Polémica en torno al rookie del año
Foto: hockeysfuture.com

Connor McDavid estaba llamado a ser el rookie del año en esta temporada 2015/2016 incluso antes de que se celebrara el draft. El comienzo de la temporada consolidó esta suposición ya que en sus 13 primeros partidos consiguió un total de 12 puntos, un rendimiento muy superior al del resto de jugadores de primer año. Todo iba en caminado haste que el 3 de noviembre McDavid se rompió la clavícula y prácticamente decía adiós a la temporada abriéndose la siguiente pregunta: ¿Quién se alzará con el Calder Trophy?

Se erigieron tres nombres como respuesta a esta: Artemi Panarin, Max Domi y Dylan Larkin. Panarim lleva 23 puntos en 22 partidos, Domi 18 en 20 encuentros y Larkin 17 en 23. Números muy parejos entre los rivales lo que hace muy difícil la elección a la Asociación de redactores profesionales de la NHL. A esto se unen varios posibles escenarios como una vuelta espectacular de McDavid en postemporada y que deje en entredicho, o por lo menos que haga tambalear, la elección de quien es el mejor rookie de la campaña. Muchos hablan de que podía incluso penalizar a alguien por esta lesionado.

Otro de los encuentros que están en el aire es la cuestión de la edad de los aspirantes al galardón ya que Panarim tiene 24 años y seis de experiencia en la KHL y es considerado rookie ya que esta es su primera temporada en la NHL. Al hilo de esta situación muchos consideran que Parimi debería estar descalificado y aluden al caso de Wayne Gretzky al que se le inhabiitó por haber jugado una temporada en la World Hockey Association una temporada antes a pesar de solo tener 17 años. Sus defensores alegan la regla de que son elegibles todos los menores de 26 años. 

Sin duda este año la decisión sobre el mejor jugador debutante será de las más complicadas de la historia. Parafraseando a los Juegos del Hambre: "Feliz elección del rookie del año y que la suerte esté siempre de su lado".

VAVEL Logo