Los Stars con un pletórico Khudobin golpean primero
Anton Khudobin / Foto:ESPN.com 

En condiciones normales hoy el estadio del equipo local hubiera estado a reventar y hubieran sido animados de principio a fin por sus fans, pero hoy dado el contexto actual vivimos un partido 1 de Finales de Staneley Cup único en la historia de la NHL. Los jugadores salieron al hielo sabiendo que esta puede ser su única posibilidad de conseguir el trofeo más importante en el mundo del hockey y tras las clásicas entonaciones de los himnos vimos el hambre de los equipos por inmortalizar sus nombres en la historia de la NHL. 

Juego 1 por la Stanley Cup

Las emociones no se hicieron esperar y en el primer periodo ya tuvimos una pincelada de lo que iba a ser el encuentro con los dos equipos jugando al estilo que saben hacerlo y por el cual llegaron hasta aquí. El primer gol llegaba tras un polémico hit sobre Brayden Point y por parte un goleador inesperado, Joel Hanley, que hizo su carrera desde la NCAA y es un defensa muy habitual en Texas Stars (Equipo AHL) pero no en los Dallas Stars. El empate en el marcador caería por parte Yannie Gourde y con ayuda de Roope Hintz (termino metiendo el puck). Jamie Oleksiak y Joel Kiviranta sentenciarían el juego en el segundo periodo poniendo el partido en donde a Dallas tanto le gusta jugar. En el tercer periodo ya con un Tampa desbocado al ataque, Joel Dickinson aprovechó el Empty Net para marcar el definitivo 4-1 con el que Dallas se lleva el primer partido de estas finales histórica.

Los Dallas Stars son un equipo que asusta por que vienen callando muchas voces en el mundo de hockey tras la eliminación de dos de los grandes favoritos en su camino a las finales, pero además demuestran que en el hockey no hay que jugar de forma vistosa para conseguir objetivos altos. Anton Khudobin esta haciendo unos playoffs a la altura de los mejores goalies de la historia de la NHL y en sus salvadas recae mucho del éxito de Dallas, solo hoy, tapó 35 remates a marco haciendo un tercer periodo pletórico tapando con el patín, la cabeza y el hombro con tal de mantener el marcador a favor de los de Texas. Es importante recordar que este arqueo kazajo, tiene 34 años y que, aunque ya lleva muchas temporadas en la NHL no fue hasta que llegó a Dallas que realmente ha superado la barrera de los 37 partidos por temporada, pero su nueva responsabilidad como starter en los playoffs no le ha quedado nada grande e incluso se perfila a ser candidato al trofeo de MVP de los playoffs.

VAVEL Logo