Los Bruins
tienen problemas para renovar a algunas estrellas
Charie McAvoy
NHL.com

Los Bruins de Boston no lograron satisfacer a los fanáticos de los deportes de Boston con otro campeonato, pero mientras los jugadores clave no envejezcan demasiado mal, existe una gran posibilidad de que vuelvan a ser candidatos en 2019-2020.

Con dos defensores de agentes libres restringidos como Charlie McAvoy y Brandon Carlo aún por firmar, y un poco más de 8 millones de dólares en espacio salarial, Boston tiene que ser creativo. Vamos a ver algunas posibles salidas para Boston.

De acuerdo con CapFriendly, los Bruins tienen un espacio de salario máximo de 8.103.334 de dólares. Pero esta perspectiva cuenta con 25 jugadores en la lista. Dado que solo se pueden incluir 23 hombres en la lista de la NHL para abrir la temporada, los Bruins pueden despejar algo de espacio cuando los jugadores son enviados a la AHL después del campamento de entrenamiento. Esto debería darles un poco más de $ 10 millones en espacio. Sin embargo, un equipo tampoco puede usar cada centavo antes de la temporada ya que se necesitará espacio para los reemplazos de lesiones en temporada. Incluso este espacio adicional aún no es suficiente para las firmas necesarias.

Los problemas de tope salarial de los Boston Bruins son previsibles. No muchos equipos logran la final de la Stanley Cup y emergen sin tener algunas preguntas sobre el tope salarial. Dicho esto, los Bruins todavía pueden resolverlo con gracia o al menos sin grandes daños. La semana pasada, los Bruins firmaron al agente libre restringido, Danton Heinen, un contrato de dos años con un AAV de $2,8 millones. A principios de julio, los Bruins lograron reclutar a Brett Ritchie, Par Lindholm y Steven Kampfer. Esos tres se comieron casi $3 millones del espacio del tope salarial.

McAvoy y Carlo están saliendo de sus tratos a nivel de entrada de tres años. Al surgir como posiblemente el mejor defensa del equipo, McAvoy podría estar buscando más de 8 millones por año. Carlo debería obtener menos, pero se ha ganado un aumento saludable de menos de millón de su valor anual estimado de su contrato inicial. Boston necesitará un poco de creatividad para liberar espacio significativo. Echamos un vistazo a algunas soluciones razonables, pero también a algunas muy delicadas.

El primer nombre que viene en esta lista debe ser David Backes. Que tiene un contrato de 6 millones por temporada. Con la cláusula de David Backes cambiando de no movimiento a no intercambio, los Bruins podrían disfrutar de un leve alivio en el tope si enviaran Backes a la AHL.

Sin embargo, sería suave, ya que le ahorraría a Boston un poco más de $ 1 millón, pero cada dolar podría contar.

Si realmente quieren un verdadero respiro, los Bruins deberían luchar con las mejores maneras de manejar ese total de 6 millones de Backes, que expira después de 2020-21.

Los problemas de tope salarial de los Boston Bruins se pueden resolver de una manera diferente. Kevan Miller tiene un tope salarial de $ 2.5 millones por temporada. El jugador de 32 años tiene un año más de contrato. Si los Bruins no quieren (o no pueden) mantenerlo, deberían intercambiarlo ahora. El año pasado, los Bruins intercambiaron a Adam McQuaid por selecciones de draft y Steven Kampfer de los New York Rangers. Boston podría explorar un acuerdo similar con Miller este año.

A Torey Krug solo le queda un año de contrato por un valor de $5.25 millones por temporada. Krug ha acumulado 163 puntos en las últimas tres temporadas y eso lo impulsa al quinto mejor en esa categoría. Si los Bruins no están listos, o de nuevo, no pueden pagarle, o volver a firmar a Krug para una extensión de contrato tienen que explorar intercambiarlo.

El siguiente jugador a considerar, es David Krejci. Krejci, a menudo criticado, tuvo una temporada para recordar el año pasado. En los playoffs, el delantero centro checo sumó otros 16 puntos. Es un jugador útil a pesar de que ahora tiene 33 años. Un intercambio volvería a ahorrar otra gran cantidad de espacio salarial. Con un tope salarial de $ 7.25 millones por año, se convertirá en un agente libre sin restricciones en 2021. Ya sea ahora o el próximo verano, los Bruins tienen que hacer planes futuros para Krejci. ¿Le renovarán a los 35 años de edad en 2021, o promoverán a uno de sus prospectos a un papel central entre los seis primeros?

Después de discutir algunos movimientos costosos, algunos razonables y algunos prominentes, los Bruins aún pueden crear el espacio de tope salarial sin hacer mucho ruido. Charlie McAvoy y Brandon Carlo podrían firmar acuerdos de bridge y darles a los Bruins tiempo para resolver sus problemas. Si firmaran acuerdos más baratos durante dos años, los Bruins solo trasladarían ese problema a 2021. Ese es el año en que Backes, Krejci y Tuukka Rask serán agentes libres sin restricciones.

Ya sea este escenario o el otro, hay opciones para los Bruins. Esa es también una razón por la que podríamos esperar un poco más para ver a McAvoy y Carlo firmando nuevos contratos. Los Bruins intentan descubrir la mejor solución disponible y la menos dolorosa.

VAVEL Logo