Próxima Parada: Spielberg, territorio conquistado por Ducati

Apenas sin poder coger un poco de aire para respirar, el mundial de MotoGP vuela hacia Spielberg para disputar el Gran Premio de Austria, la undécima prueba de la temporada y un trazado muy favorable a Ducati.

Próxima Parada: Spielberg, territorio conquistado por Ducati
Fotomontaje: Martín Velarde - VAVEL

Ducati viaja hacia Austria sabiendo que lo puede volver a hacer bien. Spielberg llegó hace ahora tres años al mundial en sustitución de Indianápolis y demostrando desde el primer momento que el Red Bull Ring sería un trazado muy favorable para la marca italiana. Tras ganar el Gran Premio de la República Checa y con el ambiente tan caldeado que se ha respirado este fin de semana en Brno, Andrea Dovizioso aterrizará en tierras austriacas queriendo demostrar que el ritmo de hace una temporada sigue estando presente. Pero Jorge Lorenzo no se lo pondrá fácil.

Analizando el Red Bull Ring

Desde su llegada al mundial, lo cierto es que es un trazado que nos ha ido sorprendiendo. A punto de acoger su tercer gran premio de motociclismo, el circuito ha podido ser espectador de uno de los duelos que ha pasado a la historia del mundial. Andrea Dovizioso y Marc Márquez lucharon cuerpo con cuerpo en cada una de las curvas que componen este trazado. Un mérito impresionante al tratarse de una de las pistas donde es más complicado adelantar, pero estos dos fenómenos pudieron regalar un espectáculo inigualable a los aficionados, incluyendo el intento desesperado por ganar del de Honda en el último giro.

El Red Bull Ring en Spielberg está situado en Austria, concretamente en la región de Styria. Cuenta con una longitud de 4.3 kilómetros, cuya recta más larga consta de 626 metros. La pista tiene una anchura de 13 metros, una de las claves que dificultan los adelantamientos. Además, resulta ser uno de los trazados más lineales del calendario mundialista, una pista con muchas rectas y pocas curvas -un total de 10, tres a la izquierda y siete a la derecha-, lo que hace que la velocidad punta de las motos y la aerodinámica jueguen un papel muy importante que determinará la carrera este domingo. Ducati tiene ese potencial y, por ello, es un circuito muy propenso a ellos. Aunque Honda este año parece que tiene algo más, un paso más con el que poder luchar por la que sería su primera victoria en tierras austriacas.

Márquez y Dovizioso, en rueda de prensa / Foto: Marc González
Márquez y Dovizioso, en rueda de prensa / Foto: Marc González

Ducati confía, Honda acecha

Con las Yamaha todavía buscando la clave para remontar su peor racha de la historia sin ganar, parece claro que Ducati y Honda lucharán a muerte de nuevo por la victoria. De los dos años en los que se ha competido en Spielberg, las dos victorias han sido para la marca de Borgo Panigale. Andrea Iannone se hizo con el triunfo en 2016 y Andrea Dovizioso hace un año, tras una batalla que se repitió en Japón o en Qatar de esta misma temporada. Fue entonces cuando el mundo se dio cuenta que el italiano podía luchar contra Márquez e, incluso, que podría luchar por el campeonato. Dicho y hecho. Así fue.

Y es por ello que Ducati confía. Y más después del triunfo en Brno. Confía en poder llevarse la segunda victoria consecutiva, pero también el segundo doblete. La relación entre Jorge Lorenzo y el italiano no se encuentra en el mejor momento, lo que hace que las ansias por ganar sean más elevadas. A veces querer demostrar puede hacer que las cosas salgan mal, pero la rivalidad está servida en el box rojo.

Mientras tanto, Marc Márquez llega más confiado que nunca a Austria. Con el test hecho en Brno, en el que marcó el mejor tiempo, y las mejoras que Honda ha ido consiguiendo durante la temporada, la primera victoria en este circuito podría llegar el domingo. Un trazado que se le ha estado resistiendo pero en el que ha podido rodar ya este año, aunque a lomos de un Formula 1 en una experiencia con Red Bull. Lo que está claro es que el #93 seguirá con su estrategia de preparar la carrera en los entrenamientos, buscando el límite y maquinando lo que podría ser otra batalla hasta el final. Puede que este año no se le escape. Veremos qué espectáculo puede ofrecernos esta vez.

Andrea Dovizioso quiere volver a ganar en Austria / Foto: Lucas ADSC
Andrea Dovizioso quiere volver a ganar en Austria / Foto: Lucas ADSC

Pol Espargaró, el gran ausente

A pesar de que KTM correrá este fin de semana su gran premio de casa, la fábrica no podrá contar con uno de sus pilotos oficiales. Tras el accidente que sufrió en el warm up previo a la carrera en Brno, Pol Espargaró se perderá su segunda carrera consecutiva. El de Granollers sufre una fractura de clavícula y varias contusiones, especialmente una cervical, algo que le mantiene todavía hospitalizado. A pesar de la dura caída en la curva 3 del pasado trazado, el catalán evitará tener que pasar por el quirófano, pero su situación no le permite viajar hasta Austria.

"Necesita descansar: se quedará en el hospital hasta el final de la semana por lo que es seguro que no participará en el GP de Spielberg”, ha declarado Mike Leitner, team manager del Red Bull KTM Factory Racing.