Kevin Schwantz: "Marc está haciendo un buen
trabajo"
Kevin Schwantz y Marc Márquez en el Circuito de Austin, Texas. Fuente: motogp.com

Kevin Schwantz (ganador de 25 GP de medio litro, campeón del mundo en un Suzuki 1993, popular favorito y temerario de Texas) habla para speedweek.com. Él ha sido testigo de las seis victorias consecutivas de la estrella del Repsol Honda, Marc Márquez, en su casa, en el Circuito de las Américas (Austin, Texas) desde 2013 a 2018. Pero en 2019 le rompió la racha Álex Rins, que ganó por delante de Valentino Rossi.

Recordemos que hace un año Marc Márquez sufrió una grave caída en Jerez el 19 de julio de 2020 y tras tres operaciones de brazo y dos trasplantes de hueso, a excepción del Sachsenring (5º puesto en la parrilla y victoria en la carrera), según Schwantz: “nunca más me ha convencido”.

Kevin no solo está sorprendido por la falta de consistencia de Maverick Viñales (último en clasificación en Alemania y Pole Position siete días después en Assen), sino que también observó el constante trabajo del seis veces campeón del mundo de MotoGP. Que tras el triunfo soberano en Sachsenring, Márquez no pudo pasar de la 20º plaza de la parrilla y la séptima en carrera, siete días después.

Existen evidentes diferencias en el rendimiento: “El campo y los tiempos están tan cerca hoy”, el estadounidense de 57 años comienza su intento de explicar; sigue con estas palabras: “Como piloto, crees que puedes encontrar estas últimas décimas por tu cuenta, por ejemplo, mejorando o adaptando el estilo de conducción. En realidad, tienes que trabajar sin parar en la moto en cada sesión, incluido el calentamiento de los domingos por la mañana. Entonces, es posible que el trabajo aún no haya terminado. Estoy convencido de que incluso se harán los ajustes finales a la parrilla. Todos quieren saber cómo pueden mejorar un poco. Se trata del comienzo. Todos los fabricantes tienen ahora estos dispositivos especiales de control de lanzamiento y el resto del material. Todos construyen lo que los acerca a la cima y les permite un mejor espacio de carrera".

Por eso la clasificación y la posición de salida son hoy más importantes que nunca, Kevin Schwantz está convencido de ello: "Si un piloto se queda atascado frente a ti en la calificación y arruina una vuelta rápida o si tú mismo cometes un error, difícilmente tendrás una segunda oportunidad en estos 15 minutos".

Kevin se interesó por el rendimiento de Marc y admite que leyó hace unas semanas, en speedweek.com, que el piloto de pruebas de Honda, Stefan Bradl, reveló que Honda todavía no había encontrado una solución a los problemas con la nueva Honda RC213V, estaban indagando en piezas del 2019 (cuando Marc consiguió doce victorias y seis segundos puestos en 19 carreras, consiguiendo el Campeonato del Mundo) y también en busca de material que se había probado. Stefan también mencionó que con el chasis Honda actual, solo el 80% del rendimiento posible proviene de los nuevos neumáticos traseros blandos de Michelin, que cuestan de dos a tres décimas de segundo en la calificación. Y dado que todos los demás pilotos de Honda son más lentos que Marc, el desarrollo ahora se volverá a adaptar a él. Aun así, la falta de competitividad de la moto dificulta que Marc Márquez vuelva a en forma, como en 2019. Los ingenieros de Honda siguen pareciendo desconcertados. La impaciencia de Marc en Assen después de la clasificación fue claramente perceptible. "Necesitamos urgentemente mejoras, en el próximo Gran Premio, no esperar hasta 2022", enfatizó el piloto español en el GP de Holanda hace dos semanas.

“Siempre he estado convencido de que volver a estar en plena forma tomará casi el doble del tiempo que estuvo lesionado. ¿Cuánto tiempo estuvo Marc lesionado? Nueve meses. Si se pierde una carrera o dos, se necesitarán de tres a cuatro carreras para volver a ponerse en forma. Porque primero tienes que recuperar tu fuerza física, luego tienes que recuperar tu antigua fuerza mental. Así que Marc ha hecho un buen trabajo para mí desde su regreso. La victoria en Sachsenring fue definitivamente difícil, ganar en esta pista que no te da un respiro, que merece mucho respeto”, elogió Kevin. “Necesitas fuerza física y mental para esto, Marc también se clasificó bastante bien allí con el quinto lugar. Y se alejó de todos los oponentes en la carrera. Luchó para llegar a la cima y se quedó allí. Pensé que era una señal de que había vuelto. Pero luego vino la mala caída en Assen y la miserable clasificación allí. Marc volvió a caer en la Q1, y si te sigues cayendo al suelo, tu confianza aumentará. Entonces te das cuenta de que tu cuerpo no es a prueba de balas”.

En su mejor momento, Schwantz cubrió las debilidades del Suzuki RGV 500 principalmente con sus excepcionales habilidades de conducción y su inimitable control de la moto. Marc Márquez también lo practicó durante años. "No hay duda de que Marc solía burlarse más de la moto de lo que lo hacía ella", agregó Kevin. “Ahora, tras el descanso por la lesión, Márquez vuelve a ser una persona más normal. Pero la moto sigue siendo un problema", concluyó.

VAVEL Logo