Guía VAVEL Clausura 2016: Cruz Azul
(Fotomontaje: VAVEL)

El 2015 fue un año para el olvido para Cruz Azul, 12 meses en donde la afición celeste volvió a quedar decepcionada de su equipo que en esta ocasión ni siquiera causó ilusión al no calificar en ninguno de los dos torneos del año, jugando un futbol deprimente y aburrido, haciendo del Estadio Azul un lugar abandonado.

Las decisiones que se tomaron a lo largo del 2015 fueron claros errores y demostraron la poca credibilidad que tiene la directiva cementera. La llegada de Sergio Bueno, la contratación de refuerzos como Carlos Lizarazo, Roque Santa Cruz, Lucas Silva, Fernando Belluschi, etc. Volvieron a retratar la dirección deportiva del club, la cual no parece tener ni pies ni cabeza.

Pero se abre otra oportunidad en este 2016, con Tomás Boy en la dirección técnica ya más asentado en el club, y con la incorporación de jugadores de calidad como lo son Joffre Guerrón y Aldo Leao Ramírez, y de además de la posible consolidación de jugadores como Jorge Benítez o Ariel Rojas, quienes llegaron el semestre pasado dejando buenas sensaciones.

El objetivo está más que claro, ser campeones, acabar con la larga sequía, no hay otro club con mayor presión que La Máquina, que desea recuperar la mística de décadas anteriores y volver a ser un equipo protagonista que aleje los fantasmas y burlas que año tras año manchan el prestigio del club.

Las históricas estrellas del escudo 

En la temporada 1968/69, los cementeros consiguieron su primer título de liga, a tan solo cinco años de su incursión en el máximo circuito del futbol mexicano; dicho trofeo lo conquistaron visitando al León por marcador de tres goles a dos.

A partir de esa fecha, y en los años 70’s, a Cruz Azul le llegó su época dorada; en el torneo denominado México 70, por la realización del mundial de futbol en suelo azteca, los azules levantaron su segundo trofeo local venciendo a su primer rival acérrimo, los Tuzos de Pachuca.

De ahí, hasta la temporada 1973/74, no hubo otro triunfador en la liga mexicana más que Cruz Azul, ahí nació el amor de la gran parte de sus aficionados a esos colores y se encumbró como uno de los llamados grandes.

En 1979 lograron su séptimo título en un nuevo formato de Liguilla a Round Robin, lo que significa que se hacían dos grupos y se coronaba quien más puntos lograra obtener de dichos encuentros.

El cierre de la década significó también la conclusión de la gran etapa celeste, tras coronarse en la 1979/80, a los de La Noria les llegaría una larga sequía de 17 años sin conseguir un trofeo local; fue hasta el Invierno '97 cuando, en un partido cardiaco, se impusieron como en su primer campeonato al León, gracias a un penal cobrado por Carlos Hermosillo en una estampa que quedó marcada en la historia, no solo del cuadro capitalino, sino del fútbol mexicano.

Hoy, 18 años después de ese título, las esperanzas de los aficionados se están agotando y se encuentran en espera de la tan ansiada coronación para La Máquina. La nueva generación de seguidores cementeros anhela ver por primera vez a su equipo alzar la copa de que lo dictamine como el mejor club de México.

Altas para el Clausura 2016

A diferencia de otros draft's, Cruz Azul incorporó solamente a tres refuerzos que llegan a apuntalar el plantel celeste, todos nacidos fuera de la república mexicana pero un par ya no ocupan plaza de extranjero debido a que realizaron su proceso de naturalización y poseen actualmente la nacionalidad azteca. 

Silvio Rodrigo Borjas: el refuerzo de menos cartel pero que puede ser de gran utilidad para Tomás Boy. Defensor central paraguayo que presume la nacionalidad mexicana. A temprana edad se aventuró a Europa en busca de conseguir el sueño de jugar y triunfar en el Viejo Continente pero su travesía duró poco tiempo. Del otro lado del charco estuvo en las inferiores del Barcelona B, más nunca debutó; igualmente formó parte del Ashdod Sport Club de Israel. Tras su escasa o nula actividad, se vio en la necesidad de recalar al continente americano, pero su destino fue México. Aterrizó en suelo azteca para reforzar al Cruz Azul Hidalgo. Luego de mostrar sus hechuras en la Segunda División Premier, dio el salto de calidad al primer equipo y deberá aprovechar las oportunidades que le brinde El Jefe Boy.

Aldo Leao Ramírez: el colombiano con papeleo azteca proviene del Atlas y algo que es normal en un jugador de edad a considerar le ha sucedido, desde su salida del Morelia, su nivel futbolístico ha bajado, mismo que le ha quitado poco a poco la oportunidad de representar últimamente a selección nacional de su país; sin embargo, la jerarquía no la pierde, lo que le permite jugar la mayoría de las fechas disputadas. Sus números recientes del cafetero son 16 partidos afrontados de 17 posibles, dado que los rojinegros no consiguieron acceder a Liguilla en el Apertura 2015; trece de esos juegos los inició como titular, resultando 1116 minutos sobre la cancha y patentando un gol. Recibió dos tarjetas amarillas y en Copa MX estuvo presente en dos enfrentamientos, ambos como titular.

Joffre Guerrón: El tercer jugador que vestirá la casaca cementera en 2016. Pertenecía al actual campeón del balompié mexicano, se habla de que su traspaso se llevó a cabo por cuatro millones de dólares aún con 30 años de edad a cuestas. No recibió muchas oportunidades de juego tras las llegadas de André-Pierre Gignac, Javier Aquino y Jürgen Damm, pese a los juegos que regaló en el Clausura 2015 y en Copa Libertadores, siendo pieza fundamental para que los felinos llegaran a la final del torneo continental. El ecuatoriano canterano del Aucas y con pasado europeo acumuló en el recién campeonato terminado sólo un partido como titular, en otros 12 duelos entró como un recambio importante, de esa forma hizo dos tantos. Asimismo realizó nueve disparos, cuatro de ellos con dirección a portería y fue expulsado en una ocasión.

Bajas para el Clausura 2016

A lo largo del torneo pasado, los directivos y cuerpo técnico de Cruz Azul empezaron a darse cuenta de quienés eran los jugadores que no entraban en los planes de la institución, pero con la baja de Sergio Bueno y la llegada de Tomás Boy al club celeste, el proyecto se modificó y estos son los nombres que La Máquina Cementera ya no consideró de cara al 2016.

Gerardo Flores: a pocas semanas de que terminara el Apertura 2015, se hablaba de un posible acercamiento de Chivas con este jugador, pero no fue así y el cuadro del Toluca se animó en hacerse de los servicios del apodado Jerry. Es un futbolista que se desempeña como lateral derecho o volante por el mismo costado. Fue tomado en cuenta por Miguel Herrera en la pasada Copa América; no obstante, poco a poco fue bajando su nivel y ya no fue tomado en cuenta por el estratega cementero, Tomás Boy. Su traspaso es temporal.

Emanuel Loeschbor: futbolista naturalizado mexicano que juega como defensa central y pudo ver sido una parte fundamental en la zona de seguridad cementera, sin embargo, el estratega celeste decidió prescindir de sus cualidades para el Clausura 2016 y fue traspasado de manera definitiva a Monarcas Morelia. En 2012 llegó al Neza F.C y en el Clausura 2013 se quedó muy cerca de ascender al máximo circuito al perder ante La Piedad. Luego de que Neza se mudara a Ciudad del Carmen, Cruz Azul lo adquirió y lo mandó a jugar a la filial del Ascenso en 2014. Hoy es propiedad de La Monarquia.

Xavier Báez: complicado semestre para el tamaulipeco de 28 años. Ni la lesión de Marc Crosas le permitió gozar de minutos en el Apertura 2015, siendo uno de los futbolistas cruzazulinos que menos veces apareció en la alfombra verde. Gerardo Torrado, Rafael Baca y el propio Christian Giménez estuvieron por encima de él, lo que le valió salir prestado al Necaxa. En 2016 vivirá la experiencia de jugar en el Ascenso MX. Se marcha con la posibilidad de retornar en un futuro.

Lucas Silva: en junio del 2015 llegó como uno de los refuerzos estelares para el Apertura 2015. Durante su estadía en La Noria exhibió un nivel interminente, puesto que empezó mostrando sus dotes de goleador en la Pretemporada y luego en competencias oficiales se fue diluyendo. Aunque tuvo un cierre de temporada vibrante marcando goles de gran manufactura, pareciera que su estilo de juego no atrajo a Boy, por lo que se marchó cedido al Pachuca donde buscará recuperar su nivel y tratar, por qué no, de regresar a Cruz Azul. Su mejor momento lo vivió hace algunos años en el Deportivo Toluca.

Federico Carrizo: se sumó a las filas azules en el verano pasado y partió rápidamente, como muchos jugadores, por la puerta trasera. Arribó prestado proveniente de Boca Juniors. El Pichi sólo disputó cuatro partidos de Liga y no anotó ni un solo gol. Debido a su bajo rendimiento y pobres estadísticas, La Maquina no hizo valida la opción de compra por el mediocampista y recaló al conjunto xeneize.

Fernando Belluschi: otro elemento que llegó para encarar el semestre pasado y no pasó nada. Fue anunciado con bombo y platillo procedente del Bursaspor de Turquía. Se hizo su llegada a La Noria tras confirmarse el traspaso de Mauro Formica a Newell's Old Boys de Argentina. Su nivel y aporte en la Liga MX estuvo lejos de aquellas tardes gloriosas con River Plate y el Oporto. Actualmente no tiene fijo un destino pero se rumora que podría ir a San Lorenzo de Almagro, aunque su deseo es volver al fútbol europeo.

Jerónimo Amione: delantero que no ha podido ganarse un lugar en Cruz Azul desde que fue transferido a la escuadra capitalina en 2013. En 2014 se fue a préstamo al Deportivo Toluca durante un año y recaló en junio del 2015. Luego de poca actividad en Liga y Copa MX enfundado con la playera celeste, hoy parte a la ciudad de Puebla esperando triunfar con el cuadro de 'La Franja'. Se va cedido a la Angelópolis.

Antonio Pedroza: jugador de orígen inglés pero de ascendencia mexicana. Se convirtió en agente libre al terminar su contrato con la institución cementera. En 2007 hizo su debut en la Liga Bancomer MX con Jaguares de Chiapas. Posteriormente emigró a Europa donde tuvo un paso efímero. En 2013 volvió a México para sumarse a la plantilla de Cruz Azul Hidalgo y recibió algunas oportunidades con el primer equipo. Más tarde, fue cedido al Herediano y luego regresó a la Liga MX para jugar en Cruz Azul, agrupación en la que nunca pudo despegar.

Hombre a seguir

A diferencia del semestre pasado, la afición cementera se encuentra entusiasmada y luce optimista previo al arranque de un nuevo torneo. Y es que hay motivos para que renazca esa ilusión de poder observar a su equipo levantar el trofeo de Liga en el Clausura 2016. Una de las razones se debe al arribo de Joffre Guerrón, futbolista experimentado y que ha probado las mieles del éxito, puesto que fue monarca con la Liga Deportiva Universitaria de Quito (Liga y Copa Libertadores) y, recientemente, se consagró campeón con los Tigres de la UANL. Asimismo, ha jugado en tres de los cinco continentes del planeta Tierra y tenido acción en Ligas importantes como la de España y Brasil. Las miradas estarán dirigidas hacia su persona, ya que llega a La Noria con etiqueta de salvador y como él mismo ha declarado, busca seguir enriqueciendo su palmarés alcanzando un título con Cruz Azul.

Sistema de juego de Tomás Boy

Tomás Boy siempre se ha caracterizado por ser un hombre frontal, directo, una persona que se rehusa a dar un paso hacia atrás. Así es como ser humano y dicho carácter lo ha plasmado en su ideoligía de juego, ahora en su faceta como director técnico. 

El Jefe tomó las riendas del cuadro azul iniciando el mes de octubre y, en un par de meses bajo la dirección de La Máquina, el estratega de 63 años utilizó, principalmente, dos dibujos tácticos para ordenar a su oncena sobre el rectángulo verde. 

Las formaciones preferidas de Boy en la media docena de partidos que dirigió a Cruz Azul en el Apertura 2015 fueron 4-4-2 y 4-2-3-1. Importante aclarar que estos parados los empleaba de arranque y, cuando el encuentro se hacía viejo o debido a las circunstancias del mismo con el pasar de los minutos, en ocasiones alteraba su alineación.

Concentrándonos en la temporada que se avecina, es factible que Tomás Boy se valga del 4-4-2 por la plantilla que dispone, al menos en el amanecer del campeonato. Una de las zonas más predecibles es la retaguardia, dado que a lo largo de su carrera ha plantado cuatro defensores en la última franja. Un par de laterales con recorrido y que no temen en ir hacia adelante y rebasar la mitad del campo; dos zagueros centrales con obligaciones únicamente defensivas complementan la muralla celeste.

En el medio campo, dos hombres encargados de la recuperación y distribución del balón. Uno de ellos se ocupa más por destruir que por crear, siendo el volante de contención o centrocampista del equipo, el clásico dorsal #5. Quien funge como el escudo de la agrupación es escoltado por un volante mixto, este jugador tiene la responsabilidad de apoyar en labores defensivas como también ofensivas. De sus pies comienza la generación de juego: en Europa es conocido como Box-to-Box, goza de mayor libertad que su pareja en el centro de la cancha.

Un poco más adelante y recargados hacia los costados hallamos a los volantes. Estos futbolistas se encargan de buscar el desequilibrio por las orillas y alimentar de balones a los delanteros, como también ser un complemento para ellos. Finalizamos con un par de atacantes, los responsables de guardar la pelota en el marco enemigo y desatar la algarabía de sus fieles simpatizantes. 

Once ideal

Plantilla para el Clausura 2016

Plantilla
Posición Jugador Nacionalidad
Portero José de Jesús Corona
Portero Guillermo Allison
Portero Alejandro Peláez
Defensa Rogelio Chávez
Defensa Juan García Sancho
Defensa Francisco Javier Rodríguez
Defensa Silvio Rodrigo Borjas  
Defensa Julio César Domínguez
Defensa Omar Mendoza
Defensa Fábio Santos
Defensa Fausto Pinto
Medio Gerardo Torrado
Medio Marc Crosas  
Medio Rafael Baca
Medio Aldo Leao Ramírez  
Medio Christian Giménez  
Medio Richard Ruíz
Medio Joao Rojas  
Medio Ariel Rojas
Delantero Joffre Guerrón
Delantero Jorge Benítez
Delantero Vicente Matías Vuoso  
Delantero Juan Diego González
VAVEL Logo