión de Uche, que tras recortar en la frontal, disparaba demasiado cruzado y el balón salía por la derecha de Juan Carlos.

Quien la sigue la consigue

El Oviedo era el claro dominador del encuentro, encerrando al Nástic en su área y llegando con mucho peligro. Tras una doble ocasión de Linares y Saúl Berjón, en el minuto 71 el Oviedo marcaba el gol del empate tras un centro de Aarón Ñíguez que el central Carlos enviaba al fondo de las mallas con un remate de cabeza perfecto e inalcanzable para Dimi.

El árbitro, insatisfecho con el protagonismo que había tenido en el encuentro, ha decidido pitar penalti en una acción en la que Suzuki derribaba a Mossa en el área. A Aarón Ñíguez no le ha podido la presión y ha transformado la pena máxima para dar la primer victoria del Oviedo fuera de casa en el tiempo añadido al final del partido. La forma cómo lo ha hecho ha sido polémica, ya que los jugadores grana se quejaban de que el delantero había tocado el balón con el pie de apoyo antes de disparar y que, por tanto, el gol no debería subir al marcador.

Con esta victoria el Real Oviedo suma 20 puntos y se posiciona en la novena posición. Por su parte el Nástic se sitúa décimoctavo con 15 puntos y con dos puntos de margen respecto al descenso. El próximo partido de los grana será contra el Numancia a las 12h del mediodía en Nuevo Estadio de los Pajaritos.