Del amor al odio, sólo hay un partido
(Foto: Sports Keeda)

Decepción, dolor, impotencia, vergüenza deportiva, humillación, entre otras palabras, describen los jugadores aztecas lo que sintieron la noche de ayer y no es para menos. Chile pasó por encima como si la Selección Mexicana fuera un equipo amateur y quedó por completo en el olvido el invicto de 22 partidos así como el funcionamiento. 7-0 fue el marcador final, pudiendo ser más abultado el resultado. La afición terminó enfadada y lo primero que hicieron fue culpar a dos hombres principalmente: Osorio y Ochoa, mientras que varios periodistas y medios elegían al estratega colombiano como primer culpable de la catastrófica noche en San Francisco, pero ¿realmente ellos son los villanos de la historia? Vamos a desmenuzar un poco lo sucedido:

¿Por qué Talavera no fue titular?

Mucha gente pedía la titularidad del guardameta choricero, argumentando que es el mejor del país, sin embargo, Juan Carlos tuvo sus razones y si nos ponemos a ver detalles, hubiera pasado lo mismo con o sin 'Tala' en el marco, pues Ochoa poco o nada tuvo que ver en la goleada. Talavera es el mejor portero que va por arriba, pero Chile no es una selección que utilice como arma el balón parado o que remate dentro del área en los servicios, sino todo lo contrario. Otro punto que iba en contra del canterano de Chivas es que en el cotejo ante Uruguay se vio muy inseguro, dubitativo, con pésimas salidas y con miedo a pesar de que dicho juego se ganó, no es un hombre acostumbrado a los reflectores y eso también influye demasiado, es un guardavallas muy casero, muy de liga, de la 'escuelita' de Oswaldo Sánchez y probablemente en eso también pensó el técnico, en instancias de eliminación y contra una selección con estrellas, a Alfredo le hubiera pesado el partido.

Poca actitud dentro del campo

Después del segundo gol el cuadro tricolor se difuminó dentro del campo, se desconectaron y ni el descanso fue de ayuda para que volvieran con algo de ánimo, todo lo contrario. Futbolistas como Layún, Paul Aguilar, Moreno, Guardado y Herrera dieron pena, sólo seguían en el campo por compromiso. Sin alma, sin técnica y sin cabeza afrontaron este encuentro. Este tema se debería aclarar muy bien en la mesa de la federación, aquí Osorio para nada tiene que ver. Los que visten la verde deben como mínimo, por profesionalismo, dar lo mejor de sí; ya ni siquiera hablemos de amor al escudo, cuando menos deberían hacerlo porque es su trabajo. El conjunto andino supo aprovechar esto de la mejor manera e incluso sirvió para que Vargas se convirtiera en el máximo goleador de la roja y para que Alexis Sánchez dejara atrás a Iván Zamorano y se colocara en el segundo puesto como el mejor artillero en la historia de Chile.

Otros detalles a tomar en cuenta

Muchos también exigían a Rafael Márquez, quien lo único que podría haber aportado dentro del campo era liderazgoChile jugó a otra categoría, a otra velocidad y esto la verdad se esperaba. 'Rafita' hubiera quedado en ridículo, totalmente exhibido, pues no tiene ni la rapidez ni el fondo físico como para que fuera titular, por más que sepa posicionarse y demás, la dinámica chilena era sumamente superior. El más indicado era Jesús Molina, el mejor contención en la actualidad de nuestro balompié, que posee una zancada larga, sabe utilizar su altura para meter cuerpo y recuperar balones, pero Dueñas fue el elegido y se pagó el error.

El siguiente punto en el que se equivocó Osorio fue en colocar a 'Chicharito' en el once inicial como el referente de área, con todas sus limitaciones y movimientos muy predecibles para la zaga roja por lo que Javier terminó por ahogarse solo, además de que es un hombre que vive de esperar lo que le envíen por las bandas los extremos o laterales. Lo ideal era que Jiménez u Oribe fueran el '9' solo por esta ocasión debido al equipo que tenían al frente, dos artilleros que están en constante movimiento, hacen paredes, dan juego, saben cubrir el balón, se botan, recuperan bolas, meten pierna, intentan de larga distancia y son mucho más complicados de marcar.

Otro aspecto negativo que se vio fue el de no ser capaz de sentar a Andrés Guardado y Héctor Herrera, le respetó jerarquía a dos jugadores que desde el inicio de la justa continental se vieron flojos, con un nivel de juego por los suelos y que en vez de aportar, afectaban el ritmo por momentos, tenían la mente en todos lados menos en la Copa América, el día de ayer dieron probablemente su peor actuación con el seleccionado nacional, demasiado erráticos en pases y cometiendo un sinfín de faltas.

El rival también cuenta

En el planteamiento del entrenador tricolor encontramos otro 'negrito en el arroz': la posesión. El querer salir jugando desde la línea defensiva costó gravemente, los dirigidos por Pizzi lo que mejor saben hacer es la presión alta y asfixiaron a los mexicanos. Los sudamericanos desde la era de Bielsa y al de Sampaoli sabían hacer esto a la perfección, hoy ya es algo normal y característico, el equipo de Antonio se vuelca en campo rival y permite poca transición del balón, obligando a despejar, cosa que los mexicanos no entendieron que debían hacer.

Técnicamente Chile es mejor que México, hombre por hombre los superan. Marcelo Díaz es vital en el esquema, un recuperador que siempre busca adelantarse a la jugada, da oxígeno y busca abrir por los costados constantemente, aunado a la ayuda que recibe de Medel que funge como central. Arriba Alexis y 'Edu' Vargas tienen un sprint espectacular, brillante que golpeó duramente al equipo azteca, rompiendo cada una de las líneas así como ganando las espaldas de los rivales. La incursión de Edson Puch como volante también fue otra decisión acertada, tuvo muchas llegadas y superaba sin problemas la banda de Aguilar, intercalándose con Vidal también hicieron del costado de Layún una avenida. Lo destacable es que no necesitaron ser más veloces, simplemente los toques de primera intención y el desmarque fueron más que suficientes.

VAVEL Logo