Los traspasos más influyentes de la década
El traspaso de Hall fue una de las noches más intensas de la década (NHL.com)

Uno de los trabajos más complicados para los equipos es analizar y hacer traspasos e intercambios que cambiasen el rumbo de sus franquicias. Es muy difícil considerar qué es un traspaso bueno o un traspaso equilibrado, pero lo que sí es cierto es que durante esta década ha habido traspasos que han involucrado a muchos jugadores con carreras dignas de ser parte del Salón de la Fama en un futuro.

Posiblemente no estén todos, ya que en 10 años hay muchísimos cambios; pero dejamos los que subjetivamente han marcado más el devenir de la liga.

Kings-Flyers: arriesgar el futuro para luchar el presente

Durante los primeros compases de la década hubo un traspaso que fue significativo para la liga. Los finalistas de la Stanley Cup de 2010, los Philadelphia Flyers, daban a Mike Richards, uno de los centers más cotizados en el momento, a cambio de dar dos piezas con gran futuro en la liga como eran Brayden Schenn y Wayne Simmonds. Con este traspaso podría parecer que los Flyers estaban dispuestos a asumir un período de reconstrucción, pero no fue así ni mucho menos.

Pese a que Richards no fue lo que se esperaba en los Kings, fue parte importante del equipo que ganó dos Stanley Cups en 2012 y 2014 junto a jugadores que la franquicia cogió en primera ronda como Anze Kopitar o Drew Doughty.

Los Flyers fueron durante varios años competitivos y llegaron a playoffs, pero nunca al nivel de 2010.

Penguins-Maple Leafs: Kessel para dominar la liga

Los Penguins tenían a dos de las grandes estrellas de la NHL, pero les faltaba algo más para luchar de forma constante por la liga. Pittsburgh adquirió a Kessel a cambio de prospects como Kapanen, Harrington y Spaling y dos rondas del draft. 

Con este traspaso Kessel cambió el panorama de la NHL e hizo a Pitttsburgh campeón durante dos años consecutivos siendo el atacante americano un activo vital durante este bienio de dominio. 

Para Toronto, solo Kapanen ha conseguido un rol importante, y aún así todavía no ha acabado de despuntar. Pese a que Kessel ya no están la franquicia del pingüino, su influencia durante estos 4 años hacen que merezca entrar en esta lista. 

Oilers-Devils: un ganador del Hart a precio de saldo

Igual este traspaso no es el más influyente en cuanto a títulos se refiere, pero engloba muy bien el desastre en el que se ha convertido la oficina de Edmonton durante estos años. Malas elecciones del draft, decisiones sorprendentes, traspasos estrepitosos… Taylor Hall puso rumba a Nueva Jersey a cambio únicamente de Adam Larsson. La urgencia de los Oilers por encontrar defensas hizo que aceptasen una oferta así.

Hall, un par de años después ganó el Hart Trophy al jugador más valioso de la temporada regular, poniendo a los Devils en el radar como posible candidato a la Stanley Cup, aunque en playoff bajaron su nivel. La adquisición de Larsson no mejoró en exceso la calidad de la defensa Oiler. Pese a llegar a semifinales de conferencia en su primer año y con el buen nivel que dio, cambiar a un MVP por un defensa del montón aún debe estar entre las pesadillas de Peter Chiarelli.

Canadiens-Predators: calidad por calidad

Una de las noches de la década será sin duda la que tuvo los traspasos de Hall y Larsson y este a la vez.  Dos jugadores que eran vitales en sus equipos, jugando a un gran nivel… Subban y Weber eran la cara de los Canadiens y de los Predators, pero los jefes decidieron que querían a otra persona en su puesto. Los Predators ganaron el dinamismo de Subban, su impresionante habilidad para el ataque hizo que llegarán a la final de la Stanley Cup, aunque perdieron contra los Penguins. Ahora Subban fue tradeado para tener masa salarial para hacer movimientos esta agencia libre y en los Devils no ha conseguido recuperar el nivel de Norris que tenía.

Weber tuvo un caso totalmente contrario, las lesiones hicieron que no entrara en dinámica con los Canadiens, pero se ha reconvertido y con 34 años está firmando una de sus mejores temporadas en los últimos años.

Blues-Sabres: un traspaso para romper 53 años de mala suerte

Los Blues ficharon a O’Reilly con una misión clara; ganar la Stanley Cup. A cambio soltaron jugadores como Berglund o Sobotka, así como dos primeras rondas del draft. A priori parece mucho, pero los Blues arriesgaron y ganaron.

Pese a no empezar la temporada como se podía esperar de él, O’Reilly se erigió en el líder espiritual del equipo, cambió la dinámica del equipo y ganó la Stanley Cup, el Conn Smythe y el Selke Trophy.

Por su parte, los Sabres no encontraron cambio en él, y aun siguen buscando un center que le quite peso y responsabilidades a Eichel.

Sharks-Wild: un cambio para una década

Brent Burns cogió el avión a California cuando aún no era más que un chaval y se ha convertido en uno de los defensas más dominantes de la década. Coyle, Setoguchi y una ronda media del draft fue el precio que pagó San José para uno de los mejores defensas de los últimos tiempos. Pese a empezar como atacante, y que nunca ha destacado en el aspecto defensivo como tal pero su influencia en ataque ha hecho del barbudo un defensa temible.

Coyle también ha sido un activo muy importante en esta década para los Wild, pero a un nivel bastante inferior que el que ha dado el ganador del Norris.

VAVEL Logo